Anuncio
Share

El condado de Los Ángeles registra el mayor número de muertes diarias por coronavirus en más de 9 meses

A physician hands some liquid to a hospitalized patient inside a COVID-19 unit.
Un médico de cuidados paliativos entrega un líquido a un paciente dentro de la unidad COVID-19 en el Providence Holy Cross Medical Center en Mission Hills.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

El número de muertes diarias por coronavirus en el condado de Los Ángeles sigue aumentando, y las autoridades sanitarias informaron el sábado de 66 nuevas muertes, la cifra más alta en más de nueve meses.

Las autoridades de salud pública del condado de Los Ángeles informaron el sábado de 66 muertes por coronavirus, la cifra más alta en más de nueve meses.

El número de pacientes positivos al COVID-19 hospitalizados aumentó a 4.386, y se reportaron 41.765 nuevos contagios.

“El número extraordinariamente alto de nuevos casos refleja tasas preocupantes de transmisión en la comunidad”, dijeron las autoridades en un comunicado.

La reciente y rápida propagación de los casos de coronavirus, impulsada por la variante Ómicron, ha puesto a prueba las salas de emergencia del condado de Los Ángeles y otras partes de California.

Con las cifras del sábado, el condado de Los Ángeles está registrando una media de 42.000 nuevos casos de coronavirus al día durante la última semana, otro récord de la pandemia.

Anuncio

Durante la semana anterior, el condado promediaba 29.000 casos al día; y el pico del invierno pasado fue de unos 16.000 casos al día.

El condado de L.A. también tiene una media de 34 muertes diarias por COVID-19 durante la última semana, aproximadamente el doble que la semana anterior.

Después del hospital, algunos pacientes de COVID-19 se enfrentan a una vida atada a máquinas de oxígeno y llevando tanques de repuesto para respirar.

El promedio de defunciones diarias, sin embargo, sigue siendo muy inferior al pico del invierno pasado, cuando durante un periodo de siete días que terminó el 14 de enero de 2021, el condado reportó un promedio de 238 muertes por COVID-19 en una jornada.

Las autoridades sanitarias han dicho que algunas de las muertes registradas recientemente podrían estar relacionadas con la variante Delta, en lugar de la cepa Ómicron, que está detrás del aumento a nivel nacional. El sábado, sin embargo, señalaron que la mayoría de las defunciones registradas esta semana estaban asociadas a “individuos que se infectaron después del 20 de diciembre, cuando Ómicron circulaba ampliamente”.

“Como las muertes suelen ir por detrás de los aumentos de casos y hospitalizaciones, lamentablemente, el aumento de las defunciones no es una sorpresa y, trágicamente, estamos preparados para un número aún mayor de decesos en las próximas semanas”, dijo la directora de Salud Pública, Barbara Ferrer.

Los 4.386 pacientes positivos al COVID-19 hospitalizados en el condado son los más altos en casi un año, pero un poco más de la mitad del pico de 8.098 registrado el 5 de enero de 2021.

Hasta el viernes había 602 pacientes positivos al coronavirus en las unidades de cuidados intensivos del condado, también la cifra más alta en casi un año.

Se ha producido una pequeña reducción en la tasa de positividad del condado. En el periodo de siete días que terminó el sábado, la tasa de positividad fue del 17.9%. La semana anterior fue del 20.8%.

Pero los funcionarios de salud han advertido que la demanda general de las salas de emergencia del condado de L.A. sigue siendo alta, lo que refleja una combinación de factores, incluida la solicitud continua de atención por coronavirus, gripe y otras razones este invierno.

Hasta el jueves, el condado de L.A. informó de que unas 15.000 personas habían sido ingresadas en los hospitales por todos los motivos, acercándose al máximo del invierno pasado, que fue de 16.500, “cuando la mayoría de los nosocomios estaban francamente desbordados”, dijo Ferrer en una reciente sesión informativa.

Las autoridades instaron a los residentes que cumplen los requisitos a vacunarse y reforzarse, señalando que las personas que no están inoculadas tienen entre dos y cuatro veces más probabilidades de infectarse y 22 veces más probabilidades de morir que las que están totalmente vacunadas.

También animaron a los residentes a cambiar los cubrebocas de tela por N95, KN95, KF94 o mascarillas quirúrgicas y a “limitar las actividades no esenciales en las que las personas estén sin mascarilla y muy cercanas unas de otras, especialmente si están en un ambiente interior, por lo menos hasta que la tasa de transmisión sea menor”.

Más de 28.000 residentes del condado han muerto desde el comienzo de la pandemia, según las autoridades sanitarias.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio