Anuncio
Share

Los acuerdos de culpabilidad solidifican el caso de ‘Fat Leonard’ y los sobornos en la Marina, mientras se acerca el juicio

Un barco de la Armada en un puerto
El Blue Ridge, sede de la Séptima Flota de la Marina de EE.UU, atraca en Qingdao, China, en 2014.
(Getty Images)

Los nueve oficiales de la Marina supuestamente se autodenominaban la “banda de hermanos”, unidos por su lealtad al contratista militar conocido como ‘Fat Leonard’ y el estilo de vida obsceno que éste ofrecía en los puertos del sudeste asiático.

Pero a medida que se acerca el juicio por el gran escándalo de soborno, esa hermandad se está desmoronando.

Tres de los nueve se declararon culpables en el caso, el último de ellos el ex comandante Stephen Shedd, el miércoles. Se espera que un cuarto, el ex capitán Donald Hornbeck, lo haga la próxima semana.

Eso deja a los cinco acusados restantes para que enfrenten un jurado, posiblemente el próximo mes, en lo que podría ser el único juicio penal en la acusación federal en expansión. Docenas de otros individuos, la mayoría oficiales de la Marina, también se declararon culpables en los últimos años.

El miércoles, Shedd, de 48 años, de Temecula, se declaró culpable de dos cargos de soborno en la corte federal de San Diego, admitiendo una narrativa familiar de actos corruptos que, según los fiscales, representan una amenaza para la seguridad nacional y ayudaron a defraudar a la Marina por millones de dólares.

Anuncio

Foto sin fecha de Leonard Glenn Francis, conocido como Fat Leonard
Una foto sin fecha de Leonard Glenn Francis, también conocido como ‘Fat Leonard’.
(Washington Post)

Leonard Glenn Francis, también conocido como ‘Fat Leonard’, el contratista con sede en Singapur que brindaba una variedad de servicios a los barcos visitantes en todo el sudeste asiático, quería que la Marina estuviera en los puertos que controlaba. Francis cobraba de más a la Marina por al menos $35 millones a lo largo de los años por esos servicios, incluida la seguridad, el agua y la recolección de basura, según el acuerdo de culpabilidad que Francis firmó en 2015.

Shedd fue uno de los muchos oficiales navales a los que Francis apuntó en la Séptima Flota de la Armada. De 2006 a 2008, Shedd, entonces teniente comandante, se desempeñó como oficial de política y planificación de la flota en el sur de Asia, responsable de identificar los puertos que visitarían los barcos de la Armada.

Shedd, en su acuerdo de culpabilidad, admitió todo lo alegado en la acusación. Eso incluye enviar a Francis los movimientos planificados clasificados de varios barcos, como el barco de asalto anfibio Tarawa y el crucero de misiles guiados Port Royal en 2007, así como un cambio en el programa del destructor de misiles guiados Fitzgerald en 2008 que se hizo para acomodar a Francis.

Shedd también admitió haber proporcionado a Francis información de facturas patentada sobre los competidores de Francis en todo el sudeste asiático para poder presentar solicitudes ganadoras y asegurar los contratos de su propia empresa.

En lugar de eso, Francis colmó a Shedd y sus coacusados con lujosas noches de hombres, con cenas elegantes, estadías en hoteles y fiestas. Los sobornos fueron valorados colectivamente en más de $250.000, según el acuerdo de culpabilidad.

Shedd estuvo entre los asistentes a una “fiesta salvaje de varios días, por un valor de $50.000, con un carrusel giratorio de prostitutas, durante la cual los conspiradores se bebieron todo el Dom Perignon disponible en el Shangri-La” en Manila, Filipinas, en 2008, según el acusación.

Francis también pagó unas vacaciones de $30.000 para la familia de Shedd en Malasia y, durante una cena separada, le dio a Shedd relojes valorados en $25.000, según la acusación.

A fines de 2008, Shedd le pidió a Francis que lo ayudara con una deuda personal que estaba a punto de meterlo en “un gran problema” y le dio su cuenta bancaria, afirma la acusación formal. Francis respondió diciendo que necesitaba planes de barcos, y Shedd prometió que alguien le daría la información a Francis. No está claro si Francis pagó la deuda.

Leonard Glenn Francis pleaded guilty in 2015 to bribing Navy officials. Months before he is set to testify, he spoke at length on a podcast about his life.

Francis confió en Shedd para ayudar a mantener la conspiración investigando a otros oficiales de la Marina que pudieran ser corruptibles, un ejercicio necesario a medida que los confidentes de Francis se marchaban a otras asignaciones y había rotación de personal, señala la acusación formal.

En un caso, Francis le escribió a Shedd que un oficial no identificado había sido “muy cauteloso conmigo anoche” Shedd respondió: “Ese oficial definitivamente está ‘envenenado’. Ahora puedes ver por qué no he intentado traerlo”.

El propio Shedd dejó el sudeste asiático a fines de 2008, sirviendo como oficial de distribución de personal con base en Tennessee y más tarde como oficial ejecutivo y oficial al mando del destructor de misiles guiados de la clase Arleigh Burke Milius, con sede en Japón.

Los correos electrónicos muestran que Shedd y Francis siguieron comunicándose, aunque con poca frecuencia.

Se desconoce si Shedd o cualquiera de los otros que hasta ahora se han declarado culpables en el grupo planean testificar en el juicio. La fecha de inicio se retrasó hasta el 28 de febrero, y la corte todavía está lidiando con nuevos giros potenciales planteados por un podcast reciente de Francis, quien se espera que testifique para la acusación.

Los cinco que continúan luchando contra los cargos son David Newland, James Dolan, Bruce Loveless y David Lausman, todos excapitanes, y el comandante Mario Herrera.

El ex coronel de la Marina Enrico DeGuzman y el ex suboficial de la Marina Robert Gorsuch se declararon culpables el año pasado. Hornbeck estaba listo para hacerlo hace una semana, pero la audiencia se pospuso debido al COVID-19.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio