Comentario: Manny Pacquiao es un político cuya vida es un caos sin fin. ¿Por qué vuelve a boxear?

Boxers Manny Pacquiao, center, and Errol Spence Jr., far left, meet with reporters.
(Damian Dovarganes / Associated Press)
Share

Manny Pacquiao pronto estará en su 82a pelea profesional. Muchos piensan que es para aumentar su popularidad antes de las próximas elecciones presidenciales de Filipinas.

Ser Manny Pacquiao significa sonreír y seguir adelante.

Es un boxeador legendario, a punto de pelear en su 82º combate profesional. Es uno de los 12 senadores que gobiernan Filipinas. Y por si fuera poco, es un candidato casi seguro a la presidencia del país en las elecciones del 9 de mayo de 2022.

Tiene la copa llena. Su vida es un caos incesante. Todos los días es arrastrado en nueve direcciones diferentes antes de poder ponerse los calcetines. Una de las principales historias olímpicas de las últimas semanas ha sido la de los atletas que sucumben a las exigencias, a la presión de las expectativas. Si se aplicara lo mismo a Pacquiao, ya debería haberse colmado su copa.

El sábado, en el T-Mobile Arena de Las Vegas, con capacidad para 20.000 personas, volverá a subirse a un ring de boxeo. Al menos esa parte debería ser sencilla. Un lugar, un oponente, que vuelen los puños. Pero como todo en el boxeo, y en la vida de Pacquiao, reina la incertidumbre.

Anuncio

El martes, él y su campamento recibieron la noticia de que el púgil con el que iba a enfrentarse, el muy apreciado e invicto Errol Spence Jr. tenía un desgarro en la retina de su ojo izquierdo, una grave lesión que podría haber arruinado no solo la gran paga de Spence contra Pacquiao, sino también su carrera. Pacquiao, con el veterano aplomo de un controlador aéreo, emitió inmediatamente un comunicado políticamente correcto y comprensivo que decía: “Gracias a Dios que el desgarro en el ojo de Errol fue descubierto antes de que pudiera dañarse más”.

Luego, él y su equipo se pusieron a trabajar en un plan B. Habría pelea y continuaría la oportunidad para que la gente fuera a Las Vegas y comprara entradas o se sentara en casa y pagara el precio de pago por ver. En el terreno de las ganancias, el boxeo tiene siempre la forma de acabar favorecido.

Manny Pacquiao lands a punch against Keith Thurman.
Manny Pacquiao lands a punch against Keith Thurman in the fifth round of their welterweight title fight on July 20, 2019, in Las Vegas.
(John Locher / Associated Press)

Pacquiao peleará ahora con Yordenis Ugas por el título de las 147 libras de la AMB. Ugas estaba programado para pelear en la cartelera Pacquiao-Spence, por lo que se encuentra preparado y listo. La historia que cayó en el regazo de la promoción es que Ugas recibió el título de la AMB porque la gente que dirige la Asociación Mundial de Boxeo decidió que Pacquiao no había peleado lo suficiente para retener el título que ganó al vencer a Keith Thurman en julio de 2019. Ahora, Ugas tendrá que ganarse el cinturón del título en el ring, no conseguirlo por teléfono.

Ugas es de Cuba. Ganó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2008. Su récord es de 26-4, con 21 nocauts. Con algo más de una semana para recalibrar el evento, el nuevo mantra se convirtió en: Un título robado que ahora necesita ser reclamado en el ring.

En el caso de Spence, su juventud, su tamaño y su récord de imbatibilidad se habían convertido en la burla para las apuestas de que Pacquiao perdería, especialmente porque Pacquiao tiene 42 años y debería estar desgastado y vulnerable a estas alturas. Pero entonces, eso fue lo que impulsó las apuestas sobre Thurman, que fue puesto en la lona dos veces, una de ellas por un golpe al cuerpo. Ahora, el sustituto de Spence, con un título por defecto y un currículum que parece menos que preparado para la pelea estelar, es solo siete años más joven que Pacquiao.

Anuncio

La otra línea argumental que se está impulsando es que Spence es zurdo, Pacquiao se estaba preparando para un zurdo en los entrenamientos, y Ugas es diestro, por lo que Pacquiao podría estar mal preparado. Adelante. Hay que llevar eso a la ventanilla de apuestas.

La única historia real es que Pacquiao volverá a pelear.

Todo esto empezó para él a los 16 años, peleando y ganando con 108 libras. No tenía problemas para llegar al peso porque rara vez tenía suficiente para comer. Mucho antes de ese primer combate profesional, se fue de casa porque se había convertido en una boca más que alimentar. Vivió como un mendigo de la calle, llevándose a casa lo que podía y boxeando donde le dieran unos pesos.

Ahora, tras ganar 12 títulos en ocho divisiones y empezar a colarse en la conversación sobre los mejores boxeadores de todos los tiempos, volverá a salir a la palestra. Lo que plantea la pregunta obvia: ¿Por qué?

“El boxeo es mi pasión”, dice, respondiendo a la misma pregunta de la misma manera por 14.296ª vez, mientras sonríe y mira alrededor de las paredes del gimnasio Wild Card de Hollywood. Hay fotos suyas por todas partes, con decenas de celebridades y un número similar de trofeos y cinturones de títulos. En la pared oeste hay tres banderas gigantes: México, Estados Unidos y Filipinas. A su alrededor, los boxeadores más jóvenes golpean el saco de boxeo y exhalan un ruido con cada contacto que haría que la mascota de tu casa corriera a esconderse debajo del sofá. Las campanas suenan para detener el combate. Luego, repican de nuevo para empezar. El olor a sudor es abrumador, y eso es solo de los fotógrafos.

Para Pacquiao, boxeador de toda la vida, filántropo de tiempo completo y ahora político de carrera, es su hogar.

Yordenis Ugas lands a punch against Omar Figueroa Jr.
Yordenis Uga lands a punch against Omar Figueroa Jr. in the 11th round during their welterweight fight on July 20, 2019, in Las Vegas.
(John Locher / Associated Press)

Su alma gemela, consejero, amigo y estratega es Freddie Roach, dueño de Wild Card, que ha estado con él durante 21 años y todos esos títulos, y ha sobrevivido a docenas de otros asesores, preparadores físicos, timadores, intrigantes y aduladores. Roach tiene 61 años, ha disputado 53 combates profesionales – “diez más de los que debería haber hecho” – y ahora sigue adelante a pesar de sufrir los efectos de la enfermedad de Parkinson.

Ser el principal esquinero de Pacquiao incluye hacer los mitones, lo que significa poner almohadillas en cada mano y moverlas para una secuencia de duros golpes. Si Pacquiao se equivoca en la secuencia, o la manopla no está en el lugar correcto, Roach recibe el golpe. En ocasiones, Roach pasa las tardes con las manos en el hielo. A veces con la cabeza. Que pueda seguir haciéndolo, a pesar del Parkinson, es excepcional.

Roach, cuyo negocio de gimnasio prospera incluso sin Pacquiao cerca, dice que Pacquiao es “lo mejor que me ha pasado”. Recuerda su primer encuentro.

Anuncio

“Muhammad Ali acababa de llegar y visitar el gimnasio”, dice. “Me emocioné y dije algo así como que esperaba que algún día entrara el próximo Ali. Dos semanas después, lo hizo. Este chico flaco de Filipinas buscaba a alguien para hacer mitones”.

Era el año 2000, y rápidamente les metieron en un combate por el título como suplentes, yendo contra un campeón de peso gallo (123 libras) que defendía su título. Les dijeron que no tenían ninguna posibilidad. Estaban mal. Pacquiao ganó con un nocaut técnico y desde entonces nunca ha mirado atrás.

Tampoco ha dejado de aventurarse. Mucho antes de que decidiera presentarse a las elecciones, el deseo de Pacquiao de “ayudar a la gente” evolucionó a través de la filantropía, aunque no en el papel habitual de crear una fundación y escribir un cheque. Ganaba millones con sus combates en Las Vegas y volvía a Filipinas, descansaba unos días y luego recibía a las personas reunidas en su casa de General Santos City, en el sur del país. La gente necesitaba ayuda. Le hacían recordar el tiempo que vivió en la calle. Hacían fila fuera de su casa y él les daba comida y dinero.

Pronto se enteró de los problemas de los pescadores de la zona. Ya no podían remar lo suficiente para llegar a los peces que necesitaban pescar. Así que les compró motores fuera de borda. Cientos de ellos. Más recientemente, decidió centrarse en la crisis de vivienda cerca de él. Compró terrenos y construyó 1.000 casas, que luego regaló.

“Fui a decirles que tenían una casa nueva”, dice. “Al principio no se lo podían creer. Les dije que la casa era suya, que no debían dinero. Lloraron y luego lloré yo”.

Ahora, esta magnanimidad ha asumido un reto mucho mayor, con implicaciones internacionales. El boxeador de gran corazón, cuya segunda frase más frecuente después de “El boxeo es mi pasión” es “Quiero ayudar a la gente”, puede convertirse en el presidente de Filipinas.

Esto, por supuesto, como todo en la política filipina – o quizá en la política de cualquier lugar – está lleno de problemas.

El senador Pacquiao es uno de los pocos que se espera que se presenten a las elecciones de mayo de 2022. Los sondeos de opinión le sitúan en una posición intermedia o inferior. El actual presidente, Rodrigo Duterte, cuyo mandato expirará, es del mismo partido político que Pacquiao y ha sido un aliado durante mucho tiempo. Eso terminó recientemente cuando Pacquiao le llamó la atención por su postura blanda respecto a China y por la percepción de corrupción en el departamento de servicios sanitarios de Duterte y su respuesta al COVID-19. Pacquiao afirma que han desaparecido unos $10.400 millones de fondos públicos destinados a la ayuda contra el virus.

Duterte respondió llamando a Pacquiao “borracho” y ahora ha hecho flotar la idea de que se presente a la vicepresidencia junto a su hija Sara, que será la candidata presidencial. ¿Nepotismo en la política? ¿Quién lo iba a decir?

Pacquiao ha tratado de tener cuidado de no señalar directamente a Duterte. Por su parte, Duterte no está teniendo el menor cuidado a la hora de criticar a Pacquiao.

Anuncio

Filipinos in Manila cheer at the announcement that Manny Pacquiao defeated Keith Thurman by split decision.
Filipinos in Manila cheer at the announcement that Manny Pacquiao defeated Keith Thurman by split decision while watching the boxing match via satellite.
(Bullit Marquez / Associated Press)

“Odio la corrupción”, dice Pacquiao, “la única forma de que mi país avance es acabar con la corrupción”.

Pacquiao es un senador boxeador con chaleco antibalas. Sigue adelante, con una pequeña sonrisa siempre presente en su rostro. Su aforismo de trabajo, de Winston Churchill, está pegado en la pared: “Nunca llegarás a tu destino si te paras a tirar piedras a cada perro que ladra”.

En Filipinas especulan con que Pacquiao vuelve a pelear para impulsar su campaña presidencial, tanto por motivos económicos como de imagen. Cuando asombró al mundo del boxeo hace dos años al vencer al más grande, fuerte y joven Thurman, su estatura política aumentó. Vencer a Spence habría provocado una reacción similar. Vencer a Ugas, no tanto. Pero en Filipinas, hay quienes ni siquiera piensan en el oponente. Solo se preguntan cuánto daño puede causar el boxeo a uno de sus líderes políticos.

Roach ve más allá de todo eso. Lo tiene planeado.

“Quiero dos más”, dice. “Quiero esta y una en la que el presidente de Filipinas defienda su título de boxeo”.

To read this story in English, click here