Anuncio
Share
Deportes

Alberto Del Río tiene agarrón ante Tito Ortiz

Patron_951018.JPG
El Patrón no se esperó al sábado y soltó un par de golpes.
(Agencia Reforma)

Del Río, que no pelea desde 2010, vivió a tope la ceremonia de pesaje rumbo a la contienda que encabeza la cartelera del evento Tito vs. Alberto

Nada, ni una jugosa propuesta económica desde Arabia Saudita, hará que Alberto El Patrón, conocido también como Alberto Del Río, siga en las artes marciales mixtas, por lo que la batalla que protagonizará la noche de esta sábado contra el estadounidense Tito Ortiz será la última.

Y cómo será la última, el ex Del Río, que no pelea desde 2010, vivió a tope la ceremonia de pesaje rumbo a la contienda que encabeza la cartelera del evento Tito vs. Alberto - What Side Are You On? (¿De qué lado estás?), que se realizará en la Payne Arena de Texas, a unos kilómetros de la frontera que separa México y Estados Unidos.

"Ésta es mi última pelea. Arabia Saudita nos puso una oferta, pagando incluso el doble de lo que estoy sacando para esta pelea, yo ya les dije que no. Yo hice esta pelea por las razones correctas”, explicó el hijo del bifacial, quien en las artes marciales mixtas tiene marca de 9-5-0.

“Yo ya cumplí mi parte. Me sacaron y saqué a patadas y golpes la bestia del sótano, como dijo Rocky Balboa. Yo después de mañana en la noche yo ni siquiera me quedo aquí, me voy a abrazar a mis hijos que tengo tres meses de no estar con ellos; agarro un carro, me voy a San Antonio Texas y me voy con mis hijos”, manifestó.

Anuncio

Después de cumplir con la báscula en el peso pactado (210 libras), los protagonistas del enfrentamiento sacaron a relucir las armas. “The Huntington Beach Bad Boy” empujó al heredero de Dos Caras, quien se enojó y respondió del mismo modo, por lo que decenas de personas tuvieron que intervenir para evitar que la jaula fuera sustituida por el escenario.

Y es que el Hércules Potosino no perdona que el ex monarca de la UFC haya lanzado críticas contra los mexicanos a lo largo de la preparación para el pleito al que, a la postre, el californiano llegó enfundado en una bandera en apoyo al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Como se lo dije aquí arriba, todo lo que sale de su boca son puras incoherencias, se contradice en todo lo que hace y dice. Sus creencias, no sabe si quiere a México, si quiere a los americanos. Dice que quiere ser la cara de esta empresa que es de latinos y mexicanos, cuando no quiere a los latinos y a los mexicanos en Estados Unidos”, aseguró.


Anuncio