Anuncio
Share

Dos millones de niños de California son elegibles para la vacuna contra el COVID. ¿Cuántos la recibirán?

Callum Diaz-Cheng, 3, reacts in the arms of his father, Dr. Andrew Cheng, after receiving the Pfizer COVID-19 vaccine.
Callum Diaz-Cheng, de 3 años, en brazos de su padre, el Dr. Andrew Cheng, es vacunado contra el COVID-19 el martes en el Hospital Infantil de Los Ángeles.
(Jae C. Hong / Associated Press)

Jonah Stein salió de la clínica de vacunación en brazos de su padre el martes por la tarde, orgulloso de mostrar su tirita.

Esta “pequeña herida”, como dijo el niño de 2 años, tardó mucho en llegar. Marcó el lugar donde recibió su primera dosis de la vacuna Moderna COVID-19, para alivio de sus padres, que también tienen un bebé de tres semanas en casa.

“Tendremos un mayor nivel de seguridad al salir y sabremos que cuando [Jonah esté] en la guardería, será menos probable que se contagie y se lleve el virus a casa y contagie a su hermano”, dijo el padre Nathan Stein, que trabaja como cardiólogo, fuera de la Clínica Médica Fátima en el centro de Los Ángeles.

Children play on a bridge at the Children's Hospital Los Angeles.
Callum Diaz-Cheng, de 3 años, a la izquierda, y Aevin Lee, de 2 años, juegan en el Hospital Infantil de Los Ángeles mientras esperan con sus padres, la Dra. Jennifer Su y el Dr. Andrew Cheng, para ser vacunados el martes. Esta fue la primera ronda de vacunas de Pfizer aprobadas por el hospital para niños de 5 años o menos.
(Wesley Lapointe / Los Angeles Times)

Jonah, sin embargo, estaba centrado en preocupaciones más inmediatas: las galletas que le esperaban en el coche.

Anuncio

Tras la reciente decisión de las autoridades sanitarias federales de autorizar a los niños de hasta 6 meses a recibir la vacuna Moderna o la COVID-19 de Pfizer-BioNTech, los californianos pueden reservar citas para sus pequeños.

La medida marca la última gran expansión de la campaña de vacunación contra el COVID-19 en EE. UU., que comenzó de forma muy limitada en diciembre de 2020. Desde entonces, las autoridades han abierto el acceso a las vacunas a prácticamente todos los estadounidenses, la gran mayoría de los cuales las han recibido.

Pero hasta ahora, las vacunas para los más pequeños seguían siendo esquivas - dejando a muchas familias en la posición de tener a todos, menos al bebé, inoculado.

Erin Acain señaló que su hija de 6 años fue vacunada hace ocho meses, pero su hijo de 1 año no pudo hacerlo hasta el martes.

“Me siento muy aliviada”, dijo Acain, equilibrando a su hijo en la cadera. “Hemos estado esperando esto durante mucho tiempo”.

A nurse gives a young girl a shot
Sofía Espinoza Tam es sostenida por su padre, el pediatra del Hospital Infantil de Los Ángeles, Dr. Juan Espinoza, mientras la enfermera Mónica López administra la vacuna COVID-19 de Pfizer el martes.
(Wesley Lapointe / Los Angeles Times)

Hay aproximadamente 2,2 millones de californianos menores de 5 años que ahora son elegibles para ser vacunados, según los funcionarios de salud del estado.

El Dr. Mark Ghaly, secretario de salud y servicios humanos de California, calificó la ampliación como “un momento emocionante en nuestra lucha contra el COVID-19".

“Esto significa que toda la familia puede ser vacunada”, dijo en una declaración de vídeo. “Esto significa protección contra las consecuencias a corto y largo plazo del COVID; significa una oportunidad para tomar esas vacaciones de verano, enviar a su hijo a un campamento de verano, enviarlo a una fiesta de cumpleaños, prepararse para la escuela - cosas que sé que muchos de nosotros hemos hecho con un poco de temor en los últimos dos años. [Significa que nuestros jóvenes pueden desarrollarse en las actividades que sabemos que marcan sus vidas”.

Aevin Lee, de 2 años, se sentó en el regazo de su madre y jugó con un juguete de abejorros mientras recibía su primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech en el exterior del Hospital Infantil de Los Ángeles.

Después, su madre, la Dra. Jennifer Su, cardióloga pediátrica, le dio dos coches nuevos de juguete antes de mirar a las cámaras de los medios de comunicación que documentaban la ocasión.

“Ni siquiera se dio cuenta”, dijo Su, con una sonrisa visible incluso a través de su mascarilla.

Como para ilustrar el punto, Aevin salió corriendo a explorar un parque infantil cercano.

“Es importante defender lo que realmente creemos que es correcto”, dijo Su sobre las vacunas. “No podemos esperar que la gente siga nuestras recomendaciones si no estamos dispuestos a hacerlo nosotros mismos. Estoy más que dispuesta a mostrar a los demás que yo recomiendo vacunarse a todo el mundo”.

A doctor holds a masked child in her arms.
La Dra. Jennifer Su, cardióloga del Hospital Infantil de Los Ángeles, examina a su hijo Aevin Lee, de 2 años, antes de que reciba su primera vacuna COVID el martes.
(Wesley Lapointe / Los Angeles Times)

La vacuna de Pfizer-BioNTech ya estaba disponible para los mayores de 5 años, pero la de Moderna era hasta ahora sólo para adultos.

La oferta de Moderna se administra en dos dosis para los niños más pequeños, con un intervalo de un mes. Cada dosis es una cuarta parte de la dosis típica para adultos.

Se necesitan tres inyecciones de Pfizer, cada una de ellas con un 10% de la dosis para adultos; las dos primeras se administran con tres semanas de diferencia y la tercera al menos ocho semanas después.

La Dra. Pia Pannaraj, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Infantil de Los Ángeles, dijo que el martes fue emocionante para su equipo y la comunidad.

“Es un gran acontecimiento para las familias con niños pequeños que han estado esperando todo este tiempo”, dijo Pannaraj. “Por fin tenemos una forma de protegerlos a ellos también”.

Pannaraj dijo que se ha determinado que las vacunas son seguras y eficaces, pero que los niños podrían experimentar efectos secundarios menores, como dolor o enrojecimiento en el lugar de la inyección o una ligera fiebre, pero esos síntomas deberían desaparecer en 24 horas.

Aunque algunos padres han estado esperando ansiosamente la oportunidad de vacunar a sus hijos, aún está por ver la solidez de la demanda.

En una encuesta de la Kaiser Family Foundation publicada en mayo, el 18% de los padres de niños menores de 5 años dijeron que planeaban vacunar a sus hijos “inmediatamente”, mientras que el 38% dijo que “esperaría y vería los resultados”. Sin embargo, el 27% de los encuestados dijo que “definitivamente no” vacunaría a su hijo pequeño, y el 11% dijo que lo haría “sólo si fuera necesario.”

Según el reporte, “la falta de información disponible puede ser un factor que influya en la reticencia de los padres a vacunar a sus hijos más pequeños de inmediato”. La mayoría de los padres de niños menores de 5 años dicen que no tienen suficiente información sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas COVID-19 para los niños de este grupo de edad”.

La campaña de vacunación para otro segmento de niños -los de 5 a 11 años- va por detrás de otros grupos. Poco más de un tercio de los californianos de esta franja de edad están totalmente vacunados, en comparación con el 67% de los de 12 a 17 años y el 78% de los de 18 a 49 años, según los datos recopilados por The Times.

A small girl cries while being held by her mother.
Lennon Roggenbuck, de 3 años, es consolada por su madre Althea Grace después de su vacunación.
(Wesley Lapointe / Los Angeles Times)

Aunque las autoridades sanitarias reconocen que, en general, el COVID-19 no ha golpeado a los jóvenes con tanta fuerza como a otros grupos de edad, subrayan que los niños no son inmunes a los efectos graves sobre la salud y que las vacunas proporcionan una valiosa protección.

“Es cierto que los niños no enferman tanto como los adultos, pero para los menores de 5 años, el COVID es la quinta causa de muerte”, dijo Pannaraj. “También sabemos que las personas que están vacunadas tienen 10 veces menos probabilidades de morir de COVID que las que no están vacunadas, por lo que es muy importante que seamos capaces de proteger a los más pequeños”.

Ese sigue siendo el caso incluso en el entorno actual, en el que la combinación de una amplia cobertura de vacunas, la disponibilidad de pruebas y terapias y la proliferación de la variante Ómicron y sus subvariantes, ha dado lugar a una ola que, hasta este punto, ha visto muchos casos, pero menos hospitalizaciones que las oleadas anteriores de la pandemia.

“Para los jóvenes, de nuevo, tienen que darse cuenta de que, aunque Ómicron no sea tan grave para todos en conjunto, es ciertamente mucho más transmisible ahora, y si bajan demasiado la guardia, van a contraerlo. Y para algunos, puede convertirse en una enfermedad grave”, afirmó el Dr. Robert Kim-Farley, epidemiólogo de la UCLA.

En una declaración conjunta, Ghaly y el director del Departamento de Salud Pública de California y funcionario estatal de salud pública, el Dr. Tomás Aragón, señalaron que “las hospitalizaciones por COVID-19 en niños menores de 4 años fueron cinco veces más altas durante la oleada de Ómicron que durante la de Delta, y 1 de cada 5 niños hospitalizados con COVID-19 también fueron ingresados en la UCI”.

“Los estudios han demostrado que vacunar a nuestros hijos es la forma más segura de protegerlos de los peores resultados del COVID-19, incluyendo la hospitalización, el COVID prolongado, el síndrome inflamatorio multisistémico en los niños y la muerte”, dice el comunicado. “Conseguir que todos en nuestros hogares y comunidades se vacunen reduce las posibilidades de que el virus se propague entre los que más queremos”.

Para algunos, las vacunas proporcionan más que protección: dan tranquilidad.

“Creo que ahora nos sentiremos muy cómodos haciendo actividades en espacios interiores”, dijo Acain. “Hemos vuelto a hacer la mayoría de las cosas, pero no cenamos en los restaurantes, en general, y evitamos cualquier cosa que esté llena de gente y en el interior”.

“Ahora nos sentimos cómodos sabiendo que si alguien se enferma, seremos capaces de manejar la situación”, añadió.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio