Anuncio
Share

Las variantes ultracontagiosas de Ómicron BA.4 y BA.5 alimentan la ola de coronavirus de California

Commuters at the North Hollywood Metro station.
Los viajeros, atrapados en un reflejo, se dirigen a una escalera mecánica después de llegar a la estación de metro de North Hollywood en North Hollywood el jueves.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

El creciente dominio de dos nuevas variantes ultracontagiosas de Ómicron está prolongando una oleada de casos de coronavirus en California y despertando la creciente preocupación de las autoridades sanitarias de que en las próximas semanas se produzca una importante propagación y un aumento de las hospitalizaciones.

Se cree que las cepas BA.4 y BA.5 son ahora las responsables de la mayoría de las nuevas infecciones en todo el país. Estas cepas son especialmente preocupantes porque no sólo son especialmente contagiosas, sino que también son capaces de reinfectar a quienes han sobrevivido a una infección anterior por Ómicron.

Cuando se trata de BA.4 y BA.5, su “superpoder es la reinfección”, dijo el Dr. Peter Chin-Hong, experto en enfermedades infecciosas de la UC San Francisco.

Además, “hay pruebas sólidas de que pueden propagarse incluso más rápido que otras variantes”, dijo la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer.

Anuncio

“También ha habido algunos hallazgos preocupantes en estudios de laboratorio, en los que se descubrió que BA.4 y BA.5 eran más capaces de infectar las células pulmonares que la anterior variante BA.2 de Ómicron”, dijo.

Es probable que BA.4 y BA.5 afecten a los países y regiones de forma diferente, dependiendo del nivel general de inmunidad y del número de personas mayores y médicamente vulnerables. Pero “toda la información hasta la fecha apunta a la necesidad de que nos preparemos para la probabilidad de una transmisión significativa en las próximas semanas”, dijo Ferrer.

“Debido a la incertidumbre de cómo nos afectarán exactamente estas nuevas variantes en el condado de Los Ángeles, sigue siendo importante utilizar todas las medidas que funcionan para reducir el riesgo de COVID-19", como las vacunas, las mascarillas, el traslado de las actividades al aire libre, el aumento de la ventilación cuando se está en el interior, las pruebas y la permanencia en casa cuando se está enfermo, dijo.

Aunque las reinfecciones por coronavirus han sido posibles a lo largo de la pandemia, el riesgo ha aumentado últimamente.

“BA.4 y BA.5 son especialmente preocupantes por su aparente capacidad de causar reinfecciones en personas que ya estaban infectadas con otras variantes de Ómicron”, dijo Ferrer.

Desde principios de diciembre, cuando se detectó por primera vez la presencia de Ómicron en California, hasta finales de febrero, el estado informó de un promedio de unas 14.325 personas que se reinfectaban con el coronavirus por semana, según datos del Departamento de Salud Pública de California.

Esa cifra se redujo junto con la ola inicial de Ómicron, con un promedio de 2.315 reinfecciones semanales desde principios de marzo hasta principios de mayo.

Pero desde entonces la cifra se ha disparado, con 10.409 reinfecciones semanales registradas desde mediados de mayo hasta mediados de junio. Este periodo corresponde aproximadamente con el momento en el que BA.4 y BA.5 empezaron a circular más ampliamente.

“Es probable que el aumento del número total de reinfecciones sea el resultado de los cambios en la epidemiología del COVID-19, las tendencias en las tasas de casos y la vacunación”, así como las mejoras en el ámbito de la recopilación de datos, incluida la implementación en febrero del procesamiento automatizado de las nuevas reinfecciones, dijo el Departamento de Salud Pública de California en una declaración al Times.

Según las últimas cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., los virus BA.4 y BA.5 representaron el 52,3% de los casos durante la semana que terminó el 25 de junio. Es la primera vez que estas dos subvariedades representan la mayoría combinada de los casos en todo el país.

La semana anterior, las subvariantes representaron un 37,4% de los casos. Las proporciones son similares en el suroeste de EE. UU., que incluye California, Arizona, Nevada, Hawái y los territorios del Pacífico estadounidense.

Aunque las repercusiones definitivas de las dos cepas aún están por verse, su aparente capacidad para reinfectar a las personas amenaza con debilitar uno de los pocos resguardos para una población cansada de pandemias.

Las oleadas anteriores llegaron a su fin porque el coronavirus se topó con un muro, estancándose cuando un número suficiente de personas se vacunó, se infectó o modificó su comportamiento hasta el punto de privar al virus de huéspedes vulnerables.

Pero en un mundo dominado por el BA.4 y el BA.5, quienes se han infectado con el coronavirus -incluso hace tan solo unas semanas- pueden no estar adecuadamente protegidos.

“El riesgo de reinfección aumenta sustancialmente debido a las nuevas mutaciones a las que estamos expuestos”, escribió el Dr. Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute de La Jolla, en una reciente entrada de blog. La primera variante de Ómicron “induce una respuesta inmunitaria bastante débil y estrecha, que no ayuda frente a la exposición a” las cepas más recientes de Ómicron, añadió.

Topol calificó la BA.5 como “la peor versión del virus que hemos visto”.

“Lleva el tema inmunológico, ya complicado, al siguiente nivel, y, en función de eso, una mayor transmisibilidad, mucho más allá de Ómicron (BA.1) y otras variantes de la familia Ómicron que hemos visto”, escribió en otra entrada del blog. “Se podría decir que no es tan malo porque no ha habido un aumento marcado de hospitalizaciones y muertes como vimos con Ómicron, pero eso es sólo porque tuvimos un impacto adverso tan sorprendente de Ómicron, para el que hay al menos cierta inmunidad”.

La dinámica cambiante de las variantes puede ayudar a explicar por qué el coronavirus se sigue transmitiendo a niveles elevados en toda California, desvaneciendo las esperanzas de que la pandemia termine.

“Estoy preocupado porque estamos viendo más BA.4 y BA.5 en nuestra población, y eso podría ser la razón por la que estamos en un nivel de transmisión tan alto”, dijo el Dr. Paul Simon, jefe científico del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles, durante una reciente sesión informativa.

Según los datos publicados el viernes, California ha registrado un aumento del 12% en los casos de coronavirus en comparación con los registrados a mediados de junio, con una media de más de 16.900 casos diarios durante la última semana, según los datos recopilados por The Times. En términos per cápita, eso supone 303 casos a la semana por cada 100.000 residentes.

Una tasa de 100 o más casos a la semana por cada 100.000 residentes se considera una alta tasa de transmisión

El condado de Los Ángeles está informando de casi 5.300 casos al día, lo que supone una tasa semanal de 367 casos por cada 100.000 residentes. Se trata de la tasa de casos más alta desde principios de febrero y representa un aumento semanal del 20% en los casos, borrando las mejoras en la tasa de casos registrada a mediados de junio.

Esta propagación puede atribuirse a varios factores, como que los residentes han abandonado en gran medida las medidas de prevención y han vuelto a los hábitos anteriores a la pandemia, la aparición de cepas cada vez más contagiosas y la disminución de la inmunidad al virus.

Fue comparativamente más fácil evitar la variante Delta del verano pasado o incluso la primera cepa Ómicron que atacó después de Acción de Gracias que las ediciones más transmisibles de Ómicron que han surgido desde entonces.

El Dr. Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente Biden, dio positivo por primera vez al coronavirus hace 2 semanas y media. Xavier Becerra, secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., dio positivo en Sacramento a mediados de junio, unas tres semanas y media después de dar positivo inicialmente durante su visita a Berlín.

El Dr. Abraar Karan, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Stanford, se preguntaba si el brote de COVID-19 de Becerra en junio había sido causado por BA.4 o BA.5. En Twitter, Karan describió cómo contrajo el coronavirus en enero, probablemente con la primera variante Ómicron, BA.1, pero luego se infectó de nuevo en mayo, probablemente con BA.2.12.1.

“Con más variantes inmuno-evasivas, ese podría ser el caso de muchos de nosotros una vez más, y pronto”, escribió Karan.

Cualquier infección, tanto si es la primera como si se repite, sigue planteando posibles problemas de salud. Aunque se ha hablado mucho de la naturaleza comparativamente más leve de Ómicron, todavía puede ser muy fuerte.

Incluso si no es necesaria la hospitalización, COVID-19 puede causar síntomas desagradables. Y la COVID prolongada, en la que dolencias como la fatiga, la niebla cerebral o la dificultad para respirar pueden persistir durante meses o años, sigue siendo un riesgo después de cada infección, aunque probablemente se reduzca estando al día con las vacunas.

“Es prudente seguir siendo precavido a pesar del descenso de las hospitalizaciones y las muertes en los últimos meses”, escribió recientemente el Dr. Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de la UC San Francisco, quien añadió que ha dejado de cenar en espacios públicos cerrados en medio de las altas tasas de casos en su ciudad. “Se trata de un COVID largo: tanto los síntomas prolongados como el elevado riesgo a largo plazo de [un ataque cardíaco], un accidente cerebrovascular, diabetes y muchas cosas más”.

Es un riesgo con el que está demasiado familiarizado. Su mujer sigue lidiando con los síntomas semanas después de haberse infectado inicialmente.

“Una mujer sana de 64 años que se ha vacunado y reforzado, tuvo un ataque inicial sin incidentes con el virus. Sin embargo, siete semanas después sigue sufriendo un agotamiento extremo y siente como si su cerebro funcionara a cámara lenta”, escribió Wachter en un artículo de opinión.

En cuanto a si el BA.4 o el BA.5 causan una enfermedad más grave que otros miembros de la familia Ómicron, los expertos aún no han decidido.

Aunque la Organización Mundial de la Salud señaló recientemente que las pruebas disponibles actualmente no indican un cambio en la gravedad de la enfermedad asociada a ninguno de las dos variantes, la agencia también dijo que su creciente prevalencia “ha coincidido con un aumento de los casos” en varias regiones, y que esos aumentos han provocado un incremento de las hospitalizaciones en algunos países.

El BA.5, dijo Topol, “provocó un marcado aumento de las hospitalizaciones en Portugal, donde se convirtió rápidamente en dominante”, y está teniendo un efecto similar en muchas naciones europeas e Israel.

Se ha informado de que una oleada alimentada por BA.4 y BA.5 en Sudáfrica se asoció con tasas de mortalidad algo menores que sus primeras oleadas de Ómicron, dijo Ferrer. Pero, de nuevo en Portugal, “el aumento de BA.4 y BA.5 parece estar asociado a una tasa de mortalidad bastante similar” a la de su primera oleada Ómicron, dijo.

No sería una sorpresa que la capacidad de las vacunas existentes para proteger contra la enfermedad grave se redujera cuando se probara contra el BA.5, dijo Topol. Después de todo, las vacunas más un refuerzo dieron como resultado una protección del 95% contra la enfermedad grave causada por la variante Delta, pero eso se redujo al 80% cuando se probó contra las primeras variantes Ómicron BA.1 y BA.2, dijo.

Una cuestión importante es si el posible lanzamiento de un refuerzo específico contra Ómicron a finales de este año ayudará. Teniendo en cuenta lo mucho que ha mutado la variante en los últimos siete meses, se teme que tal posibilidad pueda estar relativamente obsoleta para cuando esté disponible.

Según Topol, es cada vez más importante acelerar los trabajos sobre una nueva generación de vacunas, como una vacuna nasal destinada a proteger mejor a las personas de la infección, y vacunas que puedan funcionar contra todas las variantes del coronavirus.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio