Anuncio
Share

Las comunidades ricas del condado de Los Ángeles registran un mayor aumento de los casos de coronavirus

Healthcare workers hold signs during a strike.
Miembros del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios - Trabajadores Sanitarios Unidos Oeste hacen huelga en el Centro Médico Cedars-Sinai el lunes en Los Ángeles. Los trabajadores alegaron problemas de seguridad, falta de personal y bajos salarios en el hospital.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

A medida que los casos de coronavirus en el condado de Los Ángeles siguen subiendo, las infecciones están aumentando más rápidamente entre los residentes más ricos, un probable eco de las olas anteriores en las que un mayor número de personas con mayores ingresos se infectaron con el virus primero.

Hay “tasas de casos ligeramente más altas en las comunidades con mayores recursos en este momento”, dijo la directora de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer, en una reunión informativa el jueves.

El aumento de casos también ha empezado a afectar a los residentes más pobres del condado de L.A., que son más propensos a sufrir peores resultados de COVID-19.

“Esto es similar a lo que vimos al comienzo de nuestras oleadas anteriores, donde inicialmente las tasas de casos aumentaron primero en las comunidades con mayores recursos, y después fueron seguidas por aumentos más pronunciados en las comunidades con menos recursos”, dijo Ferrer.

Un análisis del Times de las comunidades de 5.000 o más residentes en el condado de Los Ángeles mostró que varias de las zonas con mayores tasas de casos de coronavirus se encontraban en las comunidades más ricas.

Anuncio

Las tasas de casos fueron ajustadas por el Departamento de Salud Pública del condado para tener en cuenta las diferencias subyacentes en la composición por edades de los distintos barrios. Las comunidades con una tasa de casos inestable, según la definición del condado, fueron excluidas del análisis.

Las 10 comunidades con las tasas de casos más altas en los datos semanales más recientes disponibles fueron los barrios de Carthay, Rancho Park, Playa Vista, Century City, Pacific Palisades, Cheviot Hills, Venice y Hollywood Hills, la comunidad costera no incorporada de Marina del Rey y la ciudad de La Cañada Flintridge.

Estas 10 comunidades tenían tasas de casos aproximadamente entre tres y cinco veces más altas que la tasa general del condado. Por el contrario, las 10 comunidades con las tasas de casos más bajas -que informaron de al menos algunos casos- fueron las ciudades de Compton, Paramount, Lynwood, Azusa, El Monte, Lancaster, los barrios de Los Ángeles de Vernon Central, Westlake y Boyle Heights y la comunidad no incorporada de Florence-Firestone. Estas comunidades informaron de una tasa de casos que oscila entre un tercio y la mitad de la tasa global del condado.

El condado más poblado del país está informando de unos 2.700 casos al día durante la última semana, lo que supone un aumento del 19% respecto a la tasa de la semana anterior, que era de unos 2.300 casos al día.

Y los niveles de coronavirus en las aguas residuales de amplias franjas del condado de Los Ángeles casi se han duplicado en las últimas dos semanas, según Ferrer.

"[Los niveles] indican un aumento significativo de la transmisión en la comunidad”, dijo Ferrer. En general, los casos semanales de coronavirus se han triplicado en el último mes.

Desde los primeros días de la pandemia, el COVID-19 fue calificado inicialmente como una “enfermedad de ricos”, ya que las personas más ricas y con más posibilidades de viajar llevaban el virus a sus comunidades. Sin embargo, las pandemias acaban afectando más a las comunidades más pobres. Los residentes de esas zonas ya están en desventaja, ya que muchos tienen tasas más altas de enfermedades crónicas, menos acceso a los recursos sanitarios, un mayor índice de hacinamiento en las viviendas y muchos están sujetos a una discriminación sistémica que los expone a un mayor riesgo de enfermedad grave.

Por primera vez desde que se desvaneció la oleada invernal de Ómicron, la tasa de casos de coronavirus en las zonas de más bajos ingresos del condado de Los Ángeles se ha elevado a una zona de preocupación media, con 111 casos nuevos a la semana por cada 100.000 residentes. Una tasa de casos entre 100 y 200 es un nivel de preocupación media, mientras que una tasa de más de 200 sería un nivel de preocupación alta, según los criterios del condado.

Hace una semana, la tasa de casos de los residentes con ingresos más bajos se situaba en un nivel de baja preocupación, con una tasa de 91; hace un mes, la tasa era de 43.

Se han observado tendencias similares en San Francisco.

El aumento de casos entre las zonas de ingresos más bajos es preocupante debido al mayor riesgo para la salud general de los residentes de las zonas más pobres, así como al aumento de las tasas de transmisión en la comunidad.

El condado de L.A. podría entrar en un nivel comunitario medio la próxima semana si la región sigue viendo los mismos aumentos semana tras semana.

Ningún condado de California está en el nivel comunitario alto de COVID-19, aunque nueve están en el nivel medio, el más alto desde principios de marzo. Esos condados son Santa Clara, Alameda, San Francisco, San Mateo, Sonoma, Santa Cruz, Marin, Humboldt y Plumas.

En el nivel medio, coloreado en amarillo en los mapas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la agencia federal recomienda que las personas con alto riesgo de enfermedad grave consideren el uso de mascarillas en lugares públicos cerrados.

“Cuando hay un aumento de la transmisión, como es el caso ahora, todo el mundo debería considerar la posibilidad de llevar mascarillas en lugares públicos cerrados para proteger a nuestros trabajadores esenciales, que nos proporcionan a todos bienes y servicios críticamente necesarios”, dijo Ferrer.

El nivel comunitario COVID-19 tiene en cuenta las tasas de casos y de hospitalización y se utiliza ahora para hacer recomendaciones federales sobre el uso de mascarillas. Una tasa de 200 o más casos semanales por cada 100.000 residentes es suficiente para enviar un condado a un nivel medio, incluso cuando las tasas de hospitalización sean bajas.

Los niveles de transmisión del coronavirus -una métrica diferente- se consideran altos cuando la tasa de casos es de 100 o más casos semanales por cada 100.000 residentes, y los niveles de transmisión del condado de L.A. han sido altos durante las últimas tres semanas.

Ferrer ha dicho que el condado de L.A. volvería a establecer un mandato de mascarilla universal en entornos públicos interiores si las hospitalizaciones empeoran drásticamente y el condado tiene un nivel comunitario alto de COVID-19, coloreado en naranja en los mapas de los CDC.

“Tenemos que empezar a ver una tendencia a la baja para no tener que preocuparnos por llegar a un nivel comunitario alto según la definición de los CDC”, dijo Ferrer. “Y si llegamos a ese nivel alto, indicaría que nuestro sistema sanitario está estresado. Y sé que ninguno de nosotros quiere volver a estar ahí".

Actualmente, dijo Ferrer, el virus no está poniendo a prueba los hospitales ni otros recursos sanitarios.

Las hospitalizaciones positivas al coronavirus siguen siendo relativamente bajas, fluctuando entre unas 210 y 270, uno de los niveles más bajos de la pandemia. Y las muertes diarias por COVID-19 también se mantienen bajas y estables en el condado de Los Ángeles, con unas cuatro muertes al día, según los datos.

“Aunque es un alivio saber que cada día mueren menos personas, sé que cada persona que falleció dejó atrás a sus seres queridos y amigos que lloran su pérdida”, dijo Ferrer. “Expreso mis condolencias y mis deseos de paz y consuelo en estos momentos difíciles”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio