Anuncio
Share

Viruela del mono: Por qué L.A. está pendiente de esta rara pero potencialmente grave enfermedad

Monkeypox virions as seen with an electron microscope
Monkeypox virions as seen with an electron microscope.
(Cynthia S. Goldsmith, Russell Regner / Centers for Disease Control and Prevention via Associated Press)

La viruela del mono está acaparando una mayor atención porque están apareciendo brotes y casos en zonas donde no suelen producirse.

Un aumento en el número de casos de viruela del mono, una enfermedad viral rara pero potencialmente grave, en Europa y un solo caso en Massachusetts está atrayendo una mayor atención de los funcionarios de salud.

Aunque la viruela del mono pertenece a la misma familia de virus que la viruela, no es ni de lejos tan contagiosa como su prima más conocida, ni tampoco como el virus que causa la COVID-19.

La viruela del mono está suscitando una mayor atención porque están apareciendo brotes y casos en zonas en las que no suelen producirse, lo que hace que se cuestione si existe una mayor posibilidad de transmisión entre personas.

No se conocen casos de viruela del mono en el condado de Los Ángeles, dijo la directora de Salud Pública, Barbara Ferrer. “Queremos tranquilizar a la gente, es muy, muy raro”, dijo Ferrer.

Pero el condado está vigilando los casos de viruela del mono, y emitirá una guía para los proveedores de atención médica para que puedan reportar los casos sospechosos de viruela del mono al condado. Las personas deben ponerse en contacto con sus proveedores de atención médica si notan una erupción inusual o lesiones en la piel que “generalmente comienzan en un área, pero rápidamente se extienden por todo el cuerpo”, dijo Ferrer.

Anuncio

La ciudad de Nueva York está investigando un posible caso de viruela del mono, según las autoridades sanitarias de la ciudad.

La viruela del mono provoca síntomas similares a los de la viruela, pero generalmente son más leves. La enfermedad comienza con fiebre, dolores, inflamación de los ganglios linfáticos, escalofríos y agotamiento, y más tarde se convierte en una erupción, que suele comenzar en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, convirtiéndose en llagas llenas de pus antes de caer.

La enfermedad puede durar de dos a cuatro semanas. Según la Organización Mundial de la Salud, históricamente, entre el 0% y el 11% de los infectados por la viruela del mono han muerto a causa de la enfermedad, siendo la tasa de mortalidad más alta entre los niños más pequeños.

El último gran brote de viruela del mono en EE.UU. se produjo en 2003, con 71 casos confirmados o sospechosos, la mayoría en Wisconsin, Indiana e Illinois. Los casos confirmados estuvieron en contacto con perros de la pradera obtenidos de un distribuidor de animales en los suburbios de Chicago fueron alojados cerca de ratas gigantes de Gambia y lirones que venían de Ghana.

Nadie murió en este brote de Estados Unidos. Sólo dos pacientes -ambos niños- tuvieron una reacción grave; ambos se recuperaron.

El brote de 2003 fue la primera vez que se detectó la viruela del mono en Estados Unidos.

La aparición de los síntomas suele tardar entre siete y 14 días después de la exposición, pero pueden pasar hasta 21 días antes de que aparezcan.

Hay herramientas disponibles para controlar los brotes de viruela del mono, dijeron los CDC, incluyendo el uso de la vacuna contra la viruela, que no está disponible para el público en general. En Estados Unidos se ha autorizado el uso de una vacuna para prevenir la viruela del mono y la viruela. “Los datos de África sugieren que la vacuna contra la viruela tiene una eficacia de al menos el 85% en la prevención de la viruela del mono”, dijeron los CDC.

“En el caso de que se produzca otro brote de viruela del mono en los Estados Unidos, los CDC establecerán directrices que expliquen quién debe vacunarse”, dijeron los CDC. La viruela es la única enfermedad infecciosa dirigida a los humanos que ha sido declarada erradicada.

Las personas suelen estar expuestas al virus de la viruela del mono a través de mordeduras o arañazos de animales infectados, dijo Ferrer.

“Pero aunque no se propaga fácilmente entre las personas, puede hacerlo a través del contacto con fluidos corporales”, dijo Ferrer. El virus puede propagarse a través del contacto con las llagas de la viruela del mono, a través de artículos -como la ropa y la ropa de cama- contaminados con fluidos o con las llagas, o a través de gotitas respiratorias tras un contacto prolongado cara a cara.

Los desinfectantes domésticos comunes pueden matar el virus de la viruela del mono, dijo Ferrer.

La viruela del mono, descubierta por primera vez en 1958 en colonias de monos destinados a la investigación científica, suele darse en roedores y primates de África central y occidental, según los CDC.

El primer caso humano de viruela del mono se detectó en la República Democrática del Congo en 1970.

Los brotes europeos han atraído la suficiente atención como para que los CDC colaboren en las investigaciones de los casos de viruela del mono en Europa.

Se han notificado casos recientes de viruela del mono en humanos en Portugal, España, Gran Bretaña, Italia y Suecia, según Associated Press. Esta semana se ha notificado un único caso en Massachusetts, en el que el hombre infectado había viajado recientemente desde Canadá. La persona viajó en transporte privado entre Canadá y Massachusetts, según los CDC. Las autoridades de Montreal están investigando las sospechas de infección, según AP.

“No está claro cómo se expusieron las personas de esos grupos a la viruela del mono, pero los casos incluyen a personas que se autoidentifican como hombres que tienen sexo con hombres”, dijeron los CDC en su sitio web. “Los CDC están instando a los proveedores de atención médica en EE. UU. a estar alerta con los pacientes que tienen enfermedades eruptivas consistentes con la viruela del mono, independientemente de si tienen viajes o factores de riesgo específicos e independientemente del género o la orientación sexual”.

“Muchos de estos informes globales de casos de viruela del mono están ocurriendo dentro de redes sexuales. Sin embargo, los proveedores de atención sanitaria deben estar atentos a cualquier erupción que tenga características típicas de la viruela del mono. Pedimos al público que se ponga en contacto con su proveedor de atención médica si tiene una nueva erupción y le preocupa la viruela del mono”, dijo en un comunicado la Dra. Inger Damon, experta en poxvirus y directora de la División de Patógenos y Patología de Alta Consecuencia de los CDC.

En 2021 se registraron un par de casos de viruela del mono en Estados Unidos.

En noviembre, los CDC y las autoridades de Maryland confirmaron un caso de viruela del mono en un residente estadounidense que había viajado a Nigeria.

Y en julio pasado, los CDC y los funcionarios de salud de Texas confirmaron un caso en un ciudadano estadounidense que había viajado a Nigeria; los funcionarios identificaron a más de 200 personas que tuvieron posible contacto con la persona. No se encontraron más casos relacionados con el viajero.

Los CDC dijeron que la viruela del mono reapareció en Nigeria en 2017, después de más de 40 años sin casos reportados en la nación más poblada de África. Se han reportado más de 450 casos en Nigeria; al menos ocho casos se han exportado a nivel mundial, dijeron los CDC.

Los estudios sobre la viruela del mono fueron limitados a partir de mediados de la década de 1980, y los esfuerzos de recopilación de datos se desvanecieron durante un par de décadas. Los datos recogidos entre 1981 y 1986 sugerían que “era muy poco probable que el virus de la viruela del mono se esparciera en las poblaciones humanas y, por lo tanto, no constituía un problema importante de salud pública”, según un artículo de investigación sobre el tema. Los esfuerzos de vacunación contra la viruela terminaron en la República Democrática del Congo en 1980, más o menos cuando se declaró la erradicación de la viruela.

Luego, en 2010, se publicó un estudio que mostraba los resultados de una vigilancia más reciente de la enfermedad en la República Democrática del Congo. El estudio sugería que la incidencia de la viruela del mono en humanos se había multiplicado por veinte entre los primeros años de la década de 1980 y entre noviembre de 2005 y noviembre de 2007.

“Treinta años después de que cesaran las campañas de vacunación masiva contra la viruela, la incidencia de la viruela del mono en humanos ha aumentado drásticamente en las zonas rurales [de la República Democrática del Congo]”, afirma el estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences y del que son autores 19 científicos. La autora principal del informe es Anne Rimoin, profesora de epidemiología de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA.

Según el estudio, uno de los factores que impulsan la infección por el virus de la viruela del mono en África es el contacto con animales infectados.

“La viruela del mono sigue produciéndose casi exclusivamente en aldeas rurales situadas en la selva tropical o cerca de ella. Los bosques secundarios degradados y los bosques con muchos árboles de palma aceitera, dos hábitats asociados al riesgo de viruela del mono, se encuentran a menudo cerca de estas aldeas”, señala el informe. “La continua tala de bosques por la explotación forestal o para abrir nuevas tierras para la agricultura puede favorecer un aumento de la exposición humana a las ardillas y otras especies sospechosas de ser reservorios, proporcionando mayores oportunidades para la transmisión zoonótica de la viruela del mono”.

“Además, la guerra civil recurrente y el aumento colateral de la pobreza han obligado a los residentes a depender más de las fuentes de proteínas disponibles localmente, como los monos, las ardillas y otros roedores para su sustento, todos los cuales son fuentes potenciales de infección humana”, señala el informe.

Hay razones para pensar que la transmisión de la viruela del mono entre humanos ha aumentado, según el informe.

Los científicos advirtieron que la viruela del mono en humanos podría convertirse algún día en un “problema sanitario mundial”, por ejemplo, si la viruela del mono se estableciera en un reservorio de vida silvestre fuera de África, como entre las ardillas terrestres americanas, que son susceptibles a contraer el virus de la viruela del mono.

“Si la viruela del mono se estableciera en un reservorio de vida silvestre fuera de África, el retroceso en materia de salud pública sería difícil de revertir”, dice el informe.

“La posibilidad de que el aumento de la incidencia pueda reflejar un incremento de la transmisión de persona a persona plantea más preocupaciones sanitarias y debe ser estudiada porque una mayor circulación entre los humanos abre la posibilidad de una propagación geográfica por parte de los viajeros, lo que provoca analogías con la propagación internacional del SARS o la gripe pandémica de 2009"

.Sin embargo, un rasgo de la viruela del mono -sus síntomas distintivos- ayudaría a las autoridades a contener su propagación.

Los científicos instaron a que se haga más para reducir la infección humana por viruela del mono.

“No llevar a cabo una evaluación más completa de la epidemiología, el riesgo y las posibles medidas de control podría tener graves consecuencias”, escribieron los científicos. “La inacción ignora la morbilidad evitable que sufren las poblaciones indígenas, y en el peor de los casos se corre el riesgo de que aumente la adaptación de la viruela del mono a los seres humanos y se pierda potencialmente la oportunidad de combatir esta infección mientras su área de distribución geográfica siga siendo limitada”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio