Advertisement

LeBron James reduce la brecha generacional y anhela ser un líder paciente para los jóvenes en Lakers

LeBron James reduce la brecha generacional y anhela ser un líder paciente para los jóvenes en Lakers
Los Angeles Lakers forward LeBron James, left, sits on the bench with forward Brandon Ingram, center, and forward Kyle Kuzma during the second half of an NBA basketball game against the Denver Nuggets Tuesday, Oct. 2, 2018, in Los Angeles. (Mark J. Terrill / AP)

Le toma solo 20 minutos a LeBron James llegar a las instalaciones de entrenamiento en El Segundo desde su casa en Brentwood cada mañana, algo tal vez más impresionante de lograr que sus ocho consecutivas apariciones en Las Finales de la NBA; dados los patrones de tráfico en Los Ángeles.

Él no conduce el auto, lo que posiblemente lo mantiene aún cuerdo.

Advertisement

En la parte trasera del auto, cuando sale de su casa que comparte con su esposa y tres hijos, él encuentra maneras de pasar el tiempo. Algunas veces ve shows de televisión. En algunas ocasiones escucha música y se aparece en las instalaciones de entrenamiento con las letras de las canciones de una nueva canción de rap memorizadas mejor que algunos de sus jóvenes compañeros.

"A él le encanta Young Dolph", dijo Brandon Ingram, quien nació solo dos años antes de que James empezara la preparatoria. "Oh Dios, no puedo hacer que deje de escuchar Young Dolph".

Advertisement

En algunas ocasiones lee libros durante su viaje diario, especialmente libros de historia como los que tratan sobre los tiempos críticos de los derechos civiles.

"Pero también me gusta la mafia", dijo James. "Soy un gran aficionado, me gusta la época de los jefes de la mafia".

James lee actualmente "Nocturno de La Habana: Cómo la mafia se hizo con Cuba y la acabo perdiendo en la revolución".  Él sonríe y su voz se acelera cuando habla del tema que tanto le gusta.

Durante esos 20 minutos hace una transición de padre a compañero, aunque siempre es ambos. Cada rol complementa al otro.

Advertisement

Este equipo de Lakers es diferente a los que James se ha unido en la agencia libre con anterioridad.

El Heat de Miami de 2010 era un equipo veterano, con tres estrellas listas para ser campeones inmediatamente.

En 2014, los Cavaliers de Cleveland eran más jóvenes, pero no tanto como estos Lakers. Kyrie Irving, quien estaba empezando su cuarta temporada, era su estrella más prominente. Tenían un novato de alto perfil pero canjearon Andrew Wiggins por Kevin Love después de firmar a James.

En la carta en la que anunció su regreso a Cleveland, James dijo que pensaba que podía ayudar a elevar a Irving a ser uno de los mejores guardias de la liga. Durante Las Finales de 2018, James dijo que vio en Irving el potencial de un jugador cerebral, que piensa acerca del juego a un nivel alto.

Pero el guardia, en algunas ocasiones se desvanecía entre las sombras de James. El verano anterior, pidió ser canjeado.

En el último año de James en Cleveland, estaba rodeado mayormente por veteranos. J.R. Smith, 33, y Kyle Korver, 37, jugaron roles significantes para los Cavaliers, tal como lo hizo Love, que cumplió 30 en septiembre.

El novato más usado fue Cedi Osman, que jugó en 61 partidos. Cuando James dejó Cleveland, Osman escribió una carta que publicó en Instagram para James, agradeciéndole por destacar partes de él que no conocía en sí mismo.

"No puedo darte un punto definitivo en el tiempo, pero en mis 16 años de carrera he aprendido cada año cómo ser más y más un líder", dijo James. "Y más comunicador y cómo puedo comunicarme con ciertos muchachos y sacar lo mejor de ciertos muchachos. Una cosa que aprendes cuando te conviertes en padre es que si tienes varios hijos, para sacar lo mejor de tus hijos, no les puedes enseñar a todos de la misma manera".

Advertisement
EL SEGUNDO, CALIFORNIA SEPTEMBER 24, 2018-Lakers LeBron James. (Wally SKalij/Los Angeles Times)
EL SEGUNDO, CALIFORNIA SEPTEMBER 24, 2018-Lakers LeBron James. (Wally SKalij/Los Angeles Times) (Wally Skalij / Los Angeles Times)

Aquí, los Lakers tienen a Ingram (21), Lonzo Ball (20), Kuzma (23) y Josh Hart (23), todos cercanos en edades a la del hijo mayor de James… que del mismo James.

"Muchachos que han estado en la liga por ocho, nueve o 10 años, no tienes que decirles o enseñarles", dijo Hart. "Pienso que es algo nuevo para él pero él es un líder natural y vocal. Él lo hace funcionar".

El que los jugadores jóvenes con los que él ahora trabaja tienen más espacio para crecer, es algo que emociona a James.

"Tienen esa energía de hombres jóvenes aquí", dijo James. "Lo que es siempre grandioso".

James se convirtió en padre en una temprana edad, y dijo que siempre quería hacer eso.

Su rol con sus hijos es un contraste de su propio crecimiento, sin la presencia de su padre en su vida. Su madre, Gloria, cuando tenía 16 años lo tuvo a él. James tenía 19 años cuando se convirtió en papá.

James y su esposa Savannah tienen tres niños: Bronny de 14, Bryce de 11 y la pequeña Zhuri de tres. Cada uno tiene una presencia en redes sociales, aunque la más jovencita nació durante la era de Instagram.

"Me tomó casi un año para poner una foto de mi hija en redes sociales", relató James.

La atención con la que él creció es una que no quiere para sus hijos. Cuando él hizo una inmersión de limpieza de dos semanas, evitando el alcohol, azúcares, productos lácteos y gluten, James insistió que sus hijos necesitaban ser niños cuando de sus dietas se trataba. Bronny se destaca en el básquetbol. Mientras que otros prospectos acumulan atención de los medios mucho antes del colegio, James le ha dicho que no está permitido dar entrevistas hasta que tenga 18 años.

Esas elecciones son influenciadas por la experiencia de James como uno de los adolescentes más famosos del mundo. Cuando tenía 17 años, estuvo en la portada de Sports Illustrated por primera vez.

"Ellos han visto a su padre pasar por eso por mucho tiempo como profesional, nada realmente los va a sorprender", dijo James. "Mis dos hijos usan redes sociales ahora mismo. Algunas para un bien mayor pero desearía que no las usaran, pero es lo que es".

Hay una razón obvia por qué su función es diferente con sus hijos que las de sus compañeros: sus compañeros son compañeros de trabajo y técnicamente sus colegas. Otra diferencia más sutil: James será como un entrenador en la duela para algunos de sus nuevos compañeros. Él nunca ha entrenado a sus hijos.

"Sus entrenadores están hechos para entrenarlos durante su juventud y tienen mucha más paciencia que yo", dijo James. "Porque me conozco".

Aún, criarlos le ha enseñado a él la importancia de saber cuáles son las diferentes necesidades de la gente. Criarlos le ha enseñado el valor de la paciencia. Criarlos hace a James, quien cumplirá 34 años en dos meses, consciente de qué le gusta a la gente que es una década o dos menor que él.

El rapero J. Cole critica la nueva ola de raperos que principalmente gusta a la fanaticada joven. Hart conoce la canción y explicó los gustos musicales de James.

"Él está con muchos de los pequeños… los 'pequeños raperos que visten shorts en el autobús'", dijo Hart con una sonrisa. "Él conoce mucho de Dolph y los otros pequeños raperos del mundo".

Al principio, Hart de manera jocosa no estuvo de acuerdo con la idea de que los jóvenes de Lakers tuvieran los mismos gustos del hijo mayor de James. Luego se dio cuenta que sus actividades favoritas encajan con las de un adolescente, como los videojuegos.

"¿Bronny acaba de cumplir 14?", se preguntó. "Es cuatro años más joven que [Isaac] Bonga. Es loco si lo piensas, pero así es como se mantiene con lo que es tendencia".

Cuando los Lakers empezaron el campamento de entrenamiento, James y otros compañeros ya estaban en las instalaciones entrenando, conociéndose.

Advertisement

"Se comporta como un niño, actúa como uno de nosotros", dijo Ingram. "Claro que él se mantiene profesional todo el tiempo".

A Ingram le pareció gracioso saber que el hijo de James le ayuda a mantenerse al día con las tendencias. "Su hijo y yo escuchamos la misma música", aseguró Ingram, pero también aclaró que James no los trata como a sus hijos, por el contrario, él se presenta como uno más de ellos.

"Él es uno de nosotros", dijo Hart. "Pero es el mejor jugador en ponerse una camiseta de la NBA. Cuando tienes a alguien así, él es obviamente un líder vocal y te habla. Pero no es como que él nos deslumbra, él se relaciona en un nivel diferente y bromea… entonces lo hace ver como alguien regular".

Si sus compañeros estaban sorprendidos por su presencia, lo superaron rápidamente —o por lo menos pretendieron eso—.

"Él no es Dios", dijo Ball algún día.

Kuzma desechó la idea de estar deslumbrado por James.

"Ya sobrepasé ese punto", dijo Kuzma. "Va a ser mi segundo año jugando. He estado en muchos partidos, entonces es como si fuera otro juego".

Eso es lo que quiere James.

"Si somos serios acerca de para qué estamos aquí y estamos poniendo el tiempo, entonces debemos todos tener momentos deslumbrantes", dijo James. "Para mí, soy uno de esos muchachos. Llego, hago mis horas, me pongo mi casco de seguridad y voy a trabajar cada día como cada uno de ellos. Solo quiero liderar a estos muchachos, tanto como ellos les gustaría liderarme".

Parte de este nuevo reto es encontrar lo que realmente eso significa. ¿Qué tanto sus compañeros quieren que él los lidere?

Cada día él aprende algo sobre ellos.

"Te sientes más y más cómodo con la manera cómo te acercas a ellos, cómo sacar lo mejor de ellos, cómo liderarlos, cómo respetarlos también porque todos somos profesionales", dijo James. "Aunque ellos son más jóvenes que yo, todos somos profesionales entonces tienes que tener eso en mente".

Un día después que James de manera entusiasmada habló de sus hábitos de lectura, se paseó por los pasillos de Las Vegas con el libro de "Nocturno de la Habana".

Estaba más que nada estoico, bien arreglado y serio durante la consiguiente conferencia de prensa, con un toque de sarcasmo en sus palabras. Cuando alguien le preguntó sobre el libro, solo explicó sobre su amor por las historias de la mafia. "El Padrino" es uno de sus películas favoritas.

Esta ha sido la persona que James ha mostrado públicamente —la de un hombre muy serio— desde que se convirtió en un Laker.

En algunas ocasiones el trabajo requiere seriedad.

En querer que sus jóvenes compañeros abracen eso también, James se pide paciencia a sí mismo.

"Pienso que será una experiencia de aprendizaje para ellos", dijo James. "Algunos de ellos, no lo saben. No puedes esperar que ellos lo sepan. Entonces tienes que entender, tienes que guiarlos y enseñarles y permitir que cometan errores porque pienso que el mejor profesor es la experiencia en la vida, entonces tienes que permitirles que cometan errores y que caigan de cara y levantarse y ver cómo reaccionan a eso".

Esa es otra lección que el ser padre le ha enseñado, y es lo que se mantiene con él mientras que empieza una nueva fase en su carrera.

Advertisement
Advertisement