Anuncio
Share

Comentario: Estos son los verdaderos ganadores de la batalla legal entre las jugadoras de la selección femenil y la Federación de Estados Unidos

U.S. national teammates Megan Rapinoe and Alex Morgan
Las compañeras de la selección nacional de EE. UU. Megan Rapinoe, a la izquierda, y Alex Morgan reaccionan después de ganar la final de la Copa Mundial Femenina en 2019.
(Alessandra Tarantino / Associated Press)

Las jugadoras del equipo nacional femenino de EE. UU., US Soccer y Cindy Parlow Cone declararon la victoria después de resolver una complicada demanda por igualdad salarial.

Ahora que la selección femenina ha resuelto su larga batalla legal sobre la igualdad salarial con la Federación de Futbol de Estados Unidos, es un momento tan bueno como cualquier otro para preguntarse sobre lo que viene después.

¿Es esto la paz verdadera o una mera pausa temporal en las hostilidades? ¿Es esto lo que marcará a esta generación de jugadores o se les recordará más por una racha sin precedentes de ocho años en los que ganaron dos Copas del Mundo seguidas y solo perdieron ocho de 126 partidos?

La verdad es que no importa. Porque cuando se anunció el acuerdo el martes, no hubo perdedores.

“Nos complace anunciar que, a condición de que se negocie un nuevo convenio colectivo, hemos resuelto nuestra larga disputa sobre la igualdad salarial y nos sentimos orgullosos de estar juntos en un compromiso compartido para avanzar en la igualdad en el futbol”, dijeron las dos partes en un comunicado conjunto.

La civilidad está muy lejos de las burlas que habían intercambiado durante gran parte de la amarga lucha legal de seis años. Esto se debe probablemente a que ninguna de las partes puede reclamar una victoria absoluta o lamentar una derrota total.

Anuncio

Las jugadoras, cuya demanda colectiva argumentaba que no se les pagaba lo mismo que a los miembros de la selección nacional masculina, acordaron aceptar 22 millones de dólares en concepto de salarios atrasados y la creación de un fondo de 2 millones de dólares al que se podrá recurrir para objetivos posteriores a la carrera y causas benéficas destinadas a hacer crecer el deporte femenino.

Esta cantidad es muy inferior a los 66 millones de dólares que pedían las jugadoras. Pero teniendo en cuenta los recientes reveses en los tribunales, es probablemente más de lo que razonablemente podrían esperar.

La federación también acordó pagar por igual a los jugadores de la selección masculina y femenina en todos los juegos amistosos y torneos. Cómo las dos selecciones nacionales obtendrán un salario igual en los grandes torneos, como la Copa del Mundo, donde los equipos masculinos cobran bastante más, no se determinará hasta que concluyan las negociaciones para un nuevo convenio colectivo masculino. Los hombres llevan sin contrato laboral desde diciembre de 2018.

Para U.S. Soccer, mientras tanto, el acuerdo pone fin a una lucha costosa, embarazosa y, en última instancia, de distracción que no tenía ninguna posibilidad de ganar en el tribunal que más importaba: el de la opinión pública.

La federación dijo que las mujeres habían rechazado un acuerdo laboral prácticamente idéntico al que ofreció al equipo masculino y presentó montones de pruebas que demostraban que las mujeres cobraban realmente más.

No importaba. El público no veía a los dos equipos como iguales.

Las mujeres han ganado cuatro Copas del Mundo y cuatro títulos olímpicos desde 1991, mientras que los hombres solo han llegado a los cuartos de final de la Copa del Mundo una vez en la era moderna y únicamente han ganado cuatro partidos en los Juegos Olímpicos desde 1991.

Pero los cánticos de igualdad salarial durante los desfiles de la Copa del Mundo no cambian los contratos. El proceso que llevó a la federación hacia un acuerdo comenzó en 2016.

Cinco jugadoras estrella, encabezadas por Alex Morgan y Megan Rapinoe, presentaron una queja por discriminación de género ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, alegando que eran tratadas y compensadas de forma diferente a los miembros del equipo nacional masculino. Poco antes del último Mundial de 2019, las jugadoras retiraron la denuncia ante la EEOC y demandaron formalmente a U.S. Soccer por discriminación de género.

The U.S. women's national team look on during the national anthem.
La selección femenina de Estados Unidos mira durante el himno nacional en la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019 el 24 de junio de 2019, en Reims, Francia.
(Marc Atkins / Getty Images)

Las dos partes llegaron a un acuerdo en diciembre de 2020 sobre cuestiones como los vuelos chárter, el alojamiento en hoteles y las superficies de juego. Pero ocho meses antes, un juez de California le dio a la federación una importante victoria, al dictaminar que era incorrecta en cuanto a los hechos cuando dijo que las mujeres recibían menos paga que los hombres y concedió una moción de juicio sumario.

(La semana pasada, cuando U.S. Soccer hizo pública su declaración de impuestos para el año que terminó el 31 de marzo de 2021, las cinco jugadoras mejor pagadas de la lista eran todas miembros de la selección nacional femenina. Las cinco recibieron más de 253.000 dólares).

Las jugadoras tenían previsto impugnar ese fallo el 7 de marzo ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito. El anuncio del martes significa que la apelación no seguirá adelante, pero la federación y las jugadoras aún deben negociar un nuevo convenio colectivo para que los términos del acuerdo entren en vigor.

Una vez que esto ocurra, podría tener un impacto inmediato, tanto a corto como a largo plazo.

A corto plazo, representa una gran victoria para la presidenta de la federación, Cindy Parlow Cone, una antigua figura de la Copa del Mundo que en su día boicoteó un torneo de la selección nacional por cuestiones salariales. El acuerdo, en cuya negociación Cone desempeñó un papel importante, pone fin a un capítulo largo, costoso y perjudicial para la federación, a la vez que hace descarrilar casi con toda seguridad la candidatura de Carlos Cordeiro a la reelección como presidente de U.S. Soccer.

Cordeiro, que fue fundamental para convencer a la FIFA de que la Copa del Mundo volviera a Norteamérica en 2026, dimitió como presidente hace dos años, a mitad de su mandato de cuatro años, después de que los abogados que representaban a U.S. Soccer en la demanda por discriminación de género afirmaran que “la ciencia indiscutible” demostraba que las jugadoras eran inferiores a sus homólogos masculinos.

Cordeiro y Cone son los únicos candidatos en la papeleta para las elecciones del próximo mes.

A largo plazo, el acuerdo significa mucho más de lo que cualquiera de las partes puede afirmar que ha ganado, aunque ambas partes compartirán el mayor impacto. Si bien las jugadoras han recibido solo una parte de lo que buscaban, pueden argumentar que su demanda de discriminación por razón de género ha sido validada.

La federación también puede cantar victoria, ya que los tribunales le dieron finalmente la razón.

Y el hecho de que una de las federaciones más grandes e influyentes del fútbol internacional se haya comprometido públicamente -y legalmente- a tratar a sus equipos masculinos y femeninos de forma equitativa aumentará la presión sobre otras ligas para que hagan lo mismo.

Noruega y Australia ya lo hacen, al menos porcentualmente, mientras que las jugadoras de otros países, inspiradas por el activismo de la selección estadounidense, han conseguido recientemente concesiones en materia de salarios y otras condiciones de trabajo. En última instancia, esto dejará un legado mayor que cualquiera de las cosas notables que esta generación de jugadoras de la selección nacional femenina ha logrado en el campo.

Morgan pareció entenderlo el martes.

“Han sido años y años de lucha y puede que me beneficie de ello durante algunos años”, dijo. “Pero esto fue realmente establecido para que la próxima generación pueda centrarse en jugar al fútbol y no tener que preocuparse por demostrar su valor o exigir el respeto que merecen, porque aquí ya luchamos por eso”.

Para leer esta nota en inglés haga clic.


Anuncio