Anuncio
Share

Bob Baffert acepta que haya seguridad 24 horas con cámaras corporales y pruebas estrictas en la Breeders’ Cup

Trainer Bob Baffert watches workouts at Churchill Downs.
Trainer Bob Baffert has agreed to unprecedented screening, observation and testing as a condition of being allowed to run his horses in the Breeders’ Cup at Del Mar on Nov. 5-6.
(Charlie Riedel / Associated Press)

El entrenador Bob Baffert aceptó una selección, observación y pruebas sin precedentes como condición para poder correr a sus caballos en la Breeders ‘Cup el próximo mes.

Bob Baffert no solo es el entrenador más reconocido en las carreras de caballos, también es el más vigilado. Como condición para que se le permita correr con sus caballos en la Breeders’ Cup en Del Mar los días 5 y 6 de noviembre, ha accedido a un control, una observación y unas pruebas sin precedentes, que incluyen agentes de seguridad con cámaras corporales.

La medida de la Breeders’ Cup se produce tras cinco infracciones de medicación en un año, dos de las cuales fueron desestimadas por ser resultado de la contaminación y una en la que Baffert no ha sido acusado.

La infracción que no ha sido denunciada es la que ha puesto a Baffert en el punto de mira de dos de los tres grandes operadores de hipódromos, Churchill Downs Inc. y la New York Racing Assn.

Medina Spirit, el ganador condicionado del Derby de Kentucky de este año y que estaba previsto que corriera en la Breeders’ Cup Classic, dio positivo por Betametasona después de correr en el Derby. Es un antiinflamatorio legal, pero no lo es que se aplique el día de la carrera. Baffert sostiene que al potro se le administró el medicamento en una pomada para tratar una erupción. El uso más común de la Betametasona se administra mediante una inyección intraarticular.

Anuncio

La CDI prohibió entonces a Baffert el acceso a sus pistas durante dos años, lo que incluye su participación en el Derby de Kentucky, y la New York Racing Assn. está intentando prohibirles el acceso a sus pistas. Baffert ha litigado con la NYRA y se encuentra a la espera de una audiencia en enero. Baffert aún no ha presentado una demanda contra CDI. La Comisión de Carreras de Caballos de Kentucky todavía no ha fijado una fecha de audiencia ni ha presentado cargos contra Baffert.

Baffert ha aceptado las medidas de seguridad impuestas por la Breeders’ Cup.

“Estamos contentos de adaptarnos a la transparencia”, dijo Baffert a The Times el domingo. “Cuidaremos de nuestros caballos como siempre lo hacemos y cualquier prueba u observación es bienvenida”.

Los procedimientos, que no se han hecho públicos pero que han sido facilitados al Times por la Breeders’ Cup, comenzaron el pasado miércoles en el establo de Baffert en Santa Anita. La Breeders’ Cup cuenta con un equipo de dos investigadores, tres agentes de seguridad y un ejecutivo de la Breeders’ Cup para vigilar el establo de Baffert las 24 horas del día hasta que los caballos sean enviados a Del Mar en los próximos días.

Una vez trasladados los caballos, se asignará un agente de seguridad a cada uno de los caballos de Baffert y se les equipará con cámaras corporales. Normalmente, las cámaras corporales no se utilizan y un solo agente de seguridad vigila a dos o tres caballos.

El 2 de noviembre, se tomarán muestras de sangre, orina y pelo de todos los posibles corredores de Baffert en la Breeders’ Cup, y posteriormente se tomarán muestras al azar durante la semana. Baffert ha accedido a descartar cualquier caballo que dé positivo a un medicamento legal pero controlado, incluso si entra dentro del plazo de uso legal. Por ejemplo, la Betametasona puede utilizarse legalmente si se administra más de 14 días antes de la competencia. Este período se conoce como tiempo de espera.

Además, habrá investigadores asignados exclusivamente al establo de Baffert que lo vigilarán las 24 horas del día y podrán confiscar medicamentos y pomadas y revisar los registros diarios de tratamiento y facturación.

No se sabe exactamente cuántos caballos inscribirá Baffert en las 14 carreras de la Breeders’ Cup hasta que se anuncien las preinscripciones el miércoles.

Además de Medina Spirit, se espera que Baffert inscriba a Private Mission en la Distaff, Corniche en la Juvenil, Grace Adler en la Juvenile Fillies y Gamine en la Filly and Mare Sprint.

Santa Anita, que ha sido sede de 10 Breeders’ Cup y podría volver a serlo en 2023, ha accedido a conservar todas las imágenes de vigilancia del establo de Baffert desde el 17 de octubre y a facilitarlas a la Breeders’ Cup, si se les solicita. Además, los veterinarios oficiales designados tendrán acceso a todos los registros de tratamiento durante los 60 días anteriores a las carreras de la Breeders’ Cup. La Junta de Carreras de Caballos de California exige que los registros estén disponibles durante 30 días.

Todos los entrenadores con caballos en la Breeders’ Cup son sometidos a un mayor escrutinio que durante las carreras regulares, incluyendo pruebas y observación de cada caballo inscrito. Los cuatro primeros clasificados también se someten a pruebas después de la carrera, así como los caballos que tienen un rendimiento significativamente inferior u otros identificados por los comisarios.

Estas medidas añadidas, sin embargo, solo se aplican a Baffert.

La Breeders’ Cup no quiso revelar cómo llegó a este acuerdo con Baffert, quien estuvo involucrado en las discusiones o cómo votó su junta directiva al respecto.

Otra condición de este acuerdo es que Baffert debe pagar todos los protocolos y la seguridad añadidos.

¿Y el costo?

“No lo he preguntado”, dijo Baffert.

To read this story in English, click here


Anuncio