Anuncio
Share

Columna: Para que el entrenador de los Rams, Sean McVay, sea realmente grande, debe vencer a su némesis Kyle Shanahan

 Rams head coach Sean McVay
Sean McVay observa el calentamiento de los Rams antes de enfrentarse a los 49ers de San Francisco el 9 de enero. El entrenador tiene la presión de poner fin a la racha de seis partidos del equipo contra los 49ers.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

La presión está sobre el entrenador Sean McVay, el “Niño Maravilla” que no ha levantado mucha atención desde su derrota en el Super Bowl ante Bill Belichick y los Patriots.

Cinco temporadas después, él es la cara del futbol profesional en Los Ángeles, el gurú de barba ligera que maneja las palancas de los extravagantes sueños de campeonato de esta ciudad.

Cuesta creer que Sean McVay siga siendo el entrenador más joven de la NFL.

“Parece que he envejecido 40 años desde entonces... Definitivamente siento que he envejecido más de cinco años”, dijo.

Cinco temporadas después de haber sido contratado como el entrenador más joven en la historia de la NFL, el jugador de 36 años es el entrenador más popular de la ciudad, con cuatro apariciones en los playoffs, una en el Super Bowl, y a una victoria de avanzar a otro Super Bowl.

Es difícil de creer que Sean McVay aún tenga algo que demostrar.

Anuncio

Ha logrado tanto, pero hay mucho que no ha terminado. Es un alma vieja, pero todavía tiene que crecer. Ha sobresalido, pero aún está evolucionando, y este domingo será un indicador importante de cuánto se ha desarrollado realmente.

McVay tiene que llevar a los Rams a la victoria sobre los 49ers de San Francisco y su némesis Kyle Shanahan en el partido del campeonato de la NFC en el SoFi Stadium. Necesita guiar a los Rams a un Super Bowl que se juega en un campo de 5 mil millones de dólares construido por el propietario del equipo Stan Kroenke solo para esta ocasión. Tiene que demostrar que puede tener éxito con el mariscal de campo Matthew Stafford, elegido a dedo, y con un vertiginoso despliegue de talento All-Pro reunido por una gerencia que quiere ganar a toda costa.

Cualquier cosa menos y Sean McVay seguirá siendo solo un niño bonito haciendo anuncios de sopa enlatada.

Cualquier cosa menos y seguirá sin estar en la corta lista de los grandes jefes deportivos de Los Ángeles.

En su quinta temporada, Tommy Lasorda ya había ganado un campeonato, también Mike Scioscia, Pat Riley, John McKay y John Robinson.

De acuerdo, John Wooden tardó 15 años en ganar su primer título, pero eso fue en una época diferente, antes de que se diera tanta importancia a lo nuevo, al ahora y al después.

McVay ha tenido una gran carrera, pero para ser considerado un verdadero gran entrenador en este entorno, es hora de que realmente termine su obra.

“Tenemos algunas cosas más que queremos ser capaces de lograr y sabemos el gran desafío que va a ser conseguirlo”, dijo McVay en una videoconferencia con periodistas a principios de esta semana. “Pero, nuestros muchachos están emocionados por hacerlo de la manera correcta”.

Ha atacado estos grandes momentos antes, pero nunca los ha abordado del todo.

En la derrota por 13-3 ante los Patriots de Nueva Inglaterra en el Super Bowl LIII tras la temporada 2018, McVay fue superado en todos los ángulos por el legendario entrenador de los Patriots, Bill Belichick, y el joven lo admitió.

“En este momento me siento aturdido”, dijo después. “Definitivamente fui superado por el entrenador”.

Al año siguiente, los Rams estaban claramente en peligro de sufrir la resaca del Super Bowl -solo tres de los 52 equipos habían ganado el Super Bowl la temporada siguiente de perderlo-, pero McVay se burló constantemente de la creencia en la maldición.

“Realmente no he pensado mucho en ello”, dijo antes de la temporada.

Debería haber pensado más en ello, ya que los Rams terminaron 9-7 y se perdieron los playoffs.

Luego, en 2020, los Rams avanzaron a los playoffs divisionales contra los Packers de Green Bay, donde iban perdiendo por solo un touchdown en el último cuarto. Pero una vez más no pudieron cerrar, perdiendo 32-18, y McVay se llevó la culpa.

Rams quarterback Matthew Stafford talks with head coach Sean McVay.
El mariscal de campo de los Rams, Matthew Stafford, a la izquierda, habla con el entrenador Sean McVay durante la segunda mitad de un partido de playoffs de la NFL contra los Cardinals de Arizona el 17 de enero en el SoFi Stadium.
(Mark J. Terrill / Associated Press)

Ha sido golpeado en partidos importantes, y ocasionalmente ha perdido el control durante los momentos importantes.

Hizo uso errático del corredor lesionado Todd Gurley durante la temporada 2018, que afectó la química dentro del vestuario y la consistencia en el campo.

Tuvo un abierto desprecio al mariscal de campo Jared Goff a finales de la temporada pasada, una inusual muestra de frustración pública de un entrenador que constantemente predica la unión.

Luego está su negativa general a responsabilizar públicamente a sus jugadores, ya que sigue asumiendo la culpa de todos los fracasos del equipo, lo cual es noble hasta que empieza a sentirse forzado y excesivamente protector.

“Ustedes saben que nunca voy a huir de algunas de las decisiones que sé que puedo hacer mejor”, dijo McVay, y agregó: “Jamás pretenderé pensar que cada decisión que tomé fue exactamente correcta y que no he aprendido de mis errores”.

Ciertamente, no va a huir de hacer frente a los que estarán al otro lado del campo el domingo. Casi tan grande como la pregunta de si los Rams pueden vencer a los 49ers es el desafío de... ¿puede Sean McVay vencer a Kyle Shanahan?

El entrenador de los 49ers y exmentor de McVay lo ha derrotado seis veces consecutivas y siete veces en 10 encuentros. Parece que Shanahan conoce el manual de jugadas de McVay, guioniza la defensa de McVay y posee un gran espacio en la cabeza de McVay.

Gary Klein, del Times, le hizo esa pregunta precisa a McVay en una videoconferencia el miércoles, diciendo: "¿Está Kyle en tu cabeza, en términos de tratar de superar a ese equipo?”.

McVay respondió: “No. Lo que sí tengo es respeto por estos muchachos. ... Kyle es un excelente entrenador, tienen grandes jugadores, grandes entrenadores, buenos esquemas y por eso están en el campeonato de la NFC”.

No importa cómo lo enmarque, McVay tendrá que pasar el domingo resistiendo el impulso de hacerlo personal. Para lograrlo, tiene que dejar de intentar demostrar que es más inteligente que los demás. Es un rasgo comprensible, teniendo en cuenta que generalmente es más inteligente que todos los demás, pero es poco aconsejable cuando una situación acalorada a veces no exige un ejercicio de ingenio, sino de sentido común.

Por ejemplo, en la victoria en los playoffs de división de la semana pasada contra los Buccaneers de Tampa Bay, era de sentido común que sustituyera a Cam Akers, que había perdido el balón, por Sony Michel, que había perdido el balón una vez en 208 carreras esta temporada. Pero McVay se apegó a su guion - Akers tuvo 24 acarreos, Michel llevó el balón una vez - y Akers casi entregó el juego a los ‘Bucs’.

“Creo que estamos en nuestro mejor momento cuando tenemos a esos dos muchachos involucrados”, dijo esta semana. “Cam terminó recibiendo la mayor parte del trabajo, pero creo que para que sigamos yendo en la dirección que queremos y nos demos la oportunidad de ganar este partido contra un rival realmente duro, esos dos jugadores van a tener que contribuir”.

Una vez dijo lo mismo sobre el uso extraño de Gurley y C.J. Anderson, así que ya veremos.

Luego hubo una inexplicable llamada de McVay a un tiempo muerto al final del drive de touchdown de Tampa Bay que empataba el partido. La pausa permitió a los frenéticos ‘Bucs’ preparar la carrera de touchdown de nueve yardas de Leonard Fournette.

El tiempo muerto no les costó, pero es este tipo de sobreentrenamiento forzado el que podría perjudicarlos contra los sólidos 49ers.

“No pretendo creer que todas mis decisiones son perfectas, pero pienso que lo más importante que me han oído decir y de lo que hemos hablado antes es, ¿es la intención correcta?”, dijo McVay.

La intención, el proceso, lo que sea, ahora se trata de que obtenga el resultado.

Basta de educar, progresar y madurar.

Es hora de que Sean McVay crezca y se convierta en un campeón.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí.


Anuncio