Anuncio

Tom Brady nuevamente acapara los reflectores en el Super Bowl, pero con uniforme nuevo

Tampa Bay Buccaneers quarterback Tom Brady reacts after winning the NFC championship NFL football game.
(ASSOCIATED PRESS)

El mariscal de campo de los Buccaneers de Tampa tratará de guiar a su equipo a un título como lo hizo con los Patriots por muchos años

Tenía que ser Tom Brady, ¿quién más?

El 7 de febrero, el veterano quarterback estará jugando su décimo partido por el campeonato de la NFL, y lo hará, como acostumbra, rompiendo a su paso todos los récords posibles.

A diferencia de las nueve ocasiones anteriores, Brady buscará ganar un anillo de Super Bowl para la NFC y con un uniforme muy diferente al de los Patriots de Nueva Inglaterra.

Gracias a la excelente actuación de su defensiva, comandada por Shaquil Barrett y Jason Pierre-Paul, y a la frialdad de Brady para jugar los partidos importantes, los Buccaneers de Tampa Bay vencieron 31-26 a los Packers de Green Bay y consiguieron su lugar en el Super Bowl LV, que tendrá un sabor especial por diferentes razones.

Anuncio

Nunca antes, un equipo ha tenido la posibilidad de jugar el Súper Bowl en su estadio, otra marca que Brady puede presumir haber roto en sus más de dos décadas como profesional.

En su primera temporada con Tampa Bay, el lanzador de 43 años se las ingenió para guiar a los Bucs al segundo Super Bowl en su historia y ahora espera coronar la temporada con un triunfo que haga más extensa su ventaja como el quarterback más ganador de todos los tiempos.

Para acceder al Súper Domingo, Tampa Bay y Brady tuvieron que terminar otra racha: 7 partidos consecutivos perdiendo ante Green Bay.

Ni siquiera tres intercepciones consecutivas de Brady le bastaron a Green Bay para reponerse de una desventaja de 28-10, lograda principalmente gracias a la presión ejercida por la defensa de los Buccaneers sobre Aaron Rodgers, quien volvió a fallaren su intento por regresar a los Packers a un Super Bowl.

Anuncio

Por los cielos

Ver a Tom Brady jugar su décimo Super Bowl ante el estelar Patrick Mahomes en el Raymond James Stadium tendrá un alto costo.

Los boletos para ser uno de los 22 mil aficionados que estarán en el inmueble subieron considerablemente de precio tras conocerse a los finalistas.

Antes de los Juegos de Conferencia, los boletos oscilaban entre 3 y 4 mil dólares, mientras que, tras los partidos, el costo ascendió a precios entre los 9 mil y 11 mil dólares.

Anuncio


Anuncio