Columna: La afición más fiel del LAFC ha vuelto a rugir, pero su querido líder se ha ido

On the first day of full attendance since the pandemic, the most notable figure in the city’s most celebrated cheering section was the one who was missing. He was Mo Fascio, the stocky, smiling symbol of this city’s most vibrant, multicultural sports community.

Share

El mayor fanático de los deportes de Los Ángeles, Mo Fascio, una fuerza unificadora y columna vertebral del club LAFC, es honrado después de perder su batalla con COVID-19

Sus compañeros de la afición del LAFC se reunieron en el césped frente a la habitación de hospital de Mauricio “Mo” Fascio, agitando banderas con su nombre, dándole una serenata con tambores, cencerros y amor.

"¡Dale, Dale, Mo!”

"¡Sigue adelante, Mo!”

La estrella del LAFC Carlos Vela grabó un video para Fascio mientras estaba intubado y sedado, Vela mirando fijamente a la cámara del teléfono, suplicando que se recupere pronto.

Anuncio
Anuncio

“Te mando un fuerte abrazo...”

“Te mando un fuerte abrazo...”

Era lógico que, mientras Fascio estaba solo y luchando contra el COVID-19 esta primavera, el hombre que ayudó a crear el grupo de seguidores más conocido de esta ciudad tuviera su propio grupo de seguidores.

El vicepresidente de la 3252, Mo Fascio, celebra después de presentar el Supporter's Shield 2019 a los jugadores del LAFC.
(LAFC)

También fue apropiado que Fascio respondiera ofreciendo la única cosa que compartió durante tres años mientras construía una cultura inclusiva y acogedora que llegaba mucho más allá de un campo de fútbol.

Lo compartió cuando disolvió las peleas entre los aficionados del LAFC y del Galaxy. Lo compartió cuando su reprimenda ayudó a silenciar el infame insulto antigay en español. Lo compartió cuando se reunió con otros aficionados en una calle del este de Los Ángeles para comprar todos los carros de los vendedores de fruta.

Anuncio

Al final, se quedó sin palabras, pero para entonces, las palabras no eran necesarias.

Uno de los últimos mensajes de texto de Mo Fascio era el emoji de un corazón.

El sábado por la noche se reunieron en su totalidad en el extremo norte del Banc of California Stadium por primera vez en casi dos años, gritando, bailando y cantando.

Son el famoso grupo de seguidores del LAFC conocido como Los 3252.

Solo que ahora, en realidad, son Los 3251.

En el primer día de asistencia completa desde la pandemia, la figura más notable de la sección de animación más célebre de la ciudad era la que faltaba.

Era Mo Fascio, el símbolo fornido y sonriente de la comunidad deportiva más vibrante y multicultural de esta ciudad. Era más que el vicepresidente de Los 3252, más que un líder del grupo de hinchas Ultras del Distrito 9, más que uno de los miles de personas que aclaman y patean y echan humo con cada éxito del LAFC.

A giant banner with the picture of Mauricio "Mo" Fascio at Banc of California Stadium.
Una pancarta gigante con la imagen de Mauricio “Mo” Fascio, vicepresidente de Los 3252, fallecido por COVID-19, se exhibe en el estadio Banc of California durante un partido entre el LAFC y el Austin FC el 17 de abril.
(Ringo H.W. Chiu / Associated Press)

“Era nuestros brazos de bienvenida, era nuestro pacificador; podía inspirar a cualquiera y a cualquier cosa”, dijo Jimmy López, presidente de Los 3252.

Era incluso más que los brazos.

Anuncio

“Era nuestra columna vertebral”, dijo Eddie Magaña, otro miembro del Distrito 9.

El 20 de marzo, en el Centro Médico Kaiser Permanente Downey, la columna vertebral de la afición se rompió cuando Fascio, de 54 años, murió de COVID-19.

Le sobreviven su esposa Anna, su hija Verónica, su hijo Ernesto y toda una franquicia deportiva que lo lloró como si fuera su superestrella.

Y resulta que sí lo era.

“Si pensamos en las contribuciones individuales que han forjado este club, Mauricio está entre ese pequeño grupo de personas en el que, sin él, no seríamos lo que somos”, dijo Larry Freedman, copresidente y director comercial del LAFC. “Todo el mundo conocía a Mo, y todo el mundo le quería”.

La profunda huella de su vida se vio acentuada por el enorme y arrollador dolor de su muerte.

“Era nuestros brazos de bienvenida, era nuestro pacificador; podía inspirar a cualquiera y a cualquier cosa”.

JIMMY LÓPEZ, PRESIDENTE DE LOS 3252, AL HABLAR DE MO FASCIO, FALLECIDO TRAS LUCHAR CONTRA EL COVID-19

¿Qué otro aficionado de la historia de esta ciudad causó tanto impacto que varios cientos de personas acudieron al estacionamiento del estadio del equipo la noche de su fallecimiento para celebrar un servicio conmemorativo improvisado? Esto es lo que ocurrió en el estadio Banc of California, donde los aficionados no solo alabaron la memoria de Fascio con flores y velas, sino que también escribieron y cantaron una canción en su honor.

"¡Mauri, mauri querido... esta hinchada jamás te olvidará!”

"¡Mauri, querido Mauri, esta hinchada nunca te olvidará!”

Anuncio

¿Qué otro aficionado de cualquier deporte, en cualquier lugar, sería celebrado durante el primer partido en casa después de su muerte con lo que fue esencialmente un servicio funeral comunitario? Esto es lo que ocurrió en el estadio Banc of California a mediados de abril durante el primer partido de la temporada del LAFC contra el Austin FC.

Los aficionados comenzaron el acto desplegando una manta gigante con la imagen sonriente de Fascio. Durante el partido, los jugadores llevaban brazaletes con la leyenda “Forza Mo”. Después, el delantero Latif Blessing desfiló por el estadio sosteniendo una foto de Fascio, que luego llevó al vestuario para que el equipo pudiera posar con ella, todos queriendo tocar a un verdadero héroe.

“Hablamos de personas más grandes que la vida”, dijo Freedman. “Pues Mo lo era de verdad”.

Por último, ¿qué aficionado ha sido tan venerado que el comisionado de la liga tuiteó sus condolencias y su equipo publicó un video conmemorativo? El comisionado de la MLS, Don Garber, emitió un comunicado que decía, en parte, “Todos nosotros en la Major League Soccer estamos desconsolados”. A continuación, el LAFC publicó un emotivo corto que duraba 2 minutos y 29 segundos, pero que parecía el documental de un rey.

“Su personalidad y su presencia y lo mucho que amaba al LAFC se percibía cada vez que teníamos la oportunidad de estar cerca de él”, dijo el entrenador del LAFC, Bob Bradley, durante el video. “Significaba mucho para todos nosotros”.

Ese significado no se podía encontrar en una animación particular de Fascio, aunque tenía tres tatuajes relacionados con el LAFC en sus brazos.

No animó más fuerte que nadie. No gritó más fuerte que nadie. No llevaba un equipo de marca llamativo ni hacía un baile tonto.

Su significado se encontraba en su suave capacidad para conectar, unir y construir una comunidad. Tendió un puente entre los distintos grupos de seguidores que componen Los 3252. Resolvía sus disputas, aliviaba sus tensiones, acogía a los recién llegados, abrazaba a los veteranos, hacía cumplir las reglas, creaba el tejido.

El día del partido, cuando el grupo de aficionados más diverso del panorama deportivo de esta ciudad se reunió y rugió como uno solo, lo hizo con una voz enriquecida y mejorada por Mo.

Anuncio

“Durante 90 minutos, podemos olvidar nuestras hipotecas, nuestras diferencias políticas, el barrio en que vivimos. Durante 90 minutos, todos vivimos en el extremo norte, estamos todos juntos; no importa quién seas”, dijo Fascio un año antes de su muerte en el podcast LAFC Shoulder 2 Shoulder. “Eso es lo bonito de lo que estamos construyendo en el north end... eso es lo que nos diferencia de cualquier otro en la MLS”.

Esta construcción comunitaria es lo que atrajo a Fascio a Los 3252 durante la primera temporada del club en 2018. El trabajador de servicios sociales del condado de Orange era hijo de padres nacidos en México, creció en Huntington Park, asistió a St. John Bosco High en Bellflower con una beca y nunca supo muy bien dónde encajar como aficionado a los deportes. Le gustaban los Lakers y los Dodgers, pero nunca sintió una conexión estrecha. Entonces llegó el LAFC, que se acercó a la a menudo ignorada afición de la ciudad, y Fascio quedó prendado.

“Quería un equipo para su ciudad; era algo fundamental para él”, dice su esposa Anna Rivera, abogada de derechos civiles. “El fútbol de LAFC se acercó a algo que podía ser suyo”.

Compró dos entradas de temporada para la zona norte. Fue a ver a otros incondicionales del 3252 en el lote 6 antes de que se terminara el nuevo estadio. Voló a Seattle para el partido inaugural del equipo. Volvió para empezar a hacer fila en Christmas Tree Lane. Luego siguió apareciendo, organizando, arreglando, trabajando y, por supuesto, animando.

“Pensé que estaba loco, de verdad”, dijo Rivera. “Luego vi lo que estaba pasando”.

Vio lo que ocurría después de que ella y Fascio estacionaran su camioneta Toyota Tacoma negra en el estadio hasta 10 horas antes de los partidos. Lo vio pasar de tienda en tienda, de parrilla en parrilla, de grupo en grupo, abrazándose, riéndose y uniéndose.

“Pude ver lo que estaba haciendo, vi lo que estaba construyendo”, dijo Rivera. “Se preocupaba mucho por la inclusión, por asegurarse de que la gente se sintiera parte de su comunidad”.

Luego lo vio mantener a esa comunidad conectada en un apoyo ruidoso y contundente no solo durante los partidos, sino también fuera de las instalaciones de entrenamiento del equipo durante las prácticas, e incluso junto al autobús del equipo antes del viaje a Carson para las tumultuosas batallas con el Galaxy.

El 3252 está básicamente en todas partes en la escena del LAFC, y Mo Fascio siempre estaba en medio de todo.

Anuncio

Había sangre en su camiseta de parar peleas porque detestaba la violencia de los aficionados. Había sudor en su camiseta por abrazar a los forasteros porque detestaba la intolerancia. Había arrugas en su camisa por enfrentarse en voz alta a cualquiera que se negara a aceptar a todo el mundo.

“Hay una razón por la que estamos aquí... había un segmento de población de nuestra comunidad que no estaba siendo atendido”, dijo Fascio en el podcast Shoulder 2 Shoulder. “Estamos construyendo una cultura, comunidad por comunidad, bloque por bloque, partido por partido, acción por acción”.

Tal vez su acción más notable fue su poderoso apoyo al grupo de seguidores de la comunidad LGBTQ Pride Republic. Ayudó a que tomara forma, impulsó su aceptación e incluso ayudó al grupo a pintar su primer tifo en el patio de su casa en Whittier, un retrato de una figura con una máscara de arcoíris.

“Mo fue nuestro mayor aliado, nuestro mayor defensor; nos ayudó a poner los pies en el suelo”, dijo Paul Ruiz, presidente y cofundador de Pride Republic. “A veces necesitas a alguien que rompa las barreras. Mo fue quien nos ayudó a hacerlo”.

Sin embargo, ni siquiera el aficionado más fuerte de Los 3252 pudo ganar su lucha contra COVID-19. Se había cobrado la vida de su madre, Camerina, y de su hermana pequeña, Rosie Bogle. Tomó todas las precauciones. No fue suficiente.

“Durante 90 minutos, podemos olvidar nuestras hipotecas, nuestras diferencias políticas, en qué barrio vivimos. Durante 90 minutos, todos vivimos en el extremo norte, estamos todos juntos; no importa quién seas”.

EL VICEPRESIDENTE DE LAFC 3252, MO FASCIO, UN AÑO ANTES DE SU MUERTE

Fascio enfermó a finales de febrero, ingresó en el hospital el 28 de febrero y no volvió a salir. Luchó contra la intubación hasta el final y creyó que podría vencerla hasta el último minuto.

“Tengo mucho porque vivir”, escribió en un mensaje a López.

En una mañana de sábado de primavera, el mayor aficionado de esta ciudad fue silenciado para siempre, pero esa vida seguirá brillando, en la tolerancia que predicaba, en la diversidad que celebraba, en la comunidad que construyó.

Ese brillo seguirá reflejándose en Los 3252 cuando llenen el extremo norte del estadio Banc of California, unidos hombro con hombro bajo el recuerdo de Mo Fascio, su repertorio conteniendo una nueva canción, sus voces elevadas en una oración que cantarán para siempre.

Anuncio

"¡Mauri, mauri querido... esta hinchada jamás te olvidara!”

"¡Mauri, querido Mauri, esta hinchada nunca te olvidará!”

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

https://www.latimes.com/sports/soccer/story/2021-06-20/lafc-3252-fan-group-leader-mauricio-mo-fascio-covid