Anuncio
Share

Las Águilas del América muestran poco en casa

Alan Medina.
(REFORMA)

El América dejó ir este año al Necaxa a Alan Medina, Alonso Escoboza y Fernando González, para apostar por un jugador como Salvador Reyes.

Nunca una decisión fue tan acertada.

El lateral izquierdo anotó y asistió en el triunfo de las Águilas, 2-1 sobre los Rayos, en el debut en el Estadio Azteca. Un auténtico Salvador.

Y es que el resultado maquilla las carencias azulcremas en la fría noche de ayer. En varios lapsos, el Necaxa tuvo una práctica de tiro a puerta.

Anuncio

Lo positivo para el América fue que probó en 4 ocasiones a Édgar Hernández y en 3 el portero ni cerca estuvo de tapar los disparos. Uno terminó en el gol de Reyes, al 39' tras un pase de Mauro Lainez (antes de hacer una plegaria por Zizinho), otro también acabó en la red tras el cabezazo de Álvaro Fidalgo al 75' a pase del propio Salvador, y uno más estuvo a centímetros de la línea de gol ya que el “Oso” González despejó el balón.

Del otro lado, Óscar Jiménez ensució la sudadera.

Entre el 26' y el 28', Ángel Sepúlveda tuvo tres opciones de gol, la primera en un mano a mano, la segunda en disparo desde la media luna y la tercera en un cabezazo en el que la pelota pegó en el poste. El guardameta azulcrema también respondió en un tiro de Rodrigo Aguirre y un cabezazo de Alejandro Zendejas, aquel que finalmente al 68' rompería la resistencia local.

El América prometió dolores de cabeza a los rivales, pero en muchos lapsos sólo se los dio al técnico Santiago Solari y a la afición al producir muy poco.

Anuncio

Para fortuna de los locales, Salvador cayó con el pie derecho en el Nido y, al menos ayer, honró su nombre.


Anuncio