Anuncio
Share

Reconocen la labor de Estefanía Rebellón y de su fundación Yes We Can

Estefanía Rebellón recibe de Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional
Estefanía Rebellón recibe de Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional, el reconocimiento de “Estadounidense Destacada”, por su labor con los menores migrantes en la frontera.
(Estefania Rebellon/Yes We Can)

Cuando Estefanía Rebellón recibió el mensaje que el Departamento de Seguridad Nacional quería hablar con ella, el corazón le dio un vuelco. No era para menos. Después de todo no todos los días se reciben mensajes directos de la dependencia gubernamental encargada del destino de los migrantes.

Para ella, que vivió en cuerpo propio la experiencia del asilo político cuando tuvo que huir junto a sus padres de su natal Colombia por amenazas de la guerrilla, el mensaje del mismísimo Alejandro Mayorkas, director del Homeland Security Department, la dejó con la boca abierta.

El mensaje era claro y sencillo: el gobierno de Estados Unidos la había nombrado “Estadounidense Sobresaliente” por su labor al frente de la organización Yes We Can, con la que ha construido una serie de escuelas para niños migrantes que se encuentran en la frontera entre México y Estados Unidos, en espera de resolver su situación migratoria.

La ceremonia de reconocimiento que se llevó a cabo la semana pasada, culmina una etapa importante para Rebellón, quien llegó a Estados Unidos junto a sus padres cuando tenía 10 años.

En busca de cumplir su sueño de ser actriz se mudó a Los Angeles y empezó a desarrollar su carrera en el mundo del cine y la televisión. Como actriz, Rebellón tuvo su papel más reciente en On the Other Side o Al otro lado.

Anuncio

En el 2018, cuando la corriente migratoria hizo crisis y decenas de caravanas de migrante partían de Centroamérica y llegaban a Tijuana, le hizo recordar su situación, por lo que decidió ir a la frontera para conocer de cerca lo que estaba ocurriendo en los campamentos.

“Regresé impactada”, dice Rebellón. “Decidí que tenía que hacer algo de inmediato”, recuerda la joven actriz

Y puso manos a la obra. Formó la organización Yes We Can, y en menos de tres meses ya había adquirido un autobús escolar para convertirlo en una escuela que fue colocado en el albergue Pro Amore Dei de Tijuana.

Una antigua solicitante de asilo, ahora actriz en Los Ángeles, ha transformado un autobús en un aula para que los niños inmigrantes en Tijuana puedan continuar sus estudios mientras sus casos de asilo en Estados Unidos están pendientes.

El impacto fue inmediato. Decenas de niños de Guatemala, Honduras y El Salvador y de algunas regiones de México azotadas por la violencia, empezaron a recibir instrucción académica en la escuela formada por Rebellón y sus brigadas de voluntarios.

“Queríamos darles a los niños la oportunidad de que siguieran aprendiendo en un entorno lo más “normal” posible, pero sobre todo queríamos otorgarles seguridad y apoyo, en medio del periodo de transición que estaban viviendo sus familias”, dice Rebellón.

El autobús, convertido en un aula escolar cuenta con mesabancos, una pantalla, juegos didácticos y una pequeña biblioteca con textos en español e inglés.

Los menores asisten con uniformes y útiles escolares que han sido proporcionados por la fundación Yes We Can.

La dinámica a pesar de las condiciones, es similar a otros sistemas educativos. Hay dos profesoras que imparten distintas asignaturas de forma bilingüe. Los niños inician actividades a las 9 de la mañana y a las 11 toman un receso para desayunar. La jornada termina a la 1 de la tarde.

Recientemente la Secretaría de Educación Pública de México le dio el reconocimiento oficial al plan de estudios que se lleva a cabo en las escuelas de Yes We Can, mismas que se han extendido a las fronteras de Chihuahua y Tamaulipas.

Rebellón expresó su emoción por la distinción de que fue objeto. “Este es un reconocimiento a mi familia, a los migrantes, y a todos los que hemos llegado a este país y hemos contribuido a hacerlo más grande y próspero”.

Dijo que se sentía muy orgullosa de ser la primera mujer colombiana que ha obtenido este reconocimiento, y agregó que más allá de la emoción personal, quería enfatizar que en este país los sueños son posibles.


Anuncio