Anuncio
Share

Bebé de 15 meses murió por COVID-19; es la víctima más joven de coronavirus en Los Ángeles

Enfermera Anh Bui atiende a paciente con COVID-19 en el UCI
La enfermera Anh Bui atiende a un paciente con COVID-19 en la UCI del Providence Little Company of Mary Medical Center en Torrance.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

Se informaron 91 muertes adicionales por COVID-19 en el condado de Los Ángeles el miércoles, el segundo total diario más alto del aumento de Ómicron. Uno de los decesos fue el de un niño de 15 meses, la víctima mortal más pequeña de COVID-19.

“Este es el residente más joven que fallece por COVID-19 desde que comenzó la pandemia y un claro recordatorio de que el virus puede causar resultados devastadores entre los más vulnerables, incluidos los pequeños que aún no son elegibles para las vacunas”, expresó el condado en un comunicado. No se dieron a conocer más detalles sobre la muerte.

“Al celebrar el segundo aniversario del primer caso detectado en el condado de Los Ángeles, envío mis más sinceras condolencias y deseos de sanación a la familia que sufrió la devastadora pérdida de su bebé, y a las innumerables personas que han perdido a un ser querido en esta pandemia”, afirmó Bárbara Ferrer, directora de salud pública del condado, en un comunicado.

Existe un creciente optimismo de que el brote de Ómicron haya alcanzado su punto máximo, pero las muertes por COVID-19 del pico invernal siguen siendo una gran preocupación y los hospitales continúan bajo presión.

Anuncio

En el condado de Los Ángeles, los funcionarios temen por las bajas tasas de personas que se aplican un refuerzo y los padres que vacunan a los niños de cinco a 11 años.

Las iniciativas de vacunación son importantes, remarcan los funcionarios, porque es posible que la ola de Ómicron no sea la última de la pandemia. Los funcionarios también remarcan que las bajas tasas de inoculación entre los niños de cinco a 11 años generan un riesgo de transmisión continua, no solo entre esos menores, sino en la comunidad en general.

Las muertes diarias por COVID-19 también se dispararon en el estado en las últimas semanas.

Durante la última, se informó un promedio de 139 decesos por día, superando el pico estatal del pico de verano, con Delta, de 135 defunciones por jornada. La pandemia ahora ha matado a más de 78.300 californianos.

Parece que la cantidad de pacientes afectados por la pandemia en los hospitales de California puede estar comenzando a estabilizarse.

Hasta el martes, 15.279 pacientes con coronavirus positivos fueron hospitalizados en todo el estado. Eso sigue esencialmente sin cambios desde hace una semana.

En comparación, entre el 11 y el 18 de enero, ese censo hospitalario aumentó un 23%. Durante la semana anterior, creció un 53%.

California ya superó los ocho millones de casos acumulados de coronavirus en la pandemia.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio