Anuncio
Share

Columna: Justin Herbert, de los Chargers, puede parecer modesto, pero sus habilidades son extraordinarias

 Chargers quarterback Justin Herbert throws the ball against the Washington Football Team.
El mariscal de campo de los Chargers, Justin Herbert, realiza lanzamientos espectaculares contra Washington.
(Associated Press)

Puede que Justin Herbert no muestre mucha emoción, pero el juego del mariscal de campo de los Chargers habla en voz alta mientras lidera hábilmente una victoria como visitante sobre Washington.

Sus labios se movieron, como si tratara de contener una sonrisa.

Con un tono bajo como siempre, Justin Herbert logró contenerse mientras describía su pase de tercer intento a Keenan Allen que selló la victoria de los Chargers por 20-16 sobre el equipo de futbol americano de Washington.

Continuó así durante un par de minutos hasta que se le presentó lo que consideró una razón apropiada para sonreír de oreja a oreja, ya que alguien mencionó la derrota de Ohio State el día anterior ante su alma mater, Oregón.

“De hecho, me pusieron al día en el avión”, dijo.

Anuncio

Radiante, se pasó el dedo índice derecho por la punta de la nariz.

“Solo con ver el resultado y ver a esos chicos luchar, estoy muy orgulloso de ellos”, expresó.

La siguiente pregunta fue si el domingo marcaba la primera vez que Herbert ganaba un partido de la NFL con su padre en las gradas. La sonrisa desapareció.

El comportamiento reservado de Herbert no pudo ocultar lo que era obvio para todos en el FedEx Field: Los Chargers tienen un mariscal de campo de Super Bowl.

No en un año, ni en dos.

Lo tienen ahora.

La experiencia que adquirió en un año de novato que rompió récords, pero que no dejó de ser frustrante, le ayudó a liderar el mejor ataque de su carrera, contra un equipo que llegó a la postemporada el año pasado y que contaba con una de las defensas más feroces de la liga.

La secuencia de 15 jugadas que marcó su mayoría de edad no estuvo marcada por un touchdown o un gol de campo en el último segundo. En cambio, terminó con un movimiento discreto que reflejaba su personalidad.

Herbert se arrodilló.

No se deje engañar por la espectacular jugada final. Lo que condujo a ella fue material de leyenda.

Los Chargers recuperaron el balón con seis minutos y 43 segundos en sus 18 y Herbert convirtió cuatro lanzamientos de tercera oportunidad en las siguientes 15 jugadas, asegurándose de tener la posesión cuando el reloj del partido expiró.

Hubo momentos como este en la temporada de novato de Herbert, que rompió el récord, cuando los Chargers ganaron sus últimos cuatro partidos, tres por márgenes de tres puntos.

Pero nunca ha tenido un recorrido como este.

Con el espacio despejado, el mariscal de campo de los Chargers
Con el espacio despejado, el mariscal de campo de los Chargers, Justin Herbert (10), realiza un lanzamiento contra Washington.
(Daniel Kucin Jr. / Associated Press)

En una tercera y 16 desde la 12 de los Chargers, hizo un lanzamiento de 17 yardas a Allen. Tres jugadas después, conectó con KJ Hill en el centro del campo. Tres jugadas más adelante, con los Chargers alineados en la marca de hash derecha, Herbert lanzó a través de su cuerpo y encontró a Mike Williams cerca de la línea lateral izquierda para una ganancia de 20 yardas.

El pase que selló la victoria fue para Allen, quien atrapó una jugada corta en la línea de siete de Washington con 1:50 restantes.

Herbert se arrodilló tres veces y el partido terminó.

Más tarde, el entrenador novato Brandon Staley entregó a Herbert el balón del partido y dijo en el abarrotado vestuario visitante: “Ese último pase, fue oro puro. Todos vimos lo genial que fue”.

Las imágenes de la ceremonia fueron subidas por los Chargers a sus cuentas de redes sociales.

El último drive fue un microcosmos del partido, los Chargers convirtieron 14 de 19 terceros downs.

Herbert completó 31 de 47 pases para 337 yardas. Tuvo dos pérdidas de balón, una en una llamada de fumble muy cuestionable y otra en una intercepción a principios del cuarto tiempo.

La forma en que respondió a la intercepción, sin embargo, demostró su crecimiento en el último año. La defensa de los Chargers forzó y recuperó un fumble en la siguiente jugada. Herbert aprovechó la oportunidad, lanzando un pase de touchdown de tres yardas a Williams que puso a su equipo de nuevo por delante, 20-16.

Herbert parecía un mariscal de campo de campeonato. Jugó como un mariscal de campo de campeonato. Es un mariscal de campo de campeonato. La pregunta que queda es si los Chargers son un equipo de campeonato.

Los Chargers no defendieron bien. Joey Bosa fue marcado un par de veces por desbordar al pasador. Y hubo algunos lanzamientos perdidos por parte de los receptores, que es en parte por lo que tuvieron que aguantar para ganar un partido en el que superaron a sus rivales, 424 yardas por 259.

“Sentí que si no hubiéramos tenido las caídas en este partido de fútbol, este jugador habría logrado un día espectacular”, dijo Staley.

Pero Staley mencionó cómo Herbert energiza al equipo por la forma en que reacciona a los errores de los demás.

"Él te enciende cuando tienes una caída”, dijo Staley.

Staley señaló cómo Williams dejó caer un pase en la zona de anotación en el tercer cuarto.

“Siguió volviendo a Mike y Mike terminó haciendo un montón de grandes jugadas para nosotros”, expresó Staley.

Herbert es un líder.

La celebración posterior al juego en el vestuario ofreció otro ejemplo. Cuando Staley entregó los balones de juego al safety Derwin James y a Allen, estaba listo para pedirle al grupo que formaran un último huddle.

“Esperen”, dijo Herbert. “Tenemos uno más”.

Herbert entregó un balón a Staley, quien ganó su primer partido como entrenador en jefe de la NFL.

Mientras los jugadores gritaban, Staley levantó el balón sobre su cabeza. Herbert se retiró y quedó fuera de foco.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio