Anuncio
Share

México confirma sus males en Copa Oro: su falta de contundencia y debilidad en pelota parada

Mexico midfielder Orbelin Pineda
Orbelín Pineda fue otro jugador de ataque de decepcionó en la final.
(ASSOCIATED PRESS)

LAS VEGAS. - El Tri de la Copa Oro no fue muy diferente a la selección mexicana que cayó en la final de la Nations League hace menos de dos meses. En nombres pudo cambiar, pero en su falta de contundencia en la delantera fue la misma y el castigo fue idéntico.

Ni Rogelio Funes Mori, un jugador que se naturalizó antes de este torneo, fue la solución en esta Copa Oro 2021, porque anotó en los partidos en los que el Tri debería golear, pero en momentos críticos y ante rivales complicados como Canadá y Estados Unidos, no cumplió. Otro hombre, como Orbelín Pineda tampoco pudo hacer la diferencia y el castigo fue caro.

El domingo en la final de la Copa Oro, México dominó especialmente los primeros 20 minutos del primer tiempo y tuvo varias llegadas claras durante todo el partido, pero fue inefectivo en el área, lo que se transformó en un buen momento para el equipo estadounidense.

Para el minuto 75, Estados Unidos ya atacaba con mucha peligrosidad y comenzó a creer que se podía ganar el partido después de pasar por varios momentos de apremio. Con mucho orden y esperando algún error en la defensa del Tricolor, Estados Unidos fue muy disciplinado a la hora de atacar y no se fue adelante en el marcador antes debido a que tampoco contaba con delanteros letales.

Anuncio

Otro gran detalle que se confirmó en el Tri es su débil defensa en pelotas a balón parado: los cuatro goles que le hizo Estados Unidos en las dos finales fueron de pelota parada. La del domingo fue especialmente dolorosa porque sucedió en los últimos minutos del encuentro, cuando Miles Robinson definió a los 117 minutos, sin darle mucha oportunidad al Tri de responder.

Y si esto sucede en encuentros ante Estados Unidos, ¿qué se debe esperar en duelos ante rivales más complicados como los europeos?

“Creo que hemos competido bien contra ellos en dos finales. Hicimos un desgaste muy grande. Tuvimos grandes momentos del partido a favor nuestro. No debería ser una catástrofe el haber perdido. Son derrotas que duelen. Buscaremos seguir mejorando bajo una propuesta que hemos estado trabajando por dos años”, declaró Martino, entrenador de México, quien seguramente ahora encarará varias críticas de la prensa mexicana tras perder ambas finales contra los vecinos del norte.

La solución para el Tri en las eliminatorias probablemente se encuentre en Europa, con un Raúl Jiménez, el delantero mexicano más letal en el área hasta el momento de su fractura de cráneo en noviembre de 2020, aún recuperándose con los Wolves.

Anuncio

Varios de los males también podrían encontrar su solución en Tokio, donde México actualmente está disputando las semifinales de los Juegos Olímpicos con jugadores creativos como Diego Laínez, Henry Martín, Charly Rodríguez y Sebastián Córdova, elementos que parecen ser la solución para un recambio y sangre nueva que necesita esta era de Martino.

“Hay parte de la selección que está jugando en Tokio, creo que esa es la fortaleza. Eso nos hará más fuerte, hay que estar tranquilos”, expresó Héctor Herrera, capitán del equipo y probablemente uno de los que necesita un relevo cuando el conjunto mexicano parece no tener creatividad.

“Estamos tranquilos porque hemos sido dueños del partido. Hemos creados muchísimas oportunidades de gol”, añadió Herrera. “Hay que estar tranquilos, levantar la cara, porque tenemos una eliminatoria, la cual es muy importante”.

“Las críticas es algo que no nos va a quitar el sueño”, finalizó Herrera, escogido como el mejor jugador del torneo.

Anuncio

Por su parte, Estados Unidos no fue una máquina en el torneo, pues ante Catar estuvo a punto de perder y tuvo probablemente su peor partido. Sin embargo, su arquero Matt Turner, del Revolution de Nueva Inglaterra, y con hombres de enjundia como Sebastian Lletget, lograron capitalizar en los momentos indicados.

La afición y los organizadores también tuvieron mucho que aprender en esta Copa Oro. Tras el partido suspendido temporalmente desde la primera cita ante Trinidad y Tobago, el segundo encuentro de México, ante Guatemala, casi se disputaba a puerta cerrada debido al canto homofóbico que se presenció en el primer encuentro. El cántico también se escuchó en el duelo ante Canadá, cuando las cosas no estaban funcionando, una tendencia que estábamos viendo peligrosamente en la afición mexicana en Estados Unidos.

Algo que deja realmente perplejo a uno, es ¿cómo es posible abuchear a tu propio defensa, en una final de un torneo, cuando este entra de cambio. Carlos Salcedo, quien falló un penal y ha tenido errores mentales muy frecuentes en Tigres y en el Tri, fue abucheado por su misma afición comenzando desde el primer tiempo y durante todo el partido. Increíble.

Son varias enseñanzas que se ha llevado el Tri en estos dos torneos de verano, de cuestionable validez, aunque el examen real vendrá lógicamente en el Octagonal final que comienza en septiembre, y que por cierto, el equipo de Martino tendrá que jugar sin afición los primeros dos encuentros.

Anuncio

La luna de miel parece haber acabado para el Tata.


Anuncio