Anuncio
Share

Aumento de COVID-19 en LAPD y Departamento del Sheriff tiene a miles de empleados en casa

Jefe de la policía de L.A., Michel Moore, lleva una bandera en triángulo
El jefe del LAPD, Michel Moore, lleva una bandera para entregársela al compañero del primer oficial juramentado del departamento que murió por COVID-19, en agosto de 2020. La enfermedad fue la principal causa de deceso de los oficiales en EE.UU el año pasado.
(Al Seib / Los Angeles Times)

Más de 2.000 empleados del Departamento de Policía de Los Ángeles y del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles están en casa, enfermos o en cuarentena, después de dar positivo por coronavirus, detallaron las autoridades.

La detective del Departamento de Policía de Los Ángeles Meghan Aguilar precisó que unos 1.134 miembros del personal total -de 12.200- están actualmente en casa, incluidos 898 oficiales juramentados. La cifra representa un 42% más que el personal (803) que estaba de licencia el 11 de enero pasado.

En promedio, un oficial del LAPD aislado por una infección de coronavirus pierde 20 días de trabajo, y un empleado civil 33 días, agregó Aguilar. Los funcionarios señalaron que esto incluye a algunos empleados con casos de COVID-19 prolongado, que han pasado meses recuperándose.

Las cifras recientes representan un aumento masivo de los 82 casos nuevos entre el personal del LAPD durante la semana que terminó en Navidad, y de menos de 30 casos nuevos por semana hace tan solo un mes.

Anuncio

El miércoles, el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles puso en cuarentena a 874 miembros del personal -de aproximadamente 18.000 empleados-, con 618 agentes juramentados entre ellos.

El LAPD tuvo un alza en la cantidad de oficiales vacunados y otros empleados que dieron positivo este mes. El 1º de enero, el 22.2 % de quienes dieron positivo estaban vacunados, pero para el 15 de enero esa cifra había aumentado al 43.3 %.

La variante del coronavirus Ómicron está causando más casos entre el personal vacunado, pero también produce síntomas menos graves, remarcaron las autoridades.

A principios de este mes, el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, se mostró con el alcalde Eric Garcetti y el jefe de bomberos de Los Ángeles, Ralph Terrazas, para asegurarles a los residentes que las agencias seguían llenando los turnos de patrulla y respondiendo a los incendios a pesar del número creciente de oficiales, bomberos y paramédicos enfermos y en cuarentena en la ciudad.

En ese momento, había poco más de 500 miembros del personal del LAPD, menos de la mitad del número alcanzado de esta semana.

Moore destacó en ese momento que el LAPD tenía “más herramientas” para evitar caer por debajo de sus requisitos mínimos de patrullaje.

El COVID-19 fue la principal causa de muerte el año pasado para los agentes del orden en EE.UU, con 301 fallecidos por la enfermedad, según el National Law Enforcement Memorial and Museum.

Mientras tanto, en las prisiones de California, 4.676 empleados y 5.080 reclusos están actualmente infectados.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio