Anuncio
Share

Análisis de noticias: Los Dodgers deben abordar su débil rotación titular cuando termine el cierre patronal

Volver a firmar a Clayton Kershaw debe ser una prioridad para los Dodgers
Volver a firmar a Clayton Kershaw debe ser una prioridad para los Dodgers cuando termine el cierre patronal.
(Luis Sinco / Los Angeles Times)

Los Dodgers nunca pensaron que podrían retener a todos sus agentes libres este invierno. Se prepararon para cambios sísmicos. La pregunta para Andrew Friedman y sus colegas de la oficina administrativa era cuántos perderían en esta temporada baja. A pesar de eso, las cosas no fueron más fáciles este miércoles.

El día comenzó con el lanzador Max Scherzer poniéndose una gorra de los Mets de Nueva York en una videoconferencia introductoria desde Texas, donde estaba representando al sindicato de jugadores en las negociaciones laborales con los propietarios. Horas más tarde, a pocos kilómetros de distancia, el campocorto Corey Seager se puso por primera vez la camiseta de los Rangers de Texas en el Globe Life Park de Arlington, su hogar durante las próximas 10 temporadas.

Los Dodgers consiguieron volver a contratar al versátil Chris Taylor antes de que expirara el convenio colectivo y los propietarios impusieran un cierre patronal el miércoles por la noche. Fue un final positivo en un día difícil para la franquicia y sus aficionados. Siempre puede ser peor.

It didn’t take long for MLB owners to impose a lockout once the collective bargaining agreement expired. It may take a long time before the game is played again.

Anuncio

Los propietarios de la MLB no tardaron en imponer un cierre patronal una vez que expiró el convenio colectivo. Puede pasar mucho tiempo antes de que se vuelva a jugar.

Los lanzadores Clayton Kershaw y Kenley Jansen, los dos Dodgers más veteranos, siguen sin firmar. No se espera que Jansen, el líder de todos los tiempos de la franquicia en materia de salvamentos, regrese. Pero los Dodgers tienen la esperanza de que Kershaw los elija en lugar de unirse a Seager para jugar con los Rangers de su ciudad natal. Seager, ahora en el otro bando, está tratando de atraer al futuro miembro del Salón de la Fama.

“He tenido algunas conversaciones con Kershaw”, dijo Seager cuando se le preguntó si ha tratado de reclutar a Kershaw.

Los Dodgers no le ofrecieron a Kershaw una oferta calificada el mes pasado porque no querían presionarlo mientras toma su decisión, según una persona con conocimiento de la situación. Kershaw, por su parte, se está rehabilitando de una lesión en el codo y quiere asegurarse de que está sano antes de firmar con un equipo.

Perder a Kershaw sería una ruptura emocional. Los Dodgers son la única franquicia que ha conocido. Lo reclutaron en 2006. Debutó en las Grandes Ligas dos años después y exorcizó sus demonios de postemporada 12 años más tarde, cuando los Dodgers ganaron la Serie Mundial de 2020. Él personifica uno de los tramos más exitosos en la historia del club. Es la cara de la franquicia y un ícono en el sur de California.

Pero la salida de Scherzer -se fue por 130 millones de dólares en tres años- también hace que un reencuentro sea importante por razones de béisbol porque el pitcheo titular es la necesidad más apremiante de los Dodgers.

Los Dodgers ya están trabajando bajo la premisa de que Trevor Bauer no volverá a lanzar para ellos. Las preguntas son si la Major League Baseball lo suspenderá sin paga después de que fue acusado de agresión sexual, por cuánto tiempo y cuándo determinarán la disciplina. La investigación de la MLB sigue en curso. El momento y la duración de la sanción disciplinaria podrían afectar a la actividad de los Dodgers en la temporada baja.

Bauer está programado para ganar 32 millones de dólares en 2022. La cantidad que los Dodgers deben pagarle sigue siendo desconocida. Hasta que lo averigüen, la situación enturbiará su temporada baja y puede limitar su disposición a comprometer una cantidad máxima de dinero por jugadores.

Dos de los cuatro Dodgers que ofrecieron contratos esta semana son los mejores lanzadores titulares de la lista: Walker Buehler y Julio Urías. Ambos surgieron como candidatos al Premio Cy Young en 2021. Los dos establecieron máximos de carrera en cuanto a entradas lanzadas. Buehler registró al menos seis entradas en 29 de sus 33 salidas de temporada regular. Urías fue el único ganador de 20 juegos en las mayores. Dieron el siguiente paso. Deberían seguir siendo titulares de primera línea en 2022.

El problema es que la profundidad de la rotación de los Dodgers es escasa. El club firmó a Andrew Heaney en un acuerdo de un año el mes pasado, confiando en su capacidad para rectificar los problemas de jonrones de Heaney. Después de eso, David Price y Tony Gonsolin son los únicos lanzadores sanos con experiencia significativa como titulares, mientras Dustin May se recupera de la cirugía Tommy John.

El mercado de agentes libres disponibles disminuyó en el último mes. Scherzer, Robbie Ray, Kevin Gausman, Eduardo Rodríguez, Marcus Stroman, Noah Syndergaard, Steven Matz, Jon Gray, Corey Kluber, Alex Vobb, Dylan Bundy y Justin Verlander firmaron con clubes. Carlos Rodón, Zack Greinke y Kershaw son las mejores opciones que quedan.

Los Dodgers podrían reforzar la rotación mediante canjes. Los Athletics de Oakland y los Reds de Cincinnati, clubes que han realizado múltiples canjes con los Dodgers en los últimos años, presentan opciones interesantes y están abiertos a negociar.

Se ha rumorado que los Athletics están dispuestos a mover a los abridores Frankie Montas, Chris Bassitt y Sean Manaea. El primera base Matt Olson y el tercera base Matt Chapman también se dice que están disponibles por el precio adecuado. Los Reds tienen a los lanzadores titulares Sonny Gray y Luis Castillo para ofrecer.

Ofensivamente, los Dodgers querían que Seager se quedara mucho antes de que llegara a la agencia libre. Le ofrecieron un contrato de ocho años y 250 millones de dólares durante el entrenamiento de primavera de este año. Finalmente, no estuvieron cerca de cumplir con la extravagante oferta de los Rangers de 325 millones de dólares en 10 años, según personas con conocimiento de la situación.

Trea Turner fue adquirido en la fecha límite de intercambio con Scherzer. Se deslizará de la segunda base al campocorto, su posición natural, la próxima temporada. Se desconoce si permanecerá allí para los Dodgers más allá del próximo año; Turner está programado para encontrar oro en la agencia libre el próximo invierno.

Esa combinación hizo que los Dodgers volvieran a contratar a Taylor. Taylor es un producto conocido. Encaja en la casa club. Es un jugador probado en la postemporada, añadiendo un cuadrangular en el juego de comodín y una actuación de tres cuadrangulares a su currículum este octubre.

También juega en seis posiciones, incluyendo los dos puestos del medio campo. Es un seguro de primera calidad. Retenerlo el miércoles en las horas previas al cierre patronal fue una victoria después de los golpes que recibieron los Dodgers en las 96 horas anteriores.

Pero, ¿imaginaron a los Dodgers dándole a Taylor 60 millones de dólares garantizados durante cuatro años con una opción del club para el quinto año? No. Hace un año, el utility Kiké Hernández dejó Los Ángeles para firmar un contrato de dos años y 14 millones de dólares con los Red Sox de Boston. Hernández fue un defensor significativamente mejor en 2021, registró números ofensivos comparables a los de Taylor durante la temporada regular, y fue 20 de 49 con cinco jonrones en los playoffs. Y es un año más joven.

Las circunstancias que rodearon las agencias libres de los jugadores, interna y externamente, fueron diferentes. Hernández quería un rol diario. Los Dodgers no estaban dispuestos a prometerle uno. Creían que tenían mejores opciones. Hernández no volvío a firmar.

Con Taylor, los Dodgers venían de una temporada en la que la profundidad era un problema importante por primera vez en los últimos años. Atrás quedaron los días en que los Dodgers tenían múltiples amenazas en la banca para la postemporada. Steven Souza Jr., Albert Pujols y Billy McKinney eran las opciones este octubre - no Hernández, Joc Pederson y David Freese. La lesión en el codo izquierdo de Max Muncy, que puso fin a la temporada, en el último día de la temporada regular, solo exacerbó la deficiencia.

Los mercados tampoco fueron los mismos. Taylor tuvo suerte en un panorama repleto de efectivo antes de la fecha límite del miércoles por la noche. El mercado de Hernández estaba, en comparación, deprimido para los agentes libres de nivel medio. Así que ganará menos de la mitad del salario de Taylor en 2021.

Taylor llena un agujero. Hay más que abordar una vez que el cierre patronal concluya, sea cuando sea. Se espera otro frenesí una vez que se alcance un acuerdo de negociación colectiva. La segunda ronda de negociaciones contará con menos agentes libres de alto precio, pero más intercambios. Se espera que los Dodgers busquen por ambas vías.

Han tenido conversaciones con el agente libre de primera base Freddie Freeman, un nativo del condado de Orange que ganó el MVP de la Liga Nacional en 2020 y la Serie Mundial con los Braves de Atlanta en 2021. Los Braves siguen siendo los favoritos para contratarlo. Es muy querido en Georgia. Ha insistido en que quiere quedarse allí. Pero aún no ha firmado y los Dodgers están al acecho.

Los Dodgers también habrían tendido la mano a Carlos Correa, uno de los rostros del escándalo de las trampas de los Astros de Houston y un campocorto de élite de 27 años. Los Astros ofrecieron a Correa un contrato de cinco años y 160 millones de dólares el mes pasado. Está en condiciones de atraer un acuerdo mucho más grande después de la enorme paga de Seager. Pero, ¿estarían los directivos del club dispuestos a darle uno sabiendo que los fanáticos y la gente de la organización creen que Correa, y los Astros, los engañaron para que no ganaran un campeonato en 2017?

Seager ha sido mejor bateador, por un pequeño margen, en los últimos años. Correa es el mejor jardinero por un margen significativo, como lo demuestra el hecho de que haya ganado el Guante de Platino como mejor defensor de la MLB. Seager ha acumulado un 8.7 WAR en las últimas tres temporadas, según Baseball-Reference.com. Correa ha compilado una WAR de 12.6.

Agregar a Correa podría hacer que Turner sea canjeable en lugar de perderlo la próxima temporada baja. O Turner podría quedarse en la segunda base. O Correa podría jugar en la tercera base, moviendo a Justin Turner a la primera base y al bateador designado si el DH universal se implementa como se espera.

Freeman podría tener más sentido ofensivo ya que, al igual que Seager, es un bateador zurdo. Correa es un bateador diestro. Freeman le daría un mejor equilibrio a la alineación. Los Dodgers solo tienen tres bateadores zurdos entre sus regulares proyectados: Cody Bellinger, Lux y Muncy. Y Muncy reveló esta semana que tiene un desgarro del ligamento colateral cubital en el codo izquierdo, lo que podría poner en peligro su estado para el inicio de la próxima temporada.

Los Dodgers tendrán mucho trabajo cuando termine el cierre patronal. Tendrán opciones. Por ahora, esperan.


Anuncio