Anuncio
Share

París no retransmitirá juegos del Mundial en sitios públicos

En esta imagen de archivo, un aficionado despliega una bandera de Francia
En esta imagen de archivo, un aficionado despliega una bandera de Francia en una zona habilitada para hinchas en las inmediaciones de la Torre Eiffel, durante un juego de la Eurocopa 2016 entre Portugal y Francia, el 10 de julio de 2016 en París.
(Laurent Cipriani / Associated Press)

La ciudad de París ha decidido que no retransmitirá partidos de la Copa del Mundo en pantallas gigantes en zonas públicas habilitadas para aficionados ante la preocupación por las violaciones de los derechos de los trabajadores migrantes y por el impacto ambiental del torneo en Qatar.

La decisión de la capital francesa imita a las adoptadas en otras ciudades del país.

Anuncio

“Existe el problema del impacto ambiental”, señaló Pierre Rabadan, vicealcalde de París encargado de deportes, en declaraciones a la radio France Bleu Paris el martes.

Mencionó “los estadios con aire acondicionado” y que “se debe cuestionar las condiciones en las que se han construido esas instalaciones”.

Rabadan subrayó que París no boicotea el torneo, pero explicó que “el modelo de montar grandes deportivos de Qatar va en contra de lo que (París, sede de los Juegos Olímpicos de 2024) queremos como organizadores”.

Anuncio

La medida se tomó a pesar de que el equipo de fútbol de la ciudad, Paris Saint-Germain, es propiedad de Qatar Sports Investments.

“Tenemos relaciones muy constructivas con el club y su entorno, pero eso no nos impide decir cuándo no estamos de acuerdo”, apuntó Rabadan.

Un creciente número de ciudades francesas se niegan a instalar pantallas gigantes para emitir encuentros del Mundial en protesta por la reputación de Qatar con los derechos humanos.

Anuncio

Arnaud Deslandes, vicealcalde de Lille, dijo que con la cancelación de la transmisión de los partidos en pantallas gigantes, la ciudad del norte quiere transmitir un mensaje a la FIFA sobre el año irreparable que el torneo en Qatar causa al medio ambiente.

“Queremos mostrarle a la FIFA que el dinero no es todo”, dijo Deslandes a The Associated Press.

En cuanto a la reacción de los habitantes a la decisión de la ciudad, Deslandes replicó: “Aún no me he topado con alguien en Lille decepcionado con nuestra decisión”.

Anuncio

En la última década, el emirato, rico en gas, ha sido muy criticado por el trato que da a los trabajadores migrantes, en su mayoría del sur de Asia, que necesita para construir estadios, líneas de metro, carreteras y hoteles valorados en decenas de miles de millones de dólares.

Los activistas medioambientales franceses han apoyado la cancelación de las emisiones públicas en las zonas para hinchas, porque este tipo de eventos durante el torneo que se disputará entre el 20 de noviembre y el 19 de diciembre, utilizarían una energía que el país ha estado guardando para el invierno.

__

Surk reportó desde Niza. Sylvie Corbet en París contribuyo con este despacho.


Anuncio