Advertisement

La atleta Caster Semenya pierde apelación contra los oficiales de atletismo

La atleta Caster Semenya pierde apelación contra los oficiales de atletismo
Caster Semenya compite en la carrera de 1.500 metros en los Juegos de la Amistad de 2018. (Saeed Khan / AFP / Getty Images) (Getty Images)

La corredora sudafricana Caster Semenya perdió su apelación contra los oficiales de atletismo que ahora pueden proceder con una polémica regla que la define a ella y a otras atletas femeninas por su química corporal.

La Corte de Arbitraje Deportivo se pronunció contra Semenya el pasado miércoles, declarando que la federación internacional puede regular a las mujeres con niveles naturales altos de testosterona.

Advertisement

Estas mujeres ahora enfrentarán una dura elección: tomar medicamentos para alterar su química o competir contra hombres.

La decisión de la corte suiza representa una gran derrota fuera de la pista para Semenya, quien tiene dos medallas de oro olímpicas en los 800 metros, pero ha soportado el escrutinio debido a sus tiempos rápidos, hombros anchos y musculosos.

Advertisement

La nueva regla de la IAAF no tiene nada que ver con las trampas o las drogas que mejoran el rendimiento; en cambio, se diseñó para mujeres con una "diferencia de desarrollo sexual" natural o DSD, lo que significa que tienen un nivel circulante de testosterona que supera el rango normal para las mujeres.

Los funcionarios de la Federación afirman que esta condición, que estiman que ocurre en siete de cada 1.000 mujeres a nivel de élite, representa una ventaja injusta porque el aumento de testosterona puede equipararse a una mayor fuerza y ​​velocidad.

Su regla, originalmente programada para entrar en vigencia en noviembre pasado, cubrirá eventos que van desde los 400 metros a la milla. Los árbitros de CAS lo confirmaron después de tomar un mes adicional para revisar materiales adicionales.

Esta no era la primera vez que el mundo deportivo luchaba por definir lo que significa ser mujer.

Advertisement

Ya en la década de 1930, se pidió a algunos competidores olímpicos que se desvistieran y se presentaran ante los funcionarios para demostrar que eran mujeres. Posteriormente, se probó y abandonó una prueba de cromosomas después de que no se tomaron en cuenta ciertas condiciones raras.

La IAAF cambió a una prueba basada en testosterona que inicialmente se canceló en 2015, cuando el velocista indio Dutee Chand ganó su apelación.

Esta vez, los expertos que testificaron en nombre de Semenya en una audiencia de CAS argumentaron que la investigación aún no ha demostrado los efectos de la testosterona elevada.

Los atletas estrella de otros deportes también apoyaron a Semenya, y la ex tenista Billie Jean King dijo que la política es "bárbara, peligrosa y discriminatoria".

Pero la junta de arbitraje finalmente estuvo de acuerdo con la IAAF, que declaró: "Esta norma es necesaria para garantizar una competencia justa para todas las mujeres. De hecho, sin eso, corremos el riesgo de perder a la próxima generación de atletas femeninas, ya que no verán ningún camino hacia el éxito en nuestro deporte".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement