Anuncio

California prometió mejorar la respuesta a las mortales olas de calor. Pero no lo ha logrado

Felisa Benitez, 86, wipes the sweat from her brow
Felisa Benitez, de 86 años, se limpia el sudor de la frente mientras se toma un descanso en el porche de su casa de Pacoima en agosto de 2021.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)
Share

Apenas dos meses antes de que California se enfrentara a su ola de calor más grave del año, Marta Segura fue nombrada “jefa de respuesta al calor de Los Ángeles’ y se le encomendó la monumental tarea de mejorar la preparación y la respuesta de la ciudad ante la creciente amenaza de las temperaturas extremas.

La medida fue histórica: sólo otras dos ciudades estadounidenses, Miami y Phoenix, cuentan con funcionarios dedicados a la crisis del aumento de las temperaturas. Según los funcionarios, Segura ya ha promovido una mejor coordinación, comunicación y urgencia en torno a las políticas y recursos de la ciudad en materia de calor.

Pero Segura reconoce que las mejoras son sólo los primeros pasos hacia los profundos cambios necesarios para mitigar los efectos de los peligrosos episodios de calor, que se han hecho más frecuentes y letales en los últimos años debido al cambio climático.

Anuncio

“Creo que es una buena señal de lo que está por venir”, dijo el concejal de Los Ángeles Paul Krekorian, que presentó la medida que creó el puesto de jefe de respuesta al calor de Los Ángeles’. “Pero hay mucho más que tenemos que hacer, hay mucho más que quiero que hagamos, pero creo que hemos empezado bien”.

Segura está trabajando en la finalización del Plan de Acción contra el Calor de la ciudad, que, según dijo, se centrará en inversiones de más infraestructuras verdes, estrategias para reducir los mecanismos que exacerban el calor urbano y aportaciones de base para centrarse en los barrios más expuestos a los daños del calor extremo.

A algunos les preocupa que, con el personal y el presupuesto limitados de Segura -sólo tiene dos empleados a tiempo completo y un millón de dólares de fondos asignados-, su capacidad para llevar a cabo esos grandes cambios pueda ser limitada. También señalan que su función de responsable del calor se suma a su otro puesto a tiempo completo como directora de movilización de emergencias climáticas de la ciudad.

Anuncio

La actual ola de calor pone a prueba las promesas hechas por los funcionarios locales y estatales de proteger mejor a las personas vulnerables de las enfermedades relacionadas con el calor y mejorar lo que los críticos han calificado de inversión insuficiente de California en programas de seguridad relacionados con el calor. Aunque se han hecho algunos progresos, también ha habido contratiempos, como una propuesta de legislación estatal que se ha estancado. Se espera que otras medidas más concretas lleven años.

Los meteorólogos y los funcionarios han advertido de las temperaturas extremas durante el fin de semana del Día del Trabajo, con días que se espera que sean de 10 a 20 grados por encima del promedio en algunas zonas y poco alivio por la noche.

Los californianos han estado bajo Alertas Flex diarias desde el miércoles, y numerosos bomberos han sufrido lesiones por el calor mientras luchaban contra un incendio de matorrales en Castaic. El gobernador Gavin Newsom ha declarado el estado de emergencia para mantener el suministro de energía y evitar apagones. Estos cortes de energía pueden tener consecuencias peligrosas y potencialmente mortales durante los períodos de calor extremo.

Anuncio

Una investigación del Times publicada el año pasado reveló que California no ha hecho un buen seguimiento del número de personas que han muerto a causa del calor extremo, y que no ha proporcionado los recursos adecuados a las comunidades más expuestas.

Jonathan Parfrey, director ejecutivo de la organización sin ánimo de lucro Climate Resolve, ha sido un firme defensor de que los líderes estatales y locales cambien sustancialmente su forma de abordar el calor extremo. Ha visto pocas mejoras, a pesar de las repetidas advertencias.

“Hay un fracaso masivo por parte de los funcionarios públicos para responder adecuadamente a los eventos de calor extremo alimentados por el cambio climático”, dijo Parfrey.

Anuncio

Un informe elaborado el año pasado por el Centro de Innovación Luskin de la UCLA detectó importantes lagunas en las políticas de California para hacer frente a la crisis del calor extremo y reclamó un enfoque más coordinado.

El estado ha hecho progresos en la lucha contra el calor extremo, como la infusión presupuestaria de 2021 que se centró en abordar el problema, dijo Colleen Callahan, codirectora ejecutiva del Centro Luskin. Esa financiación se estima ahora en 865 millones de dólares.

Pero a pesar de que los legisladores comenzaron este año con un paquete de proyectos de ley relacionados con el calor, sólo un puñado de ellos llegó al escritorio del gobernador. Entre ellos figuraba una medida que establecería un sistema de alerta estatal para casos de calor extremo para 2025, similar a las alertas que se emiten para los incendios forestales y los huracanes. Si se convierte en ley, será uno de los primeros sistemas de clasificación del calor del país.

Anuncio

Otras victorias de esta sesión legislativa incluyen un proyecto de ley que exige la revisión de la norma sobre enfermedades causadas por el calor para los trabajadores al aire libre que trabajan a temperaturas superiores a los 105 grados y la asignación de 10 millones de dólares al Departamento de Salud para establecer el control de datos en tiempo real de las enfermedades relacionadas con el calor durante las olas de calor.

En abril, el estado publicó un Plan de Acción contra el Calor Extremo en el que se establecían protecciones para los californianos contra los peligros del calor extremo. Entre las recomendaciones se incluía la ecologización de los patios de las escuelas; el aumento del número de centros de refrigeración; una mejor coordinación y orientación de los mensajes públicos, en particular con las comunidades desatendidas; y la plantación de más árboles en las zonas urbanas que carecen de sombras refrescantes.

Ese plan era una versión actualizada de una estrategia de 2013 que incluía más de 40 propuestas para prepararse para la crisis del calor extremo, la mayoría de las cuales no se pusieron en práctica, en parte debido a problemas de financiación, dijeron los funcionarios a The Times. El Plan de Acción contra el Calor Extremo actualizado cuenta con 365 millones de dólares reservados en el presupuesto del año pasado para llevar a cabo las propuestas.

Anuncio

A diferencia de Los Ángeles, el estado no cuenta con un responsable de calor que defienda y coordine la respuesta a la crisis. Un plan que habría creado ese puesto fracasó en la Legislatura por segundo año consecutivo. Los expertos que trabajan en la política de calor extremo dicen que es fundamental para los objetivos del estado contra el calor extremo.

“Creo que ahora mismo existe la sensación de que algo como el calor extremo puede integrarse en otras políticas”, dijo V. Kelly Turner, codirector del Centro Luskin para la Innovación. Los expertos afirman que hay que seguir trabajando, y que debe haber un papel oficial que coordine esos esfuerzos.

En Los Ángeles, Segura dijo que está trabajando para transformar la planificación y los mensajes de la ciudad sobre el calor extremo. Ha lanzado la campaña #HeatRelief4LA para concienciar sobre los peligros de las temperaturas extremas y cómo mantenerse a salvo. Su oficina se está asociando con organizaciones locales para tratar de llegar a todos los angelinos, dijo.

Anuncio

Y aunque Parfrey, el líder de Climate Resolve, aplaude la formación de un puesto de oficial de calor en L.A., dijo que la realidad se queda corta.

“Creemos que es un primer paso grande, pero insuficiente”, dijo Parfrey. Segura “ya tenía un trabajo de 80 horas semanales, y luego añadieron este título a su lista de actividades ya existentes”.

Segura dijo que, aunque la función adicional le ha llevado mucho tiempo, fue útil tener su experiencia como directora de movilización de emergencias climáticas.

Anuncio

“Creo que, dado que [el calor extremo es] un peligro climático, tiene sentido que el funcionario esté en la oficina de movilización de emergencias climáticas”, dijo Segura. “Pero no me di cuenta de que iba a ser la jefa”.

A pesar de su pequeño presupuesto y equipo, Segura se ha asociado con otros organismos para actualizar y ampliar el mapa de instalaciones con aire acondicionado abiertas a los residentes durante el calor extremo en todo el condado.

Su último proyecto es un mapa de “puntos frescos” específico de la ciudad que marca los centros de refrigeración, así como los puestos de hidratación, las zonas de sombra y otros refugios disponibles.

Anuncio

Krekorian dijo que lo que más le entusiasma es la “tremenda coordinación” entre Segura y otros departamentos de la ciudad para prepararse mejor para esta ola de calor y planificar la mitigación del calor en el futuro.

Pero tanto Krekorian como Segura coinciden en que aún queda mucho por hacer. Krekorian quiere que los centros de refrigeración se amplíen más allá de las bibliotecas y los centros recreativos y que se utilicen más centros comunitarios naturales, como lugares de culto o negocios locales.

Parfrey está de acuerdo en que debe haber mejores opciones para los que necesitan alivio durante el calor extremo. Calificó el sistema de centros de refrigeración como “lamentablemente inadecuado” y dijo que las instalaciones suelen estar infrautilizadas.

Anuncio

Segura dijo que la ciudad también necesita mucha más infraestructura verde y azul, que describió como vegetación y árboles de sombra, y estaciones de hidratación o estructuras de sombra. Y aunque la ciudad tiene acceso a la tecnología de mapeo altamente precisa y detallada para entender qué comunidades son las más afectadas durante los períodos de calor extremo, L.A. todavía no tiene un plan real para la mejor orientación y respuesta a estos barrios, cuyos residentes tienden a ser personas de color de bajos ingresos.

Segura dijo que su oficina está trabajando en mejorar los mecanismos de comunicación para llegar a esas “comunidades de primera línea”. La necesidad de que Los Ángeles y el estado respondan mejor al calor extremo es urgente, dijo, especialmente para los más susceptibles.

“No es por moralidad, ni por caridad, ni por nada parecido”, dijo Segura. “Es porque si no atendemos a las comunidades más vulnerables de primera línea e invertimos en ellas, no tendremos una solución para nadie”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

https://www.latimes.com/california/story/2022-09-03/california-promises-to-do-better-on-heat-waves-but-can-it?fbclid=IwAR1Ip3EHF7fvvH24NkgWLfNT1pZXu94DXO8wC_ThBDsrrZBPIM60evVSA2s


Anuncio