Análisis: Novela de Kylian Mbappé entre PSG y Real Madrid es un mal para el futbol; LaLiga busca demandar

PSG President Nasser Al-Khelaifi, left, speaks to PSG's Kylian Mbappe.
(Michel Spingler / Associated Press)
Share

La superestrella francesa Kylian Mbappé decidió mantenerse en “casa” y tumbó las ilusiones de los aficionados del Real Madrid, que habían esperado que el jugador cumpliera su promesa de vestir la camiseta Merengue.

En lo que ha sido una de las novelas más traumáticas para los aficionados del futbol en muchos años, llegó a su final el sábado con el anuncio de que Kylian Mbappé se quedaría en casa, en el Paris Saint-Germain, en lugar del club que se ha dicho ser hincha desde chico, el Real Madrid.

Después de alguna vez haber prometido vestir la camiseta del club Merengue – siendo abril la última vez –, el delantero francés dejó a esos seguidores plantados al aceptar una extensión de su contrato de tres años por una ridícula cantidad de dinero de alrededor de $600 millones y que lo convierte en el futbolista mejor pagado de la historia.

Su contrato original estaba encaminado a expirar el 30 de junio y el PSG obviamente se encontraba nervioso por ver a su superestrella no solo partir, pero hacerlo de manera gratuita.

El Real Madrid estaba dispuesto a pagar más allá de su propio endeudamiento que vive para obtener al campeón del mundo en Rusia 2018, desangrando aún más al histórico club. Sin embargo, eso pareció no importarles y aún así fueron por el estelar jugador, mientras que al mismo tiempo pasaron la vergüenza del rechazo.

Anuncio

Kylian Mbappé se dispone a permanecer en Paris Saint-Germain y rechazar la oportunidad de pasar a Real Madrid

A pesar de no haber firmado con el Madrid, Mbappé podría hacerlo en el futuro, al final de su contrato y llegaría a España con mucho futbol por desarrollar y quizá en su nivel más alto como jugador, pero por ahora sigamos viviendo en el presente, que es lo que realmente vale.

Según reportes de ESPN.com, LaLiga se alista para demandar al PSG por un presunto “incumplimiento de las reglas financieras”. No es que el Real Madrid sea la blanca paloma en todo esto, pues en el pasado ha cometido grandes pecados en relación con contrataciones ilógicas y estratosféricas que afectan al ecosistema financiero del futbol europeo.

Hay que recordar que el Real Madrid había hecho también una fuerte oferta por el jugador en agosto de 2021, a la que aumentó arriba del 50% de derechos de mercadotecnia, superando incluso la oferta del PSG.

"¡El Barcelona también lo ha hecho!”, exclamarían los hinchas del RM, pero ese es caso aparte y no están involucrados en esta transferencia específicamente.

En un tuit, el presidente de LaLiga, Javier Tebas Medrano, mostró su frustración por lo sucedido. Aunque la liga española tiene fuertes argumentos sobre lo hecho por el PSG, ignora que sus super equipos también lo han hecho.

Anuncio

“Lo que va a hacer el PSG renovando a Mbappé con grandes cantidades de dinero (a saber, dónde y cómo las paga) después de dar pérdidas por 700M€ en las últimas temporadas y tener más 600M€ de masa salarial, es un INSULTO al fútbol. Al-Khelafi es tan peligroso como la Superliga”.

Por lo dicho en un comunicado, la denuncia sería “contra el PSG ante la UEFA, las autoridades administrativas y fiscales francesas y las autoridades de la Unión Europea para seguir defendiendo el ecosistema económico del futbol europeo y su sostenibilidad”.

“Este tipo de acuerdo ataca la estabilidad económica del futbol europeo, poniendo en riesgo cientos de miles de puestos de trabajo y la integridad del deporte… Es escandaloso que un club como el PSG pueda cerrar un acuerdo así mientras aquellos clubes que podían permitirse la contratación del jugador sin ver comprometida su masa salarial se queda sin poder ficharlo... El PSG está asumiendo una imposible inversión, ya que tiene una masa salarial inaceptable y grandes pérdidas económicas en temporadas anteriores. Está violando las reglas actuales de control económico de la UEFA y Francia”.

Mientras que una parte del mundo celebra y otra rechaza el acontecimiento, Mbappé no demoró en demostrar su felicidad por quedarse “en casa”, por lo menos hasta el 2025, al marcar tres goles en la goleada de 5-0 sobre el FC Metz el sábado.

“Estoy muy feliz de continuar la aventura, de quedarme aquí en Francia y París, mi ciudad, frente a todos ustedes”, dijo Mbappé antes del partido. “Espero seguir haciendo lo que más me gusta, que es jugar al futbol. Gracias a todos”.

Este fue parte del comunicado del jugador cuando se oficializó su estadía en Francia:

“Me gustaría anunciar que he optado por ampliar mi contrato en el Paris Saint-Germain y, por supuesto, estoy encantado. Estoy convencido de que aquí puedo seguir creciendo en un club que da todo lo necesario para rendir al máximo nivel. También estoy encantado de seguir jugando en Francia, el país donde nací, donde crecí y donde me hice un nombre.

“Quisiera agradecer al presidente, Nasser Al-Khelaïfi, su confianza, su comprensión y su paciencia. También me gustaría dar las gracias a todos los aficionados del Paris Saint-Germain, tanto en Francia como en todo el mundo, por su apoyo, especialmente en los últimos meses. Juntos, codo con codo y ambiciosos, haremos magia en París”.

El futbol actual vive de apariencias peligrosas para el deporte y no es solamente porque los dueños del PSG lanzaron sus petrodólares al aire para mantener a Mbappé, sino porque los equipos están dispuestos a tirar la casa por la ventana y dar esa casa al jugador. Todo esto, ligando sus especulaciones de éxito en el retorno de inversión que la imagen de ese jugador proveerá al equipo.

Las consecuencias financieras que puede causar a largo plazo son bastante alarmantes por la agresiva inversión. Pero esto parece no importarles, pues se seguirán dando el lujo de decir que ganaron fuera de la cancha antes de probar si eso se transforma dentro de ella.

La siguiente parada para el PSG no es siquiera la Ligue 1, en donde han dominado sin problemas en los últimos años, pero ganando la Liga de Campeones, en donde fueron precisamente eliminados por el Real Madrid en la ronda de 16 en febrero.

Mbappé se queda en casa y el Real Madrid, en tres años tendrá que tomar la decisión de volver a intentar atraer al jugador o castigarlo con el látigo del desprecio. A final de cuentas, será una decisión de orgullo y amor propio.