Anuncio
Share

El Distrito Escolar Unificado de L.A. estima que faltan decenas de miles de estudiantes en las listas de regreso a la escuela

Man at microphone with people around him.
El Superintendente del Unificado de Los Ángeles, Alberto M. Carvalho, estima que decenas de miles de niños no se han inscrito en la escuela.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

A dos semanas de que comiencen las clases, el superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, Alberto M. Carvalho, estima que entre 10.000 y 20.000 estudiantes no están matriculados o dejaron de asistir el año pasado, siendo el problema más pronunciado en los primeros grados.

Mientras los funcionarios de la escuela trabajan para identificar e inscribir a los niños, el distrito también está luchando para cubrir unos 900 puestos de enseñanza en las aulas y para encontrar más de 200 conductores de autobús. Carvalho dijo el viernes que se siente optimista en cuanto a que la mayoría de las vacantes se cubrirán para el inicio de las clases el 15 de agosto.

La estimación del superintendente sobre el número de estudiantes que faltan se basa en los esfuerzos del personal del distrito por llegar a las familias y en las evaluaciones de grupos externos.

Carvalho dijo que se puso en contacto personalmente o trató de llegar a unos 50 estudiantes que estaban crónicamente ausentes y con sus familias con el fin de comprender mejor el problema y pidió a 25 miembros de sus funcionarios que hicieran lo mismo.

Basándose en las conversaciones, dijo que puede haber incluso más de 20.000 estudiantes ausentes, pero las cifras son difíciles de precisar. Varios alumnos de su grupo de divulgación le hablaron de hermanos en edad escolar que no asistieron muchas veces a clases el año pasado.

Anuncio

“Algunos mayores, otros muy pequeños. Algunos revelaron que ellos mismos cuidaban de sus hermanos menores y que ellos mismos tenían uno o dos trabajos”, dijo Carvalho. “Y me hablaron de muchos otros niños que están en las mismas condiciones. Eso no es aceptable”.

Carvalho no culpó a los estudiantes o a sus familias, diciendo que el distrito tiene que eliminar los obstáculos que mantienen a los estudiantes fuera de la escuela, tal vez a través de un transporte más accesible y una mejor conexión con el asesoramiento y otros servicios familiares. Algunas familias, dijo, están optando por mantener a los niños fuera de la escuela o por inscribirlos en otro lugar. Dijo que el distrito debe demostrar que ofrece programas de alta calidad, aulas razonablemente seguras durante la pandemia.

El distrito también está enfrentando un problema de asistencia diaria que empeora. Los datos de marzo de 2022 mostraron que casi la mitad de los estudiantes del LAUSD -más de 200,000 niños- estuvieron crónicamente ausentes durante el último año escolar.

Gran parte del absentismo estaba relacionado con las cuarentenas e infecciones del COVID-19. El año que viene, no habrá cuarentenas en casa para los contactos cercanos sin síntomas, aunque los estudiantes y el personal tendrán que permanecer con mascarillas durante el periodo de cuarentena. Y los funcionarios tienen la esperanza de que el número de brotes sea bajo.

Pero incluso sin incluir a los que tienen que quedarse en casa debido a las restricciones de la pandemia, la tasa de absentismo crónico fue de alrededor del 20%, dijo Carvahlo, calificando la cifra de “excesivamente alta”.

La matrícula del distrito en el nivel K-12, que era de unos 430.000 alumnos el año pasado, ha experimentado un marcado descenso y se prevé que caiga casi un 30% en la próxima década.

Un gran cambio respecto al año pasado será la relajación de las normas relacionadas con el COVID. El distrito ya no exigirá que los alumnos y el personal se sometan a pruebas semanales de detección del coronavirus, y no habrá pruebas de referencia antes del inicio de las clases.

El LAUSD ha tenido una de las políticas de pruebas de coronavirus más costosas y rigurosas del país, una operación gigantesca de cerca de medio millón de pruebas a la semana que fue la mayor fuente de pruebas de coronavirus en el condado de Los Ángeles durante el último año escolar.

Además, el distrito ya no exigirá su control sanitario diario, que los padres o los alumnos tenían que mostrar en sus teléfonos móviles o en impresiones al entrar en el campus. Bajo este sistema de pase diario, los estudiantes tenían que estar al día en las pruebas COVID-19 y dar fe de su buena salud.

En cambio, los padres y los alumnos sólo informarán de los resultados positivos de las pruebas o cuando los niños estén enfermos. Por mucho que quiera mejorar la asistencia, dijo Carvalho, nadie debe anteponerla a quedarse en casa cuando esté enfermo. Añadió que el distrito dispone de tantas pruebas de antígeno de lectura rápida como sean necesarias.

A medida que el distrito se prepara para abrir las aulas, muchos de los problemas difíciles del año escolar 2021-22 persisten cuando se trata de la dotación de personal, incluyendo la contratación de maestros calificados en medio de una escasez estatal y nacional en curso y la necesidad extrema de una intensa recuperación académica. Aunque todavía no se han publicado los resultados de las pruebas estandarizadas de primavera, una mirada preliminar a los datos muestra motivos de profunda preocupación, dijo Carvalho.

“Pronto se publicarán nuestros datos académicos, y sé lo que mostrarán”, dijo. “Mostrarán una pérdida significativa, una regresión significativa. Ahora es el momento de acelerar, y estaremos listos para enseñar desde el primer día”.

Carvalho dijo que la cifra actual de 900 vacantes de profesores en las aulas no está lejos de los promedios históricos, y que desplegará personal cualificado fuera de las aulas en el campus en la medida en que sea necesario.

“Seguimos contratando todos los días”, añadió Carvalho. “Si tienes lo que hay que tener - si eres una persona con credenciales”.

La escasez de profesores del año pasado afectó principalmente a los campus con mayores necesidades del distrito. Carvahlo probó por primera vez la estrategia de redistribución la pasada primavera.

Además, al distrito le faltan unos 200 conductores de autobús de una plantilla de 1.000. Las cifras no incluyen a los 400 conductores que un nuevo contratista privado espera contratar con una bonificación de 5.000 dólares. Por su parte, el distrito está introduciendo un plan para pagar a los conductores por una jornada de ocho horas en lugar de seis, un aumento del 33%.

Los supervisores de autobuses y los formadores se encargarán de cubrir las necesidades. En el peor de los casos, podría reducirse el número de paradas o consolidar las rutas, lo que supondría un mayor número de viajes en autobús y mayores tiempos de espera para los alumnos.

El distrito escolar proporciona transporte a alrededor del 12% de los estudiantes, principalmente a los que tienen discapacidades, a los que asisten a escuelas magnet y a los que lo necesitan para asistir a eventos especiales, como para hacer deporte o excursiones. La “distancia a pie” oficial para una escuela de Los Ángeles es de ocho kilómetros, demasiado lejos, dice Carvalho. Entre sus objetivos se encuentra el de ofrecer más transporte en autobús para facilitar el acceso a más opciones educativas.

Una característica presentada el viernes podría hacer que esos largos viajes en autobús sean más cómodos. El distrito, gracias a una subvención, ha equipado todos sus autobuses con WiFi. También cuenta con una nueva flota inicial de 11 autobuses eléctricos

Brianna Castaneda, alumna del 12º grado de Wilson High School, fue una de las invitadas a ver los nuevos autobuses el viernes. Para llegar a su escuela magnet del lado este, tiene que viajar dos millas hasta el punto de recogida en Locke High en Watts a las 6:15 a.m. A veces no la dejan de vuelta en la parada de Locke High hasta después de las 5:30 p.m.

Brianna dijo estar contenta por la mejora del WiFi.

“Fue una buena idea, porque no hay mucho que puedas hacer con tu teléfono”, dijo. “Digamos que tengo diapositivas que hacer para la escuela. Ahora podré usar mi laptop en el autobús, así que me parece genial”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio