Anuncio

Los Clippers se sienten libres con Tyronn Lue: ‘No soy un tipo que cree que lo sabe todo’

Clippers coach Tyronn Lue high-fives forward Marcus Morris as he comes off the court
Clippers coach Tyronn Lue high-fives forward Marcus Morris as he comes off the court during a game against the Pacers on Sunday at Staples Center.
(Robert Gauthier / Los Angeles Times)

Si bien el entrenador de los Clippers, Tyronn Lue, ha ganado dos títulos de la NBA como jugador y uno como entrenador, los jugadores saben que sus conversaciones son bidireccional

El alero de los Clippers, Marcus Morris, hablaba de la importancia de la experiencia de su entrenador en el campeonato el domingo por la noche cuando se sorprendió a sí mismo, preguntándose si se había equivocado.

“Ha ganado uno”, dijo Morris sobre Tyronn Lue. “O tal vez dos. ¿Ganó dos?”.

Tres, de hecho, pero fue suficiente para subrayar el punto de Morris. Los Clippers fueron construidos para ganar a lo grande, pero pocos saben realmente lo que se necesita para poder hacerlo. Cuando Lue habla, los demás lo escuchan.

Formar parte de dos temporadas de título con los Lakers, y entrenar a Cleveland hace cinco años, le enseñó mucho a Lue, pero no todo. Le ha dicho a su equipo lo mismo a los tres meses de haber sido entrenador de los Clippers. Por eso cuando Lue habla, espera que los jugadores interactúen.

Anuncio

“No soy un tipo que cree que lo sabe todo”, dijo Lue. “Solo quiero hacerlo bien en lugar de pensar que lo sé todo. Es bueno tener un diálogo con tus jugadores, ver lo que piensan, qué ideas tienen y cuándo puedes hablarles de ‘OK, bueno tus pensamientos no son correctos por esto’, y puedes explicárselo, creo que lo hace mucho mejor”.

“Tener esa comunicación constante con tus jugadores, creo que es realmente bueno y ellos siempre se sienten parte de ello. No es que todo el tiempo tenga razón, tampoco que ellos siempre tengan razón. Solo queremos hacerlo bien”.

Casi un mes después de esta temporada en la que tantas cosas podrían salir mal, ya sea por la pandemia, por la resaca de la temporada pasada por haber perdido una ventaja de 3-1 en los playoffs o por los problemas entre noche y noche de la NBA, los Clippers han estado a menudo en el lado derecho del marcador. Tras la victoria del domingo en Indiana por 33 puntos, los Clippers obtuvieron el segundo mejor récord de la liga y la tercera mejor diferencia de puntos, a pesar de una pérdida de 51 puntos al principio.

El mejor comienzo de la carrera de Paul George, el resurgimiento de Nicolas Batum y la lista de los mejores tiradores de la NBA han influido mucho en ese comienzo de 10-4. No hay que pasar por alto, dijo el alero Kawhi Leonard, el diálogo del equipo.

Anuncio

“Está abierto, puedes decir lo que quieras”, dijo Morris el domingo. “Todo el mundo se respeta, escucha a los jugadores y nosotros seguimos adelante. Y el diálogo entre jugadores y entrenadores tiene que ser fuerte si quieres ganar un campeonato”.

”... Nos sentimos defraudados por el año pasado y lo primero que hicimos antes de reunirnos fue dejarlo pasar. Es una nueva temporada, es un equipo nuevo, estamos tratando de salir ahí cada día y mejorar”.

Pero para hacerlo se requiere saber dónde se necesita mejorar y desde su derrota de 51 puntos ante Dallas, el mayor margen de pérdida en la historia de la franquicia, hasta perder una ventaja de 22 puntos en una derrota en Golden State, ha habido mucho que discutir.

“En San Francisco quizá nos quedamos una hora después del partido en los vestuarios hablando entre nosotros”, dijo Batum. “Así que hay diferentes maneras de vincularse”.

Anuncio

En su intento por impulsar a los Clippers, Lue no ha confiado solo en el método socrático. Después de 10 juegos eliminó las ineficaces combinaciones de cinco hombres y algunos contribuyentes de la rotación regular, después de consultar los datos de la alineación. Mirar los números le llevó a conversaciones mientras explicaba su razonamiento para los cambios.

“Lo más importante es tener un diálogo sobre las cosas, hablar con los demás, los entrenadores y los jugadores, juntos”, enfatizó Lue. “Charlar de lo que vemos, de lo que dicen los números y creo que los chicos lo entendieron”.

Morris conocía a Lue desde mucho antes de convertirse en su entrenador, y esa familiaridad llevó al veterano delantero a ser optimista en que esa confianza podría ayudar a reparar en un vestuario en el que se habló mucho la temporada pasada, pero no siempre se escuchó.

Cuando el campamento de entrenamiento comenzó en diciembre, Morris dijo que Lue “no tiene realmente ese ego” y que, junto con la voluntad de abrazar ideas, le había levantado la confianza. Siete semanas después de que se abriera el campamento, esa creencia no se ha perdido.

Anuncio

“Siento que nuestra energía es mucho mejor esta temporada”, manifestó Morris el domingo. “Creo que los chicos están cooperando”.

Dijo George: “Es un verdadero vínculo. Es divertido con este equipo, está unido, estamos juntos. Es uno de los mejores vestuarios en los que he estado. Es solo, esperemos que lo vean, lo bien que estamos acoplándonos”.

Ha habido dolores en el crecimiento. Las primeras marcas incluían la pérdida de balones, facilitada por una defensa porosa en la segunda mitad y lanzamientos fríos en el ataque. Luchar contra la autocomplacencia “consiste en romper las cosas y decirles paso a paso lo que está ocurriendo cuando los equipos vuelven y nos hacen esos puntos”, expuso Lue. “Hemos estado hablando de eso durante la última semana más o menos”.

Al mantener una cómoda ventaja en la segunda mitad contra Sacramento e Indiana para ampliar a cuatro su racha de victorias, los Clippers demostraron que habían escuchado.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio