Anuncio
Share

Hoteles de Hollywood son sometidos a escrutinio para financiarse con el programa de visas: ‘No es justo’, dicen los críticos

The outside of a hotel on a street corner in Los Angeles.
El hotel Dream de Hollywood forma parte de un complejo de 110 millones de dólares que incluye restaurantes y una discoteca. Un sindicato y 16 congresistas quieren que se investigue la financiación de éste y otros dos hoteles de Hollywood.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

En un envejecido barrio de Hollywood conocido por sus bares de mala muerte, casas de empeño y salones de tatuaje, tres hoteles de lujo y un centro de eventos privados abrieron en los últimos cinco años, con la ayuda de millones de dólares de inversionistas chinos.

Los proyectos -hoteles boutique con piscinas en las azoteas y clubes nocturnos de moda- representaban una nueva etapa para una zona deprimida a pocas manzanas del legendario Paseo de la Fama de Hollywood. Ahora estos proyectos están inmersos en una disputa en la que están implicados un poderoso sindicato y 16 miembros del Congreso que han pedido una investigación federal sobre la financiación del proyecto.

El promotor de los hoteles Dream Hollywood, Thompson Hollywood y Tommie Hollywood, así como del centro de eventos Citizen News Hollywood, se defiende.

“No vamos a ceder”, dijo Grant King, socio gerente de Relevant Group. “No hemos hecho nada malo”.

El conflicto ha reavivado los interrogantes sobre la administración del EB-5, un programa federal de 32 años de antigüedad que concede visados a extranjeros que invierten en proyectos estadounidenses y crean nuevos puestos de trabajo. El programa se utilizó para financiar los hoteles.

Anuncio

El promotor afirma que ha cumplido los requisitos del programa para la creación de empleo local. Acusa al sindicato de plantear falsas reclamos para “obligar” a los hoteles a despejar el camino para que el sindicato represente a los trabajadores de los hoteles, que no están sindicados.

Los líderes sindicales afirman que los hoteles no crearon suficientes puestos de trabajo y que el programa EB-5 es injusto para los trabajadores locales, especialmente los inmigrantes, que necesitan puestos de trabajo y una forma equitativa de obtener un estatus migratorio legal.

The outside of a hotel.
El hotel Tommie Hollywood, en el 6516 de la avenida Selma, es uno de los tres hoteles de Hollywood financiados por el programa EB-5.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

“Nuestros miembros se matan en el trabajo y no pueden conseguir la ciudadanía”, dijo Kurt Petersen, copresidente del sindicato Unite Here Local 11, que representa a más de 32.000 trabajadores de hoteles, restaurantes, aeropuertos, estadios deportivos y centros de convenciones en todo el sur de California. “Los ricos obtienen tarjetas de residencia y no es justo”.

Según el programa EB-5, los extranjeros que inviertan un mínimo de 500.000 dólares en un proyecto estadounidense que cree al menos 10 puestos de trabajo locales tienen derecho a una visa. La idea del programa era estimular la inversión en Estados Unidos. El programa EB-5 ganó popularidad en los años posteriores a la crisis financiera de 2008 porque se agotó el financiamiento local, pero más tarde se vio obstaculizado por las denuncias de uso indebido y las preocupaciones de seguridad nacional.

Los tres proyectos hoteleros de Relevant se construyeron con unos 207 millones de dólares procedentes de 414 inversores chinos, dijo King.

El Local 11 de Unite Here se unió a 16 miembros del Congreso en febrero para plantear preguntas sobre esa financiación. Bajo el escrutinio estaba si las inversiones creaban realmente cientos de puestos de trabajo permanentes como pretendía el programa.

Los líderes sindicales y los legisladores citaron las declaraciones del Grupo Relevant en artículos de prensa, según las cuales uno de los hoteles, el Dream Hollywood, creó 700 puestos de trabajo cuando se inauguró. Basándose en el importe de la financiación y el número de inversionistas que participan en el programa, éste debería haber generado al menos 1.800 puestos de trabajo, dijeron.

King dijo que el sindicato y los legisladores no están contando los cientos de empleos temporales en la construcción y las docenas de puestos abiertos por el aumento de la actividad comercial en la zona, como los trabajadores adicionales añadidos en los restaurantes cercanos para servir a los equipos de construcción. Las inversiones crearon más de 6.600 puestos de trabajo temporales y permanentes para los tres hoteles y el centro de eventos, mucho más de lo necesario para cumplir los requisitos del EB-5, dijo.

En febrero, 16 congresistas demócratas escribieron a la agencia que supervisa el programa, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU., solicitando una investigación sobre la financiación de Relevant Group. Los legisladores incluyeron a los representantes Lou Correa de Santa Ana, Grace F. Napolitano de Norwalk, Brad Sherman de Northridge y Ted Lieu de Torrance.

En una entrevista, Correa dijo que los puestos de trabajo contabilizados por Relevant Group caen “en un área gris” porque fueron creados a través de un programa piloto, ya caducado, dentro del EB-5 que aceptaba puestos de trabajo temporales en la construcción que podían ser contabilizados como parte del requisito de creación de empleo.

Kurt Petersen, co-president of UniteHere Local 11.
Kurt Petersen, copresidente de UniteHere Local 11, asiste a una protesta en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles el año pasado.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. debe revisar la financiación de los hoteles para garantizar que el programa funcione como estaba previsto, dijo.

“Es una buena oportunidad para revisar y verificar que este programa ha hecho lo que se supone que debe hacer”, dijo Correa, y agregó que los miembros del Congreso no han escuchado una respuesta a su solicitud de investigación.

En un correo electrónico, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. se negó a responder a las preguntas del Times sobre la investigación solicitada. Dijo que la agencia “responderá a la correspondencia del Congreso a través de los canales oficiales y por los representantes apropiados en la agencia”.

La disputa es la última que suscita dudas sobre el programa EB-5, que se creó en 1990 para que las empresas y promotores estadounidenses pudieran recurrir a inversionitas extranjeros, cuyo dinero era más barato que los préstamos bancarios tradicionales en aquella época. El programa permite autorizar un máximo de 10.000 visados al año.

Para aumentar las inversiones, el Congreso añadió en 1993 un programa piloto dentro del EB-5 -denominado programa de centros regionales- que permitía a los inversionistas reunir su dinero. También permitía que los proyectos contabilizaran, además de los puestos de trabajo in situ, los empleos temporales de la construcción y los puestos creados en los negocios cercanos que se benefician de las inversiones extranjeras, como las cafeterías o tiendas de sándwiches vecinas que contratan más trabajadores durante los periodos de construcción en los alrededores.

El EB-5 se hizo tan popular que en 2014 el Departamento de Estado anunció que había agotado su asignación de visados por primera vez en la historia del programa y que no se emitirían más visados hasta el año siguiente.

El programa piloto ha sido renovado por el Congreso cada cinco años, y expiró el año pasado. El Congreso ha aprobado una ley que reautorizaría e intentaría subsanar algunos de los fallos del programa como parte de un proyecto de ley de gastos más amplio. Se espera que el presidente Biden firme la ley.

El programa ha suscitado controversia porque algunos promotores han tomado fraudulentamente las inversiones extranjeras y no han desarrollado los proyectos ni los puestos de trabajo prometidos, dijo Stephen Yale-Loehr, profesor de derecho de la inmigración de la Universidad de Cornell. También es un programa complicado que “es algo opaco para el ciudadano de a pie porque no ve que se creen puestos de trabajo directos”, añadió.

El año pasado, un juez condenó a un hombre de 60 años de Maryland y a un ex ayudante militar de la Casa Blanca a 102 meses de prisión cada uno por llevar a cabo un plan para defraudar a los inversionistas tomando dinero extranjero que, según se anunciaba, se utilizaría para ayudar a reconstruir Nueva Orleans tras el huracán Katrina. En lugar de ello, los fiscales descubrieron que los dos hombres utilizaron el dinero para sí mismos, y parte de los fondos se emplearon para comprar propiedades de alquiler y de vacaciones.

Jean Lantz Reisz, profesora adjunta de Derecho en la USC, dijo que los inversionistas no tienen casi ningún control sobre el uso de su dinero y que los gestores del programa federal no tienen suficientes recursos para supervisar de cerca cada proyecto.

“Ha sido muy susceptible de fraude”, dijo.

A truck passing a building.
El exterior del hotel Thompson Hollywood en el 1541 de la avenida Wilcox en Los Ángeles.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

En 2020, los miembros republicanos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes pidieron una revisión del programa EB-5, diciendo que temen que el Partido Comunista Chino pueda estar abusando de él para introducir a sus miembros en el país.

“Creemos que el programa no es justo y necesita ser reparado”, dijo Petersen, de Unite Here.

En una carta enviada a los 16 miembros del Congreso el mes pasado, King, de Relevant Group, dijo que parecía que habían malinterpretado los requisitos del centro regional piloto EB-5 y reiteró que el proyecto había sido aprobado por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos. La agencia ha emitido visados permanentes para 25 de los inversionistas, decía su carta.

“Creemos que la información contenida en su carta puede reflejar un malentendido fundamental de que sólo se pueden contabilizar los puestos de trabajo directos en el marco del programa EB-5, lo que no permitiría contabilizar los puestos de trabajo procedentes de la construcción de proyectos u otras actividades económicas”, decía la carta.

En una entrevista, King acusó a Unite Here de instigar la investigación como una forma de presionar a los hoteles para despejar el camino para que el sindicato organice a los trabajadores del hotel.

“Están tratando de presionarnos para sindicalizar a los hoteles”, dijo. “No somos los únicos. Así es como hacen su negocio”.

Unite Here ya se ha enfrentado antes con el Grupo Relevant. En agosto de 2021, emitió un comunicado de prensa en el que acusaba al promotor de incumplir un acuerdo laboral con el grupo.

Petersen no quiso hablar de si el sindicato había intentado organizar los hoteles del Grupo Relevant. Dijo que la disputa no tiene que ver con la sindicalización de los trabajadores, sino con un programa que permite a los extranjeros ricos obtener tarjetas de residencia, mientras que los inmigrantes trabajadores que no pueden permitirse hacer una inversión de 500.000 dólares luchan por obtener un estatus migratorio legal.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio