Anuncio

Al Padilla fue más que una leyenda entre los entrenadores del Este de Los Ángeles

 Al Padilla
Desde la cuna hasta la tumba, Héctor Albert Padilla, quien falleció la semana pasada a los 90 años, fue un elemento fijo en la escena del futbol americano de Los Ángeles y en la vida de los jugadores que entrenó.
(Cortesía de la familia Padilla)

En el transcurso de cuatro décadas, Padilla se convirtió en una institución en East L.A., enseñando el juego a generaciones de jóvenes en Roosevelt High y luego rivalizando con Garfield High antes de mudarse al East L.A. College

Nadie niega que Al Padilla fue un entrenador fuerte de futbol americano. Con sus rasgos contundentes, cabello negro y espeso, tenía ese aspecto. Acechando el campo, refunfuñando y gritando, hizo que sus equipos repitieran los mismos ejercicios una y otra vez hasta que lo hicieron bien. La gente todavía cuenta la historia del liniero que se atrevió a responderle.

“El entrenador me llamó y me dijo que me quitara el casco”, recuerda J. Jon Bruno después de tantos años. “’¡Zas!’ Me golpeó en el costado de la cabeza con su pequeña pizarra ".

Lo golpeó tan fuerte que se rompió su pequeña pizarra. A la mañana siguiente, Bruno se presentó en la oficina de Padilla con un pequeño pizarrón de nuevo.

“Fue mi culpa”, dice. “Nunca podría enojarme con él”.

Anuncio

En el transcurso de cuatro décadas, Padilla se convirtió en una institución en East L.A., enseñando el juego a generaciones de jóvenes en Roosevelt High y luego rivalizando con Garfield High antes de mudarse al East L.A. College, donde llevó a los Huskies a su primer campeonato estatal.

El futbol americano fue solo una parte del impacto de Padilla en la comunidad. Mucho después de que los jugadores se graduaran, recibían una llamada telefónica o una nota de su antiguo entrenador, que los estaba controlando. Si alguien necesitaba un trabajo, buscaba por ahí. Si alguien moría, reunía a sus compañeros de equipo para que sirvieran como portadores del féretro.

“Al podía ser un tipo duro”, dice Mike Garrett, quien jugó para Padilla en Roosevelt antes de ganar el Trofeo Heisman en USC y jugar en dos Pro Bowls y un Super Bowl con los Kansas City Chiefs. “Pero fuera del campo, te amaba hasta la muerte”.

Cuando Padilla murió a los 90 años a principios de este mes, se corrió la voz rápidamente. Sus exjugadores se compadecieron. Algunos lloraron, incluido Bruno, quien creció hasta convertirse en obispo de la Diócesis Episcopal de Los Ángeles. “No debería romper a llorar”, dice Bruno, “pero fue uno de los mejores mentores de mi vida”.

Anuncio

::

Muchos buenos jugadores, como Garrett, han pasado por Roosevelt y Garfield a lo largo de los años. Pero ninguna de las escuelas, situadas a unas cuatro millas de distancia, ha sido considerada una potencia futbolística.

Sin embargo, son un gran problema en la comunidad.

Hasta 20.000 personas asisten a su juego anual de rivalidad, el East L.A. Classic, cada otoño. Las familias se definen por a quién apoyan, los Rough Riders o los Bulldogs. Y Padilla estaba en el centro de todo.

Anuncio

“No debería romper a llorar, pero fue uno de los mejores mentores de mi vida”

J. Jon Bruno, exjugador

Su carrera como entrenador comenzó en Roosevelt a mediados de la década de 1950. Luego se cambió a Garfield, dice Garrett, solo medio en broma, en la década de 1960.

Los ex jugadores recuerdan su atención a los detalles, especialmente a lo largo de la línea de golpeo, donde había jugado en la escuela preparatoria y la universidad. Las prácticas eran exigentes, siempre más duras que los juegos.

“El entrenador quería la perfección”, dice Bill González, un corredor estrella de Garfield a principios de la década de 1960. "Él decía: ‘Hágalo bien, hágalo bien’”.

Anuncio

Les decía con una voz que nunca olvidarán.

“Oh, Dios mío”, dice González, “se le podía escuchar por toda la maldita escuela”.

Al Padilla en una foto sin fecha.
(Cortesía de la familia Padilla)

Los Bulldogs de Garfield habían sufrido años decepcionantes cuando Padilla asumió el cargo. En su segunda temporada, eran campeones de ligas, pero las victorias y las derrotas no explican completamente el legado del entrenador.

Anuncio

Padilla siempre dejaba una caja de manzanas o naranjas en el vestuario de los visitantes el día del partido y le indicaba a su equipo que saludara a los oponentes durante los calentamientos. Fuera del campo, exigía buenas notas. Si un jugador tenía problemas con el trabajo escolar o cualquier otra cosa, se esperaba que los compañeros de equipo lo ayudaran.

“Nos enseñó lo importante que era mantener las relaciones”, dice Bruno. “Cuidarnos unos a otros”.

Paternal es un término que usan a menudo sus exjugadores. El hombre al que continuaron llamando “entrenador” durante su edad adulta era a partes iguales exigente y solidario, siempre vigilando.

“El entrenador se crió sin padre”, dice Garrett. "¿Sabía usted eso?”

Anuncio

::

Aunque Occidental College le ofreció una beca deportiva, Padilla no pudo aprobar el examen de ingreso a inglés. Reaccionó de la misma manera diciendo… ‘hazlo bien’, algo que luego enfatizaría a los jugadores.

Primero fue un período en el ejército, luego dos años en la universidad. En 1950, se trasladó a Occidental, donde se convirtió en un guardia de toda la conferencia en la línea ofensiva de los Tigres. Con 5 pies y 9 pulgadas y 185 libras, el fútbol profesional estaba fuera de discusión; otro tipo de carrera deportiva lo llamaba.

“No, no había muchos entrenadores latinos”, dijo González, “pero tenía la intención de hacer eso”.

Anuncio

Roosevelt High le dio un comienzo, dirigiendo el equipo de futbol americano universitario junior, y no pasó mucho tiempo antes de que Padilla se abriera camino. Su hijo, Steve, editor de Column One en el Times, lo recuerda volviendo a casa con la voz ronca. El entrenador no estaba enfermo; había estado gritando a sus jugadores toda la tarde.

"¿Estaban metiendo la pata?” Preguntó Steve.

“No”, respondió su padre. “Era el momento de gritarles”.

En esta era, su estilo, especialmente la parte en la que rompe un portapapeles sobre la cabeza de un jugador, podría no ser aceptable, pero Garrett sugiere que Padilla sea visto en el contexto de su época.

Anuncio

“Fue un retroceso a la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea”, dice Garrett. “Su generación sirvió en el Ejército, luego regresó y enseñó a la siguiente generación con severidad, pero también con compasión”.

::

Lynn Cain había terminado de jugar al futbol americano.

Después de tres temporadas en la USC y siete más en la NFL con los Falcons de Atlanta y los Rams de Los Ángeles, el corredor decidió convertirse en entrenador. Su primer trabajo en una escuela preparatoria de Atlanta lo llevó a un lugar en el personal de Southwest Baptist University.

Anuncio

Al Padilla durante su tiempo en el Ejército de Estados Unidos.
Al Padilla durante su tiempo en el Ejército de Estados Unidos.
(Cortesía de la familia Padilla)

Al llegar al campus en una pequeña ciudad de Missouri, recibió una carta de Padilla.

“Vaya”, recuerda haber pensado. "¿Cómo supo Al Padilla que estaba en Missouri?”.

Una década antes, Cain había sido parte del mayor éxito de Padilla, esa temporada de campeonato en East L.A. College.

Anuncio

Los Huskies no eran un gran equipo cuando Padilla asumió el control, tropezando con un récord de 1-9 en la primera temporada. Necesitando sangre fresca, recorrió el sur de California en busca de talentos que las escuelas más grandes habían pasado por alto. Cinco de los prospectos que descubrió, incluidos Cain, Mike Davis y David Gray, finalmente terminaron en la NFL.

“Piense en los tipos que reclutó", dice Cain. “Era como una historia de Disney”.

El equipo de 1974 cambió su récord a 9-1-2, derrotando a San Jose City College en el Shrine Potato Bowl para ganar el título estatal. Aunque el equipo pronto se dispersó, algunos asistieron a programas de la NCAA y otros abandonaron el futbol americano, Padilla agregó sus nombres a una larga lista.

“Se mantuvo conectado con sus jugadores”, dijo Cain. “Siempre tuve una idea de lo que hacía en la vida”.

Anuncio

Padilla ayudó a Cain a conseguir el trabajo de entrenador en jefe en East L.A. College en 2007. Encontró empleos para otros exjugadores fuera del futbol americano, ya sea trabajando en una fábrica o repartiendo carne.

Este énfasis en las relaciones, en el cuidado mutuo, se contagió a los hombres que jugaban para él. Continuaron visitando a Padilla y a su esposa, Dora, en su casa de la Alhambra mucho después de su jubilación, luego de que comenzaran a aparecer mechas grises en su cabello negro y esa voz se volviera un poco más ronca, un poco más tranquila.

En los últimos años, cuando él y Dora se mudaron a un centro de vida asistida, sus exjugadores llevaron a sus hijos y nietos a conocer al antiguo entrenador.

“Al Padilla fue genio y figura hasta la sepultura”, manifestó Cain.

Anuncio

For the original story in English, please click here.


Anuncio