Anuncio
Share

Frente a una nueva ola de coronavirus, ¿es hora de empezar a usar mascarillas y limitar las reuniones?

Los clientes se agolpan en las calles del mercado semanal de San Luis Obispo.
(Brian van der Brug/Los Angeles Times)

Mientras California se enfrenta a otro resurgimiento del coronavirus, ¿qué deberían hacer los residentes para protegerse de la infección?

A diferencia de las olas anteriores de la pandemia que estuvieron marcadas por limitaciones definidas sobre lo que la gente podía hacer y cómo los negocios podían operar, las autoridades no han mostrado disposición por aplicar nuevas restricciones, a menos que las hospitalizaciones empeoren dramáticamente.

Pero sigue siendo importante que los residentes tomen medidas para reducir el riesgo de infección, dicen los expertos, tanto para evitar consecuencias potencialmente graves para la salud como para reducir la posibilidad de contraer un COVID prolongado, en el que los síntomas de la enfermedad, como la fatiga y la niebla cerebral, pueden persistir durante meses o años.

Esto es lo que dicen los expertos:

¿Cuándo debo usar una mascarilla?

California levantó sus órdenes estatales de uso de mascarillas en espacios interiores públicos hace meses. Sin embargo, las autoridades han instado constantemente a los residentes a usar coberturas faciales en entornos interiores públicos - incluyendo tiendas minoristas, restaurantes, teatros y centros de entretenimiento familiar.

Anuncio

El Departamento de Salud Pública de California “también recomienda encarecidamente el uso de mascarillas en todos los transportes públicos y en los centros de transporte público, incluidas las estaciones de autobús y tren, las terminales de ferry y los aeropuertos”, según un comunicado enviado en respuesta a una consulta de The Times. “Estos entornos abarrotados deben considerarse de alto riesgo y a menudo no tienen una ventilación adecuada”.

El condado de Los Ángeles ha ido un paso más allá y sigue exigiendo que se cubra la cara en el transporte público, incluidos los vehículos de transporte compartido, y en los centros de transporte interiores.

“Con todas las incógnitas en torno a estas nuevas variantes, es sensato dar el sencillo paso de volver a ponerse la mascarilla cuando se está en un espacio interior”, dijo Barbara Ferrer, directora de salud pública del condado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. recomiendan el uso de mascarillas en espacios interiores en los condados en los que el nivel comunitario de COVID-19 está clasificado como alto, lo que significa que los hospitales están empezando a ver la cepa en un número creciente de pacientes de coronavirus.

Ningún condado de California está en esa categoría. Pero independientemente del nivel de una región, “las personas siempre pueden optar por usar una mascarilla para protegerse de la infección”, dijo la semana pasada la Dra. Rochelle Walensky, directora de los CDC.

Las infecciones por coronavirus han aumentado en un 63% en todo el estado, lo que eleva la tasa de casos a 231 por cada 100.000 residentes en California. Las tasas de hospitalización están aumentando, pero siguen siendo bajas.

¿Qué pasa con las reuniones?

Hay algunas medidas que la gente puede tomar si va a asistir u organizar una reunión.

Es preferible que la reunión se celebre al aire libre que en el interior. Si tiene que reunirse en un espacio cerrado interior, procure que el lugar esté lo más ventilado posible, abriendo puertas y ventanas, si es posible. El uso de mascarillas también ofrece una capa adicional de protección, dicen las autoridades.

“No estamos sugiriendo que la gente evite las reuniones, pero sí que se reúna con renovadas medidas de seguridad”, dijo Ferrer durante una reciente reunión informativa.

Las pruebas son otra herramienta. Las autoridades recomiendan utilizar las pruebas rápidas para comprobar el estado de la infección lo más cerca posible del inicio de la reunión, especialmente si hay personas mayores o con problemas de salud subyacentes, o si los asistentes tienen contacto frecuente con personas vulnerables.

“Por favor, no se apene a la hora de decirle a la gente que le gustaría que se hiciera la prueba” antes de una reunión, dijo Ferrer.

¿Qué pasa con las comidas en espacios interiores?

Los expertos en salud han ofrecido diversas sugerencias sobre las cenas en interiores, dada la alta tasa de transmisión del virus.

El Dr. Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de la Universidad de California en San Francisco, ha tuiteado que las tasas de casos de coronavirus están muy por encima de su nivel de comodidad para cenar en restaurantes cerrados. Wachter ha dicho que estaría de acuerdo en cenar en interiores si la tasa de casos no fuera superior a 70 casos a la semana por cada 100.000 residentes; la tasa del condado de Los Ángeles es casi cuatro veces mayor, y la de San Francisco es más de seis veces su límite.

El Dr. Peter Chin-Hong, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco, dijo en una entrevista el viernes que, a estas alturas, seguiría entrando en un restaurante interior bien ventilado.

Vacunas

Los residentes que deseen evitar las peores consecuencias del COVID-19, deberían vacunarse si aún no lo han hecho, y recibir un primer y/o segundo refuerzo cuando sean elegibles.

“La vacunación sigue siendo un elemento crítico de la respuesta al COVID-19", escribió el Departamento de Salud Pública de California en su declaración. “Las vacunas contra el COVID-19 son particularmente eficaces para prevenir la enfermedad grave. El CDPH insta a todas las personas elegibles a vacunarse y reforzarse”.

Los residentes que tienen al menos 50 años, así como los mayores de 12 años que están inmunocomprometidos, fueron elegibles en marzo para un segundo refuerzo cuatro meses después de su primera.

“Eso no sólo te protege de ir al hospital, sino que creo que el enfoque del gobierno esta vez es completar los anticuerpos de todo el mundo tanto como sea posible, para que no se transmita la infección con tanta eficacia”, dijo Chin-Hong.

Los CDC recomiendan ahora que los mayores de 50 años, y las personas inmunodeprimidas a partir de los 12 años, reciban esa segunda vacuna de refuerzo.

“La mayoría de los estadounidenses de edad avanzada recibieron su última dosis (ya sea la serie primaria o la primera dosis de refuerzo) hace muchos meses, lo que deja a muchas personas vulnerables sin la protección que pueden necesitar para prevenir enfermedades graves, hospitalizaciones y la muerte”, señaló la agencia en un comunicado.

Las dosis de refuerzo también están ya disponibles para los niños de 5 a 11 años.

“Ya sea su primer refuerzo o el segundo, si no ha recibido una dosis de vacuna desde principios de diciembre de 2021 y es elegible, ahora es el momento de obtenerla”, dijeron los CDC en un comunicado.

Tratamiento

Chin-Hong dijo que las personas más vulnerables pueden reducir su riesgo teniendo un plan para obtener Paxlovid -un medicamento antiviral que trata el COVID-19- en caso de infección.

Paxlovid, una serie de cinco días de píldoras fabricadas por Pfizer, que debe tomarse a los pocos días de la aparición de los síntomas. Reduce el riesgo de hospitalización o muerte por COVID-19 en un 89% entre los adultos de mayor riesgo que no han sido hospitalizados.

“Muchas personas elegibles deberían tomarlo. Porque no sólo es bueno para ayudarles a mantenerse alejados del hospital, sino que es bueno para evitar la transmisión. ... Sabemos que la carga vírica desciende más rápidamente una vez que se toma Paxlovid”, dijo Chin-Hong.

Chin-Hong también recomendó consultar con un proveedor de atención médica para asegurarse de que el Paxlovid no tenga reacciones adversas con otros medicamentos, “para no tener que ir a la carrera” una vez que se dé positivo en la prueba del virus.

Ya no hay escasez de Paxlovid, y los criterios de elegibilidad para obtener el medicamento son bastante amplios. Entre los factores que pueden hacer que un paciente sea elegible se encuentran tener la presión arterial alta, una enfermedad cardíaca, asma o diabetes; tener sobrepeso; ser físicamente inactivo; ser fumador actual o antiguo; o tener depresión, ansiedad o un trastorno relacionado con el miedo.

El gobierno de EE. UU. dispone de una página web en la que se indica qué farmacias disponen de medicamentos contra el COVID.

Las personas mayores que tienen un “plan de Paxlovid, reducen sus riesgos en entornos interiores y no hay razón para que no puedan salir a la calle”, dijo Chin-Hong.

¿Son posibles más restricciones?

Aunque los funcionarios subrayan que es imposible saber que depara el futuro, hasta ahora han indicado que el regreso a las restricciones de COVID-19 en los negocios y actividades no está a la vista en este momento.

En todo el estado, el Departamento de Salud Pública de California no ha establecido ningún punto de referencia específico que permita volver a imponer restricciones.

“Como hemos aprendido a lo largo de la pandemia, cada oleada y cada variante trae consigo características únicas en relación con las condiciones específicas de nuestros barrios y comunidades (por ejemplo, el nivel de inmunidad)”, escribió el departamento en su declaración del lunes. “Por lo tanto, en lugar de establecer umbrales o desencadenantes específicos, California continuará evaluando los datos de forma rápida y ágil para determinar la mejor forma de manejar futuros cambios en el comportamiento del virus”.

Una posible área de cambio es el transporte público, ya que el destino legal de un mandato federal de uso de mascarillas en esos entornos sigue en el aire.

“Seguimos vigilando la acción federal en el tema del tránsito público y anunciaremos cualquier cambio adicional en las políticas estatales según sea necesario”, dijo el departamento estatal de salud pública.

En el condado de L.A., sin embargo, las autoridades han dicho que reinstituirían un mandato de mascarilla pública universal en interiores si la región pasa al nivel comunitario alto de COVID-19 establecido por los CDC.

“Para evitar pasar al nivel comunitario alto, que significa una transmisión muy alta y un estrés en el sistema sanitario, los residentes, los trabajadores y las empresas deben no rehuir el restablecimiento o la adhesión a las prácticas de seguridad que se sabe que reducen la transmisión”, dijo Ferrer. “Esto incluye el uso de mascarillas en interiores; la realización de pruebas cuando las personas están enfermas, expuestas o reunidas; y estar al día con las vacunas”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio