Anuncio

Venezuela condena tratamiento a su selección y aficionados en Perú

Los jugadores de Venezuela celebran tras el empate 1-1 contra Perú en las eliminatorias del Mundial
Los jugadores de Venezuela celebran tras el empate 1-1 contra Perú en las eliminatorias del Mundial 2026, el martes 21 de noviembre de 2023, en Lima.
(Martin Mejía / Associated Press)
Share

El gobierno de Venezuela criticó el miércoles a las autoridades de Perú por impedir que el avión que trae de regreso a Caracas a la selección venezolana de fútbol recargue combustible en un aeropuerto de Lima tras disputar un partido de las eliminatorias del Mundial 2026.

La queja por el repostaje del avión se sumó a la denuncia de un jugador venezolano de haber sido ser agredido por la policía peruana al final del empate 1-1. Los venezolanos también deploraron el trato que sus aficionados recibieron en el estadio Nacional de Lima.

El canciller venezolano Yván Gil dijo en su cuenta oficial de X, antes Twitter, que “el gobierno de Perú comete una nueva arbitrariedad contra los venezolanos, al impedir que el avión que trae de regreso a la @SeleVinotinto recargue el combustible para emprender el vuelo”.

Anuncio

Gil añadió que “Perú aplica un secuestro, vengativo a nuestro equipo, que ha realizado un extraordinario juego el día de ayer. Exigimos el cese inmediato de las agresiones en contra de nuestra selección y del pueblo venezolano, asumiendo sus obligaciones en el marco del respeto al Derecho Internacional y desechando las prácticas de xenofobia”.

La cancillería peruana dijo en respuesta a Gil que “lamentaba la situación” que atraviesa el avión que transporta a la Vinotinto pero aseguró que el gobierno de Perú no había ordenado ninguna medida para prohibir el suministro de combustible. Añadió que “la citada aeronave viene experimentando restricciones de abastecimiento de índole mercantil privado ajenas a la voluntad del Estado peruano”.

Por la tarde, la cancillería peruana indicó que el vuelo charter que transporta a la selección venezolana ya había partido desde el aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima. La operadora del aeropuerto, Lima Airport Partners, también confirmó a The Associated Press que el avión había despegado.

Más temprano, el defensa venezolano Nahuel Ferraresi se quejó de que la policía peruana le pegó dos palazos en la mano derecha cuando al finalizar el partido se acercaba junto a otros jugadores a las tribunas donde estaban miles de hinchas venezolanos que viven en Perú.

Entrevistado por el canal de la Federación Venezolana de Fútbol, el jugador del Sao Paulo de Brasil mostró vendajes en los dedos de la mano derecha al relatar que los policías peruanos “se enojaron” y “sacaron los palos para pegarnos”.

Varios videos del choque entre la policía peruana y los jugadores venezolanos se han viralizado en las redes sociales.

El miércoles, la federación venezolana condenó las agresiones físicas y verbales sufridas por los miembros de la selección: “Es muy grave que uno de nuestros jugadores resultará lesionado por un funcionario (policial) al momento de acercarse a nuestros aficionados para entregarles una camiseta”, dijo.

Poco antes del encuentro del martes la policía peruana informó que armó un plan para capturar a personas buscadas por la justicia durante el ingreso al estadio.

“Los sujetos que tengan alguna deuda con la justicia, inmediatamente serán detenidos”, dijo el jefe de la policía peruana Jorge Angulo en una conferencia de prensa. “Teniendo en consideración de que tenemos una gran comunidad extranjera de ciudadanos venezolanos... y que también van a concurrir aquí... debemos advertir a nacionales y extranjeros, les vamos a hacer respetar lo que los protocolos señalan”.

La decisión peruana fue objeto de críticas por parte de Pedro Infante, exministro del Deporte de Venezuela y primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, quien calificó al plan peruano como una institucionalización de la xenofobia.

“Una cosa es la rivalidad deportiva, el fanatismo natural por nuestras selecciones, otra cosa que se institucionalice la xenofobia. Entradas más caras a los venezolanos, persecución de nuestros compatriotas en Perú”, lamentó Infante en la red social X, antes Twitter.

Sin aludir directamente a los incidentes en Lima, la CONMEBOL — el ente rector del fútbol sudamericano — expresó en un comunicado que “condena toda forma de violencia y cooperará siempre con acciones que apunten a desterrar la violencia, el racismo, la xenofobia y la discriminación”.

Perú es el segundo país del mundo con más inmigrantes venezolanos después de Colombia. Las autoridades calculan el número en unos 1,5 millones, unos 800.000 en Lima. El gobierno peruano endureció recientemente las leyes migratorias.

Venezuela, la única selección sudamericana que nunca disputó un Mundial, acumula nueve puntos y ocupa el cuarto puesto. Con la expansión a 48 países para 2026, Venezuela confía que ha llegado el momento al abrirse una repartición de seis plazas directas y un boleto de repechaje dentro de la zona de la CONMEBOL.

Perú, que suma apenas dos puntos, está hundido en el último lugar.

Anuncio