Anuncio

Doc Rivers sobre Kobe Bryant: la ‘mentalidad Mamba’ cambió la NBA

Lakers legend Kobe Bryant and Clippers coach Doc Rivers chat after a game in 2016.
(Andrew D. Bernstein / NBAE via Getty Images)

El exentrenador de los Clippers y los Celtics, Doc Rivers, quien ahora está con los 76ers, reflexiona sobre la leyenda de los Lakers, Kobe Bryant, un año después de su muerte

Doc Rivers estaba en una función de caridad hace un año en Los Ángeles cuando miró hacia arriba para ver un espectáculo inesperado: la llegada de Kobe y Vanessa Bryant.

Algunos de los enfrentamientos más memorables de Bryant durante sus 20 años como estrella de los Lakers habían sido contra equipos de los Celtics entrenados por Rivers. En 2008 se enfrentaron durante seis partidos en Las Finales de la NBA hasta que Boston se impuso, y antes de que Bryant dejara la cancha, se paró a hablar con Rivers en medio de la celebración.

“Estaba llorando y yo lo abrazaba, hablábamos y pude sentir no solo sus lágrimas, sino también su deseo de venganza en ese momento”, dijo Rivers por teléfono la semana pasada. “Cada vez que respiraba pensaba, planeaba la forma de volver a ganar’“.

Bryant lo hizo dos años después, en una victoria en el séptimo juego contra Boston, y diría que su quinto campeonato era su favorito. El empuje de Bryant lo convirtió en el “oponente perfecto”, subrayó Rivers. Sin embargo, en todos sus famosos encuentros, su relación rara vez había sido más profunda que los rápidos saludos. Eso empezó a cambiar, comentó Rivers, después de que Bryant se retirara en 2016.

Anuncio

Rivers vivía cerca de Los Ángeles, entrenando a los Clippers, mientras que Bryant se embarcó en su carrera post-básquetbol desde Orange County, y cuando sus caminos se cruzaron, tuvieron la oportunidad de tener conversaciones más largas. Cuando se vieron en el evento de caridad, fue la segunda vez que se pusieron al día en un mes.

“Terminamos en alguna esquina hablando y otra vez, siempre sobre el ‘08 y el ‘10”, relató Rivers. “Es asombroso lo rápido que volvimos allí. ...Hacía preguntas como, ‘¿Qué pensabas cuando me pusieron una fuerte defensa en el Juego 7, no lo habías hecho en todo el año?, eso me sorprendió’, dijo Bryant. ‘Eso me atrapó en la primera mitad. Me atraparon con eso’”.

While the Lakers' Kobe Bryant talks to a referee, Celtics coach Doc Rivers discusses strategy with forward Kevin Garnett.
While the Lakers’ Kobe Bryant talks to a referee, Celtics coach Doc Rivers discusses strategy with forward Kevin Garnett during Game 4 of the 2008 NBA Finals.
(Stephen Dunn /Getty Images)

“Nos reíamos de las cosas. Cuando le lanzó el pase a Artest, le dijo: ‘Sabía que no creían que lo lograría’. Era ese tipo de charla. Eran muy buenas conversaciones”.

Anuncio

Sería la última.

Tres semanas más tarde, después de que Bryant, su hija Gianna y otras siete personas murieran en un accidente de helicóptero cerca de Calabasas, Rivers lloró delante de los periodistas en Orlando, Florida, antes de un partido en el que dijo que ninguno de los dos equipos estaba emocionalmente preparado para jugar. Esta semana, al acercarse el primer aniversario del accidente, Rivers comentó que quedan los recuerdos del accidente y que sus heridas, y las de la NBA, siguen “muy frescas”.

“Conocerlo durante los últimos seis meses y que de repente se haya ido, fue para mí, personalmente, simplemente devastador”, expresó Rivers.

Rivers había comenzado el 26 de enero no como entrenador sino como abuelo, visitando a su nieto Austin Rivers en las afueras de Orlando. Ese subidón emocional duró hasta las primeras horas de la tarde cuando, mientras se preparaba para salir del hotel de los Clippers para ir al estadio, recibió una llamada del veterano presentador de deportes de KCBS-TV, Jim Hill, quien le advirtió a Rivers que creía que le había ocurrido algo trágico a Bryant.

Anuncio

A medida que se hacían públicos más detalles, Rivers sintió dolor a diferentes niveles. El helicóptero Sikorsky S-76B se había estrellado entre la niebla y las nubes bajas en el camino a un torneo juvenil de baloncesto en la Academia de Mamba de Bryant en Thousand Oaks. También a bordo estaban los compañeros de equipo de Gianna Bryant, sus padres y entrenadores. Rivers pensó en los años que pasó como un autodenominado “papá AAU”, ayudando a transportar a sus cuatro hijos y a sus amigos a torneos juveniles de alto nivel en todo el país. Todavía puede oír a los niños bromeando en el asiento trasero.

“Recuerdo un millón de veces tener medio equipo en mi auto”, dijo Rivers. “Así es como era. Entonces sabes exactamente lo que estaba haciendo. Te das cuenta por qué lo hacía. Te pones en esa posición”.

Como jugador durante el apogeo de Michael Jordan, Rivers vio como una generación seguía el patrón de su estilo de juego en los Bulls, incluido Bryant. Pero hasta que llegó al estadio de Orlando, entrando en un “vestuario devastado que requería asesoramiento, que necesitaba abrazos”, Rivers no se dio cuenta de hasta qué punto Bryant se había convertido en la imagen en la que tantos en la liga habían modelado su juego.

Las estrellas Paul George y Kawhi Leonard, ahora con los Clippers, crecieron viendo a Bryant antes de formar relaciones con él a medida que ascendían en la NBA. Por recomendación de Bryant, Leonard dijo que incluso había contratado al mismo piloto involucrado en el accidente para viajar de su casa cerca de San Diego a Los Ángeles. El guardia Lou Williams jugó para los Lakers durante la última temporada de Bryant. El guardia novato Terance Mann comentó que un libro escrito por Bryant le cambió la vida. El centro Ivica Zubac idolatraba a Bryant cuando era adolescente y jugaba en Croacia, pero, incluso cuando empezó su carrera con los Lakers, nunca conoció Bryant. Cuando la camiseta de Bryant se retiró en el Staples Center en 2017, Zubac estaba asignado al equipo de la Liga G de los Lakers.

Anuncio

“Tuve que verlo en la televisión”, dijo Zubac el verano pasado. “Eso fue doloroso para mí”.

La exestrella de los Lakers convertida en ejecutivo hizo el cambio del día del draft que llevó a Bryant a Los Ángeles. Es un momento emotivo para Jerry West

“Su impacto duradero, al menos el actual, es que muchos jugadores intentan diseñar su juego y todo su ser como Kobe, y tienen la ‘mentalidad Mamba’ como Kobe”, señaló Rivers. “Él cambió el juego de esa manera, y eso es un signo de grandeza”.

Rivers ha tenido un año para pensar en ese día; lo que vuelve a hacer es el desapego emocional que sintió durante la eventual victoria de su equipo contra Orlando. Rivers dijo poco durante los tiempos muertos. Mirando a su cuerpo técnico durante el primer cuarto, vio al asistente Tyronn Lue, un amigo y antiguo compañero de Bryant, llorando en la línea de banda. Intentó decirle a su equipo que se concentrara durante el discurso del medio tiempo, pero se cayó porque él tampoco pudo concentrarse.

Anuncio

“Juro por mí que, durante todo el partido, no pude dejar de pensar en ello”, aseguró Rivers. “En lo que pasó, la tragedia, y entonces pensaba en Vanessa... eso fue aplastante para mí, era un padre”.

“Creo que fue Kawhi en el medio del tercero, podías verlo decir: ‘No voy a perder este juego’. Aparte de eso, a ningún equipo le importaba. Incluso uno de los árbitros hizo una marcación terrible y yo no dije nada y él miró y yo respondí: ‘¿Qué quieres que haga, hermano?’. Afectó a todo el mundo”.

Un día Rivers espera que cualquier mención de Bryant evoque alegría para los que recuerden su implacable estilo de jugar.

Durante las primeras semanas de la pandemia la primavera pasada, Rivers vio una repetición del séptimo juego de las finales de 2010. La transmisión le ayudó a descubrir algunos detalles del juego que había olvidado. También vio los momentos que Bryant no tuvo, los que le había preguntado a Rivers esa noche de enero.

Anuncio

Bryant “solo estaba dejando entrar al mundo exterior”, dijo Rivers. Eso lo incluía a él también.

“Aún no he alcanzado esa alegría”, expresó Rivers. “Estoy seguro de que lo haremos. Lo hacemos con todos. Pero aún no he llegado a ese punto”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Anuncio


Anuncio