Advertisement

Kevin Durant demuestra que es el ‘llorón de la NBA’ y no una opción para los Lakers después de sus comentarios sobre LeBron James

Kevin Durant demuestra que es el ‘llorón de la NBA’ y no una opción para los Lakers después de sus comentarios sobre LeBron James
Kevin Durant, de los Golden State Warriors, reacciona ante una decisión arbitral contra los Atlanta Hawks. (Kevin C. Cox / Getty Images) (Getty Images)

La temporada de adquisiciones de la NBA no comienza hasta dentro de ocho meses, aunque los Lakers ya deben eliminar el primer nombre de su lista.

Kevin Durant aparentemente no quiere unirse a ellos porque dice que jugar con LeBron James sería irrazonablemente difícil.

Advertisement

Muy mal, muy triste.

Durant, un agente libre potencial el próximo verano, se quejó demasiado en un artículo de Bleacher Report de Ric Bucher sobre las dificultades de jugar con el que podría ser el mejor jugador de la historia.

Advertisement

La estrella de los Golden State Warriors habló sobre los problemas que enfrentan los jugadores que deben ajustar su juego. Habló sobre los jóvenes que no quieren compartir el gran escenario de James.

Pero luego se puso severo al hablar sobre el ambiente que existe alrededor de James, lo calificó de "tóxico".

"Hay tanto revuelo de otras personas por estar cerca de LeBron", dijo Durant a la página web. "Él tiene tantos 'fanboys' en los medios de comunicación. Incluso los periodistas especializados solo lo adulan. Por eso entiendo por qué alguien no querría estar en ese ambiente porque es tóxico. No es culpa de LeBron en absoluto; es solo el hecho de que tienes tantos seguidores en los medios de comunicación que les encanta adular en cada palabra. Simplemente salgan del camino y déjenos jugar al baloncesto".

Encogimiento de hombros. Suspiro. Rodar los ojos.

Advertisement

Al menos eso está resuelto, de todos modos. No hay especulación más detallada. No más predicciones sin aliento.

Claramente, Durant no quiere unirse a los Lakers mientras James comande al grupo, y aparentemente no habrá una visita nocturna de Magic Johnson que vaya a cambiar su opinión.

De alguna manera, creo que los Lakers sobrevivirán. Solo adivinando, pero creo que se las arreglarán sin un jugador que claramente no está preparado para el desafío que implica jugar en la capital del entretenimiento con uno de los mejores jugadores de básquetbol.

La cultura centrada en James no es para todos, y claramente no lo es para Durant, que tiene razón en algunas cosas pero realmente está mal en otras.

Es cierto, el entusiasmo por James es abrumador. He estado alrededor de los Lakers por más de 30 años y nunca había experimentado una locura tan constante.

A diferencia de otros grandes símbolos de los Lakers, James ya era la estrella de baloncesto más grande del planeta cuando llegó aquí, por lo que apareció con su propia galaxia que traga la mayor parte del oxígeno disponible.

Los medios de comunicación que rodean los casilleros de James después de los juegos en el Staples Center, son muchos e impenetrables, con varias docenas de reporteros y camarógrafos todas las noches.

El grupo que cubre a James migra a otros jugadores, asfixiando virtualmente todo el vestuario de los Lakers.

Advertisement

A juzgar por la multitud, ahora se le presta tanta atención a Tyson Chandler como se le prestó Shaquille O'Neal, con la gente presionando a Kyle Kuzma de la manera que lo hicieron una vez con Kobe Bryant.

Hay un zumbido palpable alrededor de este equipo, a diferencia de cualquier otro equipo en esta ciudad. Puede ser a la vez abrumador y provocar distracción y, ciertamente, un jugador puede perderse en todo ese ruido.

Pero, "¿tóxico?" No, es todo lo contrario, es vigorizante, desafiante, parece que cada noche que se vive en el escenario transcurre bajo las luces más brillantes, cada juego se siente como un juego de Finales, y los jóvenes 'Lakers' son fuertes, como Kuzma y Josh Hart, y han prosperado bajo esta intensidad.

Y no, los reporteros especializados que cubren regularmente este equipo no son "fanboys" o "groupies" sino periodistas experimentados que entienden las buenas historias y las persiguen debidamente.

James es la definición de una buena historia. Cuando juega, con sus debilidades iluminadas tanto como su grandeza, es interesante.

Cuando habla, que es mucho más frecuente que la mayoría de los jugadores de su calibre, puede ser incluso más interesante. En un minuto, habla de justicia social, en el siguiente minuto en ver a sus hijos jugar al baloncesto, y luego podría concluir abordando sus tremendas expectativas.

No ha sido todo positivo. Ha sido criticado por parecer ocasionalmente distante. Se ha comentado que aún no parece ser un Laker, sino más bien un visitante que asiste a un espectáculo de variedades de ocho meses. Ha sido criticado por no jugar mucha defensa, y por su extraña incapacidad para hacer un gran tiro libre en el último cuarto.

Pero después de cinco años de trabajo pesado, transformó el Staples Center en una fiesta nocturna.

Después de la sequía más larga en playoffs en la historia de la franquicia, él podría realmente llevar a este equipo a ser uno de los cuatro mejores sembrados en el Oeste, y podrían dar el siguiente paso la próxima temporada con otra estrella, y seguramente hay jugadores que querrían ser parte de eso, pero Durant simplemente no, lo cual es sorprendente considerando que dejó Oklahoma City para unirse a Golden State, un equipo de campeonato lleno de estrellas.

Por supuesto, la mayoría de esas estrellas son espíritus libres sin pretensiones que no dirigen a un equipo como James.

Al parecer, a Durant no le gusta ser desafiado por una presencia intimidante como la de James, al igual que no le gustaba ser desafiado por su compañero Draymond Green en su reciente revuelo en la duela.

Si Durant llegara al sur para agregar un nuevo capítulo a su ilustre carrera, eventualmente podría liderar a los Lakers y ganarse a Los Ángeles, mientras que James inevitablemente disminuiría la velocidad.

Pero todo lo que Durant puede ver es la sombra de James, y no quiere participar en eso, incluso si pudiera ser tan poderoso como él.

"Lo que he aprendido al estar cerca de él estos pocos meses, es que es un increíble compañero", dijo Luke Walton, el entrenador de los Lakers, a los reporteros sobre James en la práctica del equipo el 4 de diciembre. "Es muy desinteresado. Ha ganado múltiples campeonatos con otras superestrellas ... ¿por qué no quisieras jugar con LeBron? Es un ganador, es un jugador increíble".

Probablemente la estadística más subestimada de James son sus asistencias. Actualmente lidera a los Lakers en ese departamento. La temporada pasada terminó segundo en la liga en asistencias.

Para el final de esta temporada, probablemente pasará al top 10 de la NBA en asistencias en su carrera. Al final de ella, podría incluso tener más asistencias que Magic Johnson.

Kevin Durant no quiere que James ponga la pelota en sus manos. Alguien lo hará. Garantizado, alguien lo hará.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement