Anuncio
Share

Tiroteo en una escuela de Texas: Cómo ayudar a los niños a superar un horror indescriptible

Police and emergency crews outside a school in Uvalde, Texas.
La policía y los equipos de emergencia fuera de la Escuela Primaria Robb en Uvalde, Texas, el martes.
(Dario Lopez-Mills / Associated Press)

El tiroteo que dejó 19 niños y dos profesores muertos en una escuela de Texas está obligando a los padres y a las escuelas a enfrentarse una vez más a cómo hablar con los niños sobre la violencia.

Los expertos han dicho a The Times que son conversaciones complejas y delicadas, pero también vitales, especialmente para los niños de hoy, que además han soportado una pandemia.

“Y ahora, además de todos los factores de estrés crónicos ya existentes relacionados con la pandemia, muchos niños y sus familias pueden verse abrumados por el miedo añadido de tener que enviar a sus hijos a la escuela”, dijo Katherine Williams, psicóloga de niños y adolescentes y profesora de psiquiatría en la UC San Diego.

Aquí les presentamos algunos consejos que los expertos han sugerido.

1. Hable con su hijo y pregúntele sobre sus preocupaciones.

Anuncio

Los profesionales de la salud mental aconsejan que lo primero que deben hacer los padres es asegurarse de que su hijo o adolescente sabe que están dispuestos y disponibles para hablar con ellos.

Empiece siempre preguntando a su hijo qué ha oído ya sobre el suceso, dice Williams. Los padres pueden hacerlo formulando preguntas abiertas y abordando con calma las cuestiones de forma sencilla y apropiada para su edad. Es posible que los niños pequeños no hayan oído nada al respecto, pero los mayores pueden haber visto vídeos o noticias durante la jornada escolar.

Ayude a su hijo a identificar sus sentimientos sobre el tiroteo, dijo Williams. Una buena manera de hacerlo es modelar la expresión de cómo se siente al respecto. Por ejemplo, podría decir: “Me siento preocupado por esas familias de Texas. ¿Cómo te sientes tú ahora?”. Y luego ayudar al niño a encontrar formas de afrontar esos sentimientos difíciles, como hablar de las personas que ayudan en esas tragedias.

2. Dar a los niños la sensación de control.

Los niños pueden sentir que el mundo gira fuera de control y que no hay mucho que puedan hacer al respecto. Pero es importante que no se sientan indefensos, dice Richard Weissbourd, profesor de psicología de Harvard cuyo trabajo se centra en la vulnerabilidad y la resiliencia en la infancia.

Esto es especialmente cierto para los adolescentes, que son más propensos a sentirse desilusionados y cínicos. Anime a sus hijos a convertir “la pasividad en actividad”, dice Weissbourd. Si están convencidos del control de las armas o de la seguridad escolar, permítales participar en acciones políticas o de defensa. “Cualquier cosa que les ayude a sentir que pueden tener un impacto frente a ese problema, que será menos probable que ocurra de nuevo si hay una acción colectiva, es realmente importante”.

Hable con los adolescentes sobre lo que se ha necesitado hacer para salir de períodos oscuros de la historia, y cuál es nuestra responsabilidad en situaciones como ésta, y la importancia de “impulsar el cambio que queremos”, dijo Weissbourd.

Los niños más pequeños también pueden enviar notas de agradecimiento a los paramédicos, a los agentes de la paz y a los profesores que ayudaron a salvar vidas en la escuela, “lo que a su vez ayuda al niño a sentir que hay esperanza, y algo de control en lo que parece un mundo aterrador en este momento”, dijo Williams. “Los niños también pueden hacer tarjetas con palabras de apoyo a los otros niños de la Escuela Primaria Robb, lo que puede ayudarles a procesar sus propios sentimientos”.

3. Ofrézcales a los niños información que los haga sentir seguros.

Los padres deben tranquilizar inmediatamente a los niños diciéndoles que están a salvo, una práctica que es extensiva a todos los supervivientes de una situación traumática.

A los niños más pequeños, los adultos pueden explicarles todo lo que hacen para mantenerlos seguros, como cerrar las puertas con llave y realizar simulacros de emergencia.

Los padres también pueden y deben decir a sus hijos que la escuela es un lugar seguro para ellos.

4. Trate a los niños de acuerdo a su edad.

Dé a los niños pequeños información breve y sencilla. Los niños pequeños tienen menos capacidades verbales, por lo que pueden comunicar su ansiedad dibujando o jugando. Responda a sus preguntas con detalles, pero no los sobrecargue.

En el caso de los jóvenes de secundaria y preparatoria, será conveniente mantener conversaciones más detalladas. El mejor lugar para tener esa conversación depende del adolescente - podría ser en el coche o mientras un amigo está presente, en lugar de sentarse y hablar sobre el evento uno a uno.

4. Limitar la exposición a los medios de comunicación.

Esto es válido para los jóvenes de todas las edades. Las imágenes violentas pueden causar un trauma secundario. Los síntomas de esto en los niños incluyen fatiga crónica, ira, falta de concentración y miedo. Y la información inapropiada para la edad, puede causar ansiedad y confusión. En el caso de los niños más pequeños, “cada vez que ven las noticias, sienten que se trata de un nuevo acontecimiento en lugar de entender que es la repetición del mismo. Es importante que no vean demasiado”, dijo Carol Vidal, psiquiatra de niños y adolescentes de la Universidad Johns Hopkins, a The Times en 2019.

Aunque los niños mayores entenderán esa diferencia, la exposición prolongada a imágenes y detalles gráficos también es perjudicial para ellos.

5. Fomente un comportamiento saludable.

Los niños captan todo lo que sus padres dicen y hacen. Los padres pueden dar ejemplo apagando la televisión, la radio o las redes sociales. Puede ser constructivo que los padres reconozcan que ver o escuchar constantemente un incidente violento les hace sentir también ansiedad o miedo.

Pero los padres deben dejar claro que están manejando sus propias emociones y que su hijo no necesita ser fuerte para hacerlos sentir bien, dijo Jonathan Vickburg, un terapeuta matrimonial y familiar que trata a niños con traumas.

Una forma de hacerlo es hablar con otros padres, dijo Weissbourd. Averigüe cómo se sienten y la forma en que hablaron de la tragedia con sus hijos. “Todos estamos muy afectados por esto, y todos necesitamos aumentar nuestra capacidad colectiva para enfrentar este tipo de situaciones y superarlas”, dijo.

Es natural estar ansioso en este momento. Pero si no controlas tus reacciones, puedes empeorar o incluso disparar la ansiedad de tu hijo”. Weissbourd recomienda dar un paseo, meditar, limitar la ingesta de noticias (especialmente las imágenes angustiosas) y pasar tiempo con los seres queridos como estrategias para enfrentar el momento.

6. Mantener las rutinas.

Mantener las rutinas cotidianas puede ser tranquilizador y puede ayudar a los niños y adolescentes a mantener una sensación de normalidad.

Esto puede ser difícil en las horas y días inmediatamente posteriores a un acontecimiento traumático, dice Vickburg, pero los padres pueden ayudar a sus hijos a poner cierto orden en sus rutinas, por ejemplo, continuando la cena con la familia, haciendo las tareas o saliendo con los amigos.

En el caso de los adolescentes, en particular, es importante darles más tiempo para estar con sus amigos. Les ayuda a establecer la normalidad y a conectar con su red de apoyo.

7. Tenga un plan.

Repase los procedimientos de seguridad en la escuela y en casa. Que los niños sepan a quién llamar, dónde reunirse y cómo comunicarse en caso de emergencia. Esto ayuda a los niños a sentirse seguros y a saber que los adultos tienen el control.

8. Observe el estado emocional de los niños y busque ayuda si es necesario.

Según los expertos, la mayoría de los niños son resistentes y no experimentan secuelas a largo plazo tras un suceso específico. Inmediatamente después de un incidente violento pueden experimentar ansiedad y miedo. Algunas personas más cercanas al incidente también pueden tener dificultades para dormir o estar nerviosas.

Hay que estar atento a los cambios de comportamiento, estado de ánimo, apetito o sueño. También hay que impedir que eviten ir a la escuela, el aislamiento social y el aumento de los berrinches, dice Williams. Cuando estos síntomas persisten en el tiempo y comienzan a afectar el funcionamiento de la persona, es cuando se necesita ayuda profesional.

Más consejos

La Asociación Nacional de Psicólogos Escolares tiene directrices para explicar a los niños de distintas edades los acontecimientos violentos. Según los expertos, es importante utilizar un lenguaje adecuado a la edad y responder a las preguntas sin aumentar la confusión. De la hoja de consejos de la NASP:

“Los niños de los primeros años de la escuela primaria necesitan una información breve y sencilla que debe equilibrarse con garantías de que su escuela y sus hogares son seguros y que los adultos están ahí para protegerlos”.

“Los niños de los últimos grados de primaria y principios de secundaria serán más expresivos a la hora de hacer preguntas sobre si realmente están seguros y qué está haciendo su escuela. Pueden necesitar ayuda para separar la realidad de la fantasía. Es importante conversar con ellos los esfuerzos de los líderes de la escuela y la comunidad para garantizar escuelas seguras”.

“Los estudiantes de secundaria y preparatoria tendrán opiniones fuertes y variadas sobre las causas de la violencia en las escuelas y la sociedad... Se debe destacar el papel que juegan los estudiantes en el mantenimiento de escuelas seguras, específicamente si se siguen las directrices de seguridad de la escuela ... comunicando cualquier preocupación de seguridad personal a los administradores de la escuela, y accediendo al apoyo para las necesidades emocionales.

La Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles también ofrece estos recursos para ayudar a los padres y educadores:

Parent Guidelines for Helping Youth After the Recent Shooting (The National Child Traumatic Stress Network)

Helping Children Cope with Frightening News (Child Mind Institute)

Coping in the Aftermath of a Shooting (American Counseling Association)

Nina Argawal y Sonali Kholi, antiguas redactoras del Times, han contribuido a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio