Anuncio
Share

Han sido aprobadas dosis más pequeñas de la vacuna contra la viruela del mono. Así es como funciona

A person gets a vaccine against monkeypox at a St. John's Community Health clinic.
Una persona se vacuna contra la viruela del mono en una clínica de St. John’s Community Health en Leimert Park.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Mark Webber y Doug Brown se levantaron antes del amanecer para hacer el viaje desde Agoura Hills, llegando alrededor de las 6 de la mañana a la clínica de Leimert Park con la esperanza de vacunarse contra la viruela del mono.

“Regresamos a los años 80. Nos acordamos de cuando el VIH se extendió", dijo Webber, de 54 años, residente en Maryland, que se quedó en el sur de California luevgo de que su padre falleció. Ahora que la viruela del mono ha surgido como una amenaza para la salud, “nos lo tomamos muy en serio”.

La fila comenzó a formarse horas antes de que la clínica de Crenshaw Boulevard comenzara a administrar las vacunas el miércoles, serpenteando a través del estacionamiento del sitio de St. John’s Community Health. Dentro de la clínica, los trabajadores sanitarios habían dividido cada vial de la vacuna Jynneos en cinco dosis, después de que los funcionarios federales dieran luz verde el martes para cambiar la forma de administrar las vacunas.

Anuncio

John’s, la directora de enfermería Gale Castillo recorrió la fila de pacientes explicando lo que debían esperar: La vacuna no se administraría por vía subcutánea -en el tejido graso bajo la piel- sino a un nivel más superficial en la piel. "¿Si alguna vez se han hecho una prueba de tuberculosis? Lo mismo”, les dijo Castillo, mostrando fotos del proceso.

La vacuna Jynneos, una inyección aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para proteger contra la viruela del mono, ha tenido un suministro limitado. La enfermedad rara vez es mortal, pero puede causar fiebres, dolores, ganglios linfáticos inflamados y lesiones dolorosas, y ha obligado a la gente a aislarse durante semanas.

People wait in line to get vaccinated against monkeypox at a St. John's Community Health site in Los Angeles.
La gente hace cola para vacunarse contra la viruela del mono en un centro de St. John’s Community Health el miércoles en Los Ángeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Anuncio

Como la demanda ha superado a la oferta, el condado de Los Ángeles ha limitado el número de personas que pueden recibir la vacuna, ofreciendo sólo las vacunas a las personas que se consideran de mayor riesgo. También ha instado a los proveedores de servicios sanitarios a dar prioridad a la administración de la primera dosis de la vacuna Jynneos -que debe administrarse en dos dosis con un intervalo de al menos cuatro semanas- en lugar de asegurarse de que la gente reciba la segunda dosis.

Los funcionarios federales también anunciaron que ampliarían el suministro de la vacuna contra la viruela del mono permitiendo a los proveedores de servicios médicos administrar dosis más pequeñas a un nivel más superficial en la piel. El método, denominado inyección intradérmica, se ha utilizado anteriormente con otras inoculaciones que escasean. La FDA citó un estudio clínico que descubrió que las dosis más pequeñas y superficiales generaban un tipo de respuesta inmunitaria similar a la de las inyecciones subcutáneas. De este modo, se podría quintuplicar el número de vacunas disponibles, ya que el método utiliza sólo una quinta parte de una dosis completa.

“Creo que se trata de una utilización muy inteligente de la vacuna”, dijo Anne Rimoin, profesora de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. Rimoin dijo que el plan se basa en una evidencia sólida, “pero tendremos que trabajar para evaluar su eficacia”.

Anuncio

La directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, dijo a los periodistas que el método intradérmico era una mejor manera de ampliar el acceso a la vacuna que la de poner una sola inyección. La doctora Rita Singhal, jefa médica del departamento de salud pública del condado de Los Ángeles, dijo el jueves que “se abrirá a las segundas dosis cuando hagamos la transición al régimen intradérmico o alternativo”.

“Creemos firmemente que las dos dosis son necesarias, en parte porque sencillamente no tenemos ninguna evidencia para saber que la gente estará adecuadamente protegida”, dijo el Dr. Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA. “Y no queremos dar a la gente una falsa sensación de seguridad”.

Aunque el cambio de estrategia en torno a la vacuna ha suscitado preguntas y preocupaciones, el coordinador adjunto de la respuesta a la viruela del mono de la Casa Blanca dijo que el grupo más afectado por el virus hasta ahora -los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres- ha mostrado confianza en vacunarse, con tasas de vacunación muy superiores al 90%.

Anuncio

People wait in line to get vaccinated against monkeypox at a St. John's Community Health site in Los Angeles.
La gente hace cola para vacunarse contra la viruela del mono en un centro de St. John’s Community Health en Los Ángeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

En John’s Community Health, que ya había programado una clínica de vacunación para el día después de que se anunciara el cambio en la estrategia de inmunización, la Dra. Anitha Mullangi, directora médica de este proveedor de servicios sanitarios, dijo que su equipo se había movilizado rápidamente para realizar la transición. Uno de los cambios clave fue que administraría las vacunas intradérmicas en la parte inferior del brazo, donde era más fácil colocar la inyección en la piel.

Ernesto Barahona, director de desarrollo del St. John’s, dijo que la división de las dosis significaba que ahora tenían suficientes para 1.800 pacientes. La demanda era evidente en el calor de agosto, con decenas de personas haciendo cola fuera. Rubén Ramírez, residente de West Adams, que se encontró con la cola que se extendía por el estacionamiento cuando llegó a las 9 de la mañana, dijo que no se asustó.

Anuncio

“La espera no importa. Es importante”, dijo Ramírez, un anticuario de 59 años. Ramírez no se quería enfermar, pero “mi mayor preocupación es infectar a otras personas”.

El creciente número de casos de viruela del mono había alimentado la ansiedad de Taylor Tobias, un actor de 42 años que acudió a la clínica desde West Hollywood. "¿Qué hago si estoy cubierto de llagas y no puedo trabajar?”. preguntó Tobias. En un momento dado, “me metí en un agujero de gusano de TikTok que me asustó mucho”.

Cuando reciba la vacuna, “seguiré tomando las mismas precauciones” que ahora, dijo el actor. “Pero alivia parte de la ansiedad”.

Anuncio

Derek Catao vio en las noticias que el gobierno federal estaba cambiando la forma de administrar la vacuna.

“Estoy a favor si se protege a más gente”, dijo Catao, de 47 años, que acudió a la clínica de vacunación desde Glendale. Como los casos han aumentado, “me temo que va a empeorar antes de mejorar”.

People wait in line to get vaccinated against monkeypox at a St. John's Community Health site in Los Angeles.
La gente hace cola para vacunarse contra la viruela del mono en un centro de St. John’s Community Health en Los Ángeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Anuncio

Las autoridades sanitarias afirman que el virus se propaga más comúnmente por el contacto de piel a piel, normalmente en entornos íntimos, aunque también es posible que se transmita a través de sábanas contaminadas y gotitas respiratorias si hay una exposición prolongada.

Hasta ahora, el virus ha afectado de forma desproporcionada a los hombres homosexuales y bisexuales: En el condado de Los Ángeles, la abrumadora mayoría de los casos registrados hasta ahora se han dado entre hombres, la mayoría de los cuales se identifican como homosexuales, bisexuales o queer, según datos del condado.

Muchos hombres homosexuales y bisexuales han estado posponiendo la actividad social y sexual o buscando otras formas de reducir sus riesgos hasta que puedan vacunarse, pero “la vacuna es la solución definitiva a esto”, dijo el Dr. Timothy M. Hall, profesor clínico adjunto de ciencias de la salud en el Centro de Medicina del Comportamiento y la Adicción de la UCLA.

Anuncio

Hall lamentó que se hayan aplicado expectativas diferentes a los hombres homosexuales que a los heterosexuales: “Existe la idea de que los hombres gays deberían poder desconectar su vida sexual, su vida romántica y sus relaciones durante un periodo indefinido”.

Aunque el virus ha afectado más a la comunidad gay, los grupos sanitarios y comunitarios han reiterado que la enfermedad puede afectar a cualquiera. Octavio Hardouin, un hombre de 35 años que esperaba el miércoles en la cola para recibir la vacuna, dijo que “todo el mundo tiene que ser consciente de este virus”.

“Este virus no es sólo para los homosexuales”, dijo Hardouin. “Todo el mundo puede contraerlo”.

Anuncio

Hasta esta semana, el condado de Los Ángeles había recibido más de 43.000 dosis completas de la vacuna Jynneos y había administrado más de 31.000 de ellas. Singhal, jefe médico del departamento de salud pública del condado, dijo que, con un próximo envío de dosis adicionales y el aumento de la capacidad de las inyecciones intradérmicas, el condado de Los Ángeles podría vacunar completamente a entre 85.000 y 90.000 personas, aproximadamente la mitad de lo que cree que es la población que ahora está en riesgo.

Entre los que ahora pueden optar a la vacuna se encuentran los hombres homosexuales y bisexuales y los transexuales que han tenido parejas sexuales múltiples o anónimas en las últimas dos semanas o que están tomando medicamentos preventivos para evitar el VIH, así como otros grupos específicos.

Un vial de vacuna contra la viruela del mono en un centro de St. John's Community Health en Los Ángeles. in Los Angeles.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)
Anuncio

Un portavoz de St.John’s dijo que sus clínicas requieren que los pacientes llenen preguntas de selección en un formulario de certificación para determinar su elegibilidad para la vacuna. A mediodía, cuando la cola de la mañana se había evaporado, Barahona dijo que más de 200 personas se habían vacunado; al final del día, la cifra superaba las 300,

La clínica había enviado mensajes de texto a los pacientes sobre el evento de vacunación, pero también había publicado en Instagram y Facebook, donde Webber se enteró. Él y Brown estaban ansiosos por vacunarse después de luchar por conseguir citas para las vacunas en su casa en Maryland.

Al igual que Webber, Brown invocó sus recuerdos de los inicios de la crisis del sida al hablar de su deseo de protegerse contra la viruela del mono. Este hombre de 58 años relató el entierro de uno de sus amigos que perdió la vida a causa del sida. La viruela del mono no suele ser mortal, pero Brown vio la resonancia de esa historia.

Anuncio

“Todo el mundo dice que no es un gran problema”, dijo Brown, “hasta que es un gran problema”.

El SIDA también ha estado en la mente de Jim Mangia, presidente y director ejecutivo de St. John’s Community Health, al ver que los hombres homosexuales y otros se enfrentan a la viruela del mono como una amenaza para la salud.

En los primeros días de la epidemia de sida, “iba a un funeral cada dos semanas. Todos mis amigos se estaban muriendo”, dijo Mangia, que es gay. “La comunidad LGBT se unió y desarrolló su propia respuesta, desde los mensajes hasta los servicios de apoyo y toda una serie de estrategias de prevención”.

Anuncio

Ahora “la comunidad tiene que volver a unirse para difundir esos mensajes: que esto se puede prevenir”, dijo Mangia. “Sólo necesitamos un par de semanas más hasta que tengamos una vacuna amplia”.

El redactor del Times Rong-Gong Lin II contribuyó a este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio


Anuncio