Anuncio
Share

Los Lakers inician un largo camino para repetir el título de la NBA contra los Warriors

Lakers LeBron James and Marc Gasol try to trap Warriors guard Stephen Curry.
LeBron James y Marc Gasol, de los Lakers, intentan atrapar a Stephen Curry, de los Warriors, durante un partido de esta temporada. El miércoles se enfrentarán de nuevo en el torneo de la NBA.
(Luis Sinco / Los Angeles Times)

Los campeones defensores de la NBA Lakers y LeBron James nunca tuvieron el control de una temporada de altibajos. Ahora tienen un enfrentamiento de un juego con Stephen Curry.

Es probablemente la única forma en que esta temporada regular podría haber terminado, los Lakers del equipo A contra algún oponente del equipo C, el resultado es casi irrelevante para lo que viene después. Porque, ¿por qué debería terminar una temporada regular llena de giros sin al menos algo de incertidumbre?

Los Lakers nunca tuvieron el control de su temporada, no pudieron ante lo corto de la temporada anterior, como tampoco después de su campeonato de burbuja. No con sus dos superestrellas fuera de la cancha por lesiones y no con tantas preguntas mientras se dirigen a la postemporada.

No importó que los Lakers estuvieran completos el domingo por la noche en Nueva Orleans o que ganaran por 110-98. Su destino se decidió en Portland, donde una victoria aplastante contra Denver selló su destino en los play-in.

Entonces, ¿por qué estaba LeBron James en el partido?

Anuncio

Era todo lo que les quedaba a los Lakers. Y luego, cuando eso también estaba en duda, el plan era sacar a James del partido justo en el momento en el que el tobillo derecho del jugador pareció resentirse.

Otra vez el destino intervino en lo que los Lakers habían planeado.

“No puedes preocuparte por lo que aún no ha sucedido”, dijo después el entrenador Frank Vogel. “Los jugadores tienen que entrar en ritmo y tener la capacidad de jugar bien. ... Siempre es un equilibrio”.

Anuncio

Vogel dijo que James le comentó que estaba bien, que el tobillo no sería un problema. Y eso es bueno. Porque un problema podría venir para los Lakers en la primera intervención de la NBA de un torneo de cuatro equipos.

Stephen Curry y los Golden State Warriors son uno de los equipos más temibles contra los que se puede jugar en una serie de un solo partido. Los Lakers intentarán apagar a Curry, el campeón anotador de la NBA, el miércoles en el Staples Center. Una derrota significa que los Lakers tendrán una última oportunidad de alargar su temporada, ya sea enfrentándose a Ja Morant y los Grizzlies de Memphis o a los Spurs de San Antonio de Gregg Popovich.

Están muy lejos de las presumibles Finales de la NBA, Lakers-Brooklyn Nets que parecían tan inevitables antes de que Anthony Davis se lastimara el tendón de Aquiles el 24 de febrero.

Desde entonces, ha sido una lucha por la estabilidad, una batalla que no han podido ganar. E incluso cuando parecía que la tenían, un paso en falso o una mala prueba, y toda la estabilidad desaparecía.

Anuncio

Los Lakers nunca han tenido el control de esta temporada, no después de que la NBA y la NBPA les hicieran saber que la temporada empezaría antes de Navidad. La pretemporada se centró en la recuperación en lugar de en la preparación, murmuraban los reclutadores y ejecutivos de la liga mientras Davis intentaba ponerse en forma.

Su lesión era mala; la de James -resultado de una imprudencia- hizo las cosas casi imposibles. Un viaje a finales de temporada de Dennis Schroder significó que por los protocolos COVID de la NBA, los Lakers tuvieran que jugar un tramo de partidos sin un verdadero base.

Tal vez fue el calendario comprimido que utiliza la NBA para jugar el mayor número de partidos en el menor tiempo posible.

Y, ciertamente, podría haber sido el cúmulo de las dos últimas temporadas mezcladas en una sola.

Anuncio

De los cuatro equipos que más tiempo han jugado en la burbuja, todos han tenido algún tipo de adversidad o problemas de lesiones. Denver fue el mejor, pero perdió a Jamal Murray por una devastadora lesión de rodilla.

Los Celtics de Boston, uno de los favoritos de la pretemporada, están en el torneo de repesca en el Este con Washington, Indiana y Charlotte. Miami tendrá una dura serie de primera ronda contra Milwaukee, tercer cabeza de serie, tras una temporada irregular.

Y los Lakers, bueno, ¿quién sabe cómo reaccionará el tobillo lesionado de James a este último paso en falso?

“Definitivamente tenemos defectos que debemos resolver rápidamente”, dijo Jared Dudley.

Anuncio

Sus posibilidades de desempate se esfumaron en las derrotas clave ante Dallas y Portland, con una jugada aquí o una jugada allá. La clasificación nunca ha sido la fuerza motriz de la forma en que los Lakers han jugado esta temporada, pero podría terminar siendo crítica.

“Para mí, la clasificación siempre son los resultados, ¿sabes lo que quiero decir? Creo que la forma adecuada de gestionar un equipo que entra en los playoffs es estar lo más sano y con el mayor ritmo posible y ganar todos los partidos que puedas”, dijo Vogel antes del partido. “Ganar todos los partidos que se pueda y donde sea que caigan los cabezas de serie, que caigan, y que vayas con confianza a cualquier enfrentamiento”.

Quizá los Lakers deberían estar confiados - el domingo parecía que los equipos de la NBA hacían todo lo posible para evitar tener que jugar contra ellos. Mientras los equipos maniobraban para conseguir el mejor camino en los playoffs, aparentemente todos miraban a los Lakers y trataban de ir en otra dirección.

Dudley dijo que según sus cálculos, es una idea errónea.

Anuncio

“Yo hubiera querido jugar con nosotros anteriormente”, manifestó. "... Cuantos más partidos, más fuertes nos hacemos”.

Al menos esa es la idea. La cuestión es si los Lakers pueden realmente ver sus planes hechos realidad.

“Estamos en posición de hacer algo especial, sin importar en lugar en el que estemos”, dijo Davis. “Será un fracaso si no lo ganamos todo”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio