Anuncio
Share

La fallida campaña de los Dodgers para llegar a la Serie Mundial les costó dinero y confianza. Ahora hay que pagar la factura

The Dodgers’ season ended after losing Game 6 of the NLCS to the Atlanta Braves. Los Angeles Times sports writer Jorge Castillo, along with columnists Dylan Hernandez and Bill Plaschke, break down what happened and where the Dodgers go this offseason.

Los Dodgers hicieron un fuerte compromiso financiero a partir de 2020 para convertir a los Dodgers en un perenne contendiente de la Serie Mundial, pero ¿continuará resultando?

Era cerca de la medianoche del sábado cuando Atlanta estalló. Una multitud que agotó las entradas del estadio hizo erupción. Los fuegos artificiales sonaron en el aire. Los jugadores lanzaron sus gorras y saltaron por el campo de juego. La mascota entró en el campo, agitando una enorme bandera roja con las palabras “CAMPEONES DE LA LIGA NACIONAL”.

Pero, mientras los Dodgers abandonaban el campo por última vez esta temporada, yo no pensaba en los Bravos. Estaba pensando en los Yanquis de Nueva York. No pude evitar pensar en lo que Aaron Boone, el mánager de los Yankees, dijo después de que su equipo fuera eliminado en los playoffs este año.

“La liga nos cerró el paso”, manifestó Boone.

Los Yanquis no despidieron a Boone por decir eso. Simplemente lo contrataron por otros tres años.

Anuncio

Los Yanquis, demostraron claramente que en este deporte el poderío financiero por sí solo ya no garantiza el éxito. Puede que esa sea la situación de los Dodgers, al final de la racha más gloriosa en la historia de la orgullosa franquicia.

Después de siete años de ganar campeonatos de división y de reconstruir una organización, los Dodgers y sus propietarios apostaron todo para las temporadas 2020 y 2021, comprometiendo 500 millones de dólares para Mookie Betts el año pasado y Trevor Bauer este año, combinados.

Los Dodgers ganaron la Serie Mundial el año pasado. Las banderas ondean para siempre.

Este año ni siquiera llegaron a la Serie Mundial, y no, no fue culpa de Bauer. Los Dodgers lo reemplazaron con alguien aún mejor: Max Scherzer.

Y estuvieron muy cerca: a dos juegos de repetir la participación en la Serie Mundial, incluso cuando perdieron a Max Muncy por lesión en el último día de la temporada regular, demasiado tarde para adquirir un reemplazo, y en tres días consecutivos perdieron a un jugador a diario por lesión: Justin Turner, Joe Kelly y Scherzer.

Ahora hay que hacer las cuentas.

Los principales prospectos que los Dodgers intercambiaron para conseguir a Betts y Scherzer -el lanzador Josiah Gray, el receptor Keibert Ruiz, el jugador de cuadro Jeter Downs y el jardinero Alex Verdugo- ya no están aquí.

Todavía están aquí: David Price, a quien los Dodgers aceptaron como parte del trato para conseguir a Betts, y que no estuvo entre los 13 lanzadores que los Dodgers usaron en los playoffs. También sigue aquí Bauer, al menos hasta que la oficina del comisionado presumiblemente lo suspenda tras la finalización de su investigación sobre las acusaciones de agresión sexual en su contra. Hasta que se negocie esa suspensión no pagada o se confirme en la apelación, los contratos de Price y Bauer representan 80 millones de dólares en los libros de los Dodgers.

Scherzer, Clayton Kershaw, Kenley Jansen, Corey Seager y Chris Taylor pueden ser agentes libres. Todos tienen 30 años, excepto Seager, para quien la puja por un nuevo contrato podría comenzar en 300 millones de dólares.

La liga ha cortado el gasto ilimitado en amateurs internacionales, lo que los propietarios de los Dodgers aprovecharon inteligentemente para reconstruir el sistema de ligas menores. El sistema de los Dodgers, que se ha visto mermado por años de intercambios para reforzar la plantilla de las grandes ligas, ocupa actualmente el puesto 15 entre los 30 equipos, según Baseball America.

Está por verse si los propietarios de los Dodgers desean seguir gastando cada año un cuarto de billón de dólares en nóminas de jugadores. Sea cual sea el nivel de gasto, las decisiones deben ser inteligentes.

En el caso de los Dodgers, han sido tantas las decisiones que han salido bien en esta racha de éxitos que resulta chocante darse cuenta de cuántas otras han salido mal este año.

El hecho de que los Dodgers hayan ganado 106 partidos este año, con sus puntos débiles ocultos hasta la postemporada, es un testimonio de la solidez de los cimientos que Andrew Friedman y su equipo de operaciones de béisbol han construido.

Gavin Lux estuvo aprendiendo el jardín central en septiembre y octubre porque no pudo mantener la segunda base en abril y mayo. Matt Beaty, Zack McKinstry y Edwin Ríos no pudieron reemplazar a Kiké Hernández y Joc Pederson en la banca. El bateador suplente del sábado en la séptima entrada representó la carrera del empate: Steven Souza Jr., de 32 años, quien tiene nueve hits en las Grandes Ligas en los últimos tres años.

Los Dodgers iniciaron a Corey Knebel en el primer juego de la NLCS y a Kelly en un partido de eliminación, en parte porque Kershaw y Dustin May estaban lesionados, pero también porque Tony Gonsolin no se desarrolló como se esperaba, y porque los Dodgers adquirieron reemplazos por lesión -Danny Duffy y Cole Hamels- que también se lesionaron.

Los Dodgers desplegaron a Scherzer como cerrador y a Julio Urías como lanzador utilitario en los playoffs, lo que dificultó su eficacia en su función principal de abridor. Un equipo que contaba con ocho abridores en abril llegó a la postemporada con tres. La administración trató sin éxito de ocultar la escasez de brazos pensando elaboradas estrategias, y el equipo terminó la postemporada con dos titulares sanos.

Todo eso palidece, por supuesto, en comparación con la debacle de Bauer, no porque impidiera a los Dodgers repetir la victoria, sino porque dañó gravemente la reputación del equipo.

The Dodgers were eliminated from the postseason after losing NLCS Game 6 to the Atlanta Braves. Dodgers manager Dave Roberts discusses what happened and what the offseason will bring.

“En los últimos seis años”, dijo Friedman cuando los Dodgers firmaron a Bauer, “se ha construido algo de confianza y credibilidad en términos del proceso de investigación que hacemos sobre los jugadores”.

Esa confianza y credibilidad fue sacrificada -por la oficina principal- por la oportunidad de firmar a un lanzador destacado en un contrato a corto plazo.

En el panorama general, los Dodgers juegan en una liga cada vez más llena de equipos poderosos económicamente. Los dos finalistas de la AL, los Medias Rojas de Boston y los Astros de Houston, son dirigidos por exalumnos de los Rays de Tampa Bay, igual que Friedman.

Los Bravos están dirigidos por Alex Anthopoulos, que trabajó bajo las órdenes de Friedman en Los Ángeles. Los Gigantes de San Francisco están dirigidos por Farhan Zaidi y Gabe Kapler, ambos a las órdenes de Friedman en Los Ángeles.

El gurú del análisis de los Dodgers se fue para crear su propia empresa. El gurú de los ingresos de los Dodgers se fue para ayudar a Fanatics a intentar dominar el negocio de los deportes.

Tal vez la liga ha cerrado la brecha con los Dodgers, como Boone dijo que había pasado con los Yanquis. Tal vez no. Los Yanquis no han llegado a la Serie Mundial desde 2009. Los Dodgers lo han hecho tres veces en los últimos cinco años.

Los Dodgers siguen siendo bendecidos con abundante inteligencia y grandes cantidades de dinero. El auge del streaming significa que los espectadores ya no tienen que pagar por los canales que no ven, que era como las compañías de cable podían permitirse pagar millones y millones a los equipos por los derechos de transmisión local. Mientras que la liga y muchos de los rivales de los Dodgers tratan de ajustar sus modelos de generar dinero sobre la marcha, los Dodgers están establecidos con un acuerdo de cable récord de 8.000 millones de dólares que se extiende hasta 2038. Deberían seguir prosperando.

Pero nunca se sabe cuándo puede terminar la era dorada. Los Ángeles ganaron una Serie Mundial y cinco campeonatos de división de 2002 a 2009. Parecía que los buenos tiempos iban a continuar. Desde entonces no han ganado un partido de postemporada.

Para los Dodgers es hora de esperar hasta el próximo año.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio