Anuncio
Share
Deportes

Super Bowl 2019: Tom Brady demostró por qué es el mejor de la historia

brady

El mariscal de campo de los Patriots, Tom Brady, lanza un pase contra los Rams en el tercer cuarto. (Wally Skalij / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Tom Brady agitó las manos en el aire. Jared Goff golpeó sus manos contra su casco.

Brady salió del campo en brazos de sus compañeros. Goff permaneció atrapado en el banco, congelado bajo sus almohadillas.

Brady era legendario. Goff estaba perdido.

En los últimos minutos del Super Bowl LIII el 3 de febrero, en el estadio Mercedes-Benz, Brady llevó a los New England Patriots a la delantera. Algunas respiraciones desesperadas más tarde, Goff desechó la temporada de los Rams.

Anuncio

Y así, el sueño de los Rams terminó en una pesadilla de confeti rojo y azul, los Patriots se adjudicaron una victoria de 13-3 para ganar su sexto campeonato de Super Bowl, mientras que los Rams todavía están buscando su primero, representando a Los Ángeles.

Esta es la segunda vez en cinco meses que Boston derrota a Los Ángeles por un campeonato, después de la Serie Mundial de los Dodgers a los Red Sox. Los cantos de “Beat L.A.” que llenaron el estadio el domingo se están haciendo viejos.

“Esto va a seguir con nosotros, duele”, dijo el entrenador de los Rams, Sean McVay. “Estoy un poco confundido en este momento”.

Es impresionante cómo los Patriots han ganado tres títulos de Super Bowl en los últimos cinco años, y cómo los seis anillos de Super Bowl de Brady son más que cualquier otro jugador en la historia de la NFL.

Anuncio

“Es increíble”, dijo Brady.

Durante la mayor parte de las tres cuartas partes del domingo, toda la ofensiva de los Rams pareció abrumada por la historia, superada por el ambiente hostil y sofocada por la defensa de los patriotas.

Con cada movimiento, fueron abucheados por una multitud pro Patriots que llenó aproximadamente tres cuartas partes del estadio de 70,000 asientos. Con las llamadas de todas las jugadas, fueron perseguidos por una inteligente defensa de los Patriots que parecía saber lo que venía.

Eran un desastre, pero aún así ... después de empatar el marcador, 3-3, al final del tercer cuarto, tuvieron una oportunidad.

Pero luego Brady, de 41 años, el mariscal de campo más viejo en ganar un Super Bowl, demostró por qué es el mejor mariscal de campo de todos los tiempos.

Goff, de 24 años, tratando de ser el mariscal de campo más joven en ganar un Super Bowl, actuó con todas sus fuerzas.

“Fue duro”, dijo Goff. “Eso mata. Eso mata. Me duele tanto”.

Con 9 minutos y 49 segundos restantes y el marcador aún empatado 3-3, los Patriots comenzaron su ofensiva en sus 31 yardas con sus fanáticos cantando “Brady, Brady, Brady”.

Anuncio

Lo que pasó después fue Brady, Brady, Brady.

El mariscal de campo de los Patriots lanzó un pase perfecto a Rob Gronkowski, luego un par de pases cortos a Julian Edelman, luego una pelota profunda perfecta a un Gronkowski en la línea de 2 yardas de los Rams.

Desde allí, Sony Michel corrió para un touchdown para dar a los Patriots lo que se convirtió en una ventaja de 10-3, devolviéndole el balón a Goff con siete minutos para el final.

“Lo molimos”, dijo Brady. “Nos estábamos separando”.

Era el turno de los Rams de hacer lo mismo, y trabajando desde su propia línea de 25 yardas. Goff movió rápidamente a los Rams a la yarda 27 de los Patriots, pero a partir de ahí, frente a un bombardeo creciente de Duron Harmon, Goff arrojó salvajemente un pase a Brandin Cooks a la zona de anotación. Era un mal lanzamiento y Stephon Gilmore lo interceptó para que los Patriots esencialmente terminaran el juego.

“Eso es mi culpa, hombre. No puedo ponernos en esa situación”, dijo Goff.

A lo largo del juego, Goff los puso en ese tipo de situaciones. Completó solo la mitad de sus 38 pases para 229 yardas, mientras que perdió un puñado de jugadas abiertas y tomó varias decisiones malas.

Anuncio

“Es la pérdida más dura que he tenido”, dijo Goff. “Es terrible. Ojalá hubiera tenido un millón de jugadas”.

Uno de las peores fue al final del tercer cuarto cuando Cooks se deslizó por la línea secundaria de los Patriots y se encontró completamente abierto en la zona de anotación.

Al principio, Goff no lo vio. Cuando lo hizo, Jason McCourty pudo correr y romper el pase para los Patriots.

“Me sorprendió un poco que estuviera tan abierto, y traté de enviárselo lo más rápido posible”, dijo Goff. “Desafortunadamente, fue muy tarde”.

Al final, como probablemente se debería haber esperado, Brady era El Hombre; Goff, El Niño.

“Creo que lo más importante es que la selección de jugadas no le dio muchas oportunidades”, dijo McVay, defendiendo a su protegido. “Creo que empieza conmigo”.

McVay tenía razón. Algo de eso, quizás mucho de eso, comenzó con él.

Al tratar de convertirse en el entrenador ganador más joven en la historia del Super Bowl, McVay, de 33 años, fue completamente superado por el entrenador ganador más antiguo, Bill Belichick, de 66 años.

Goff no era el único de los Rams que estaba aturdido y confundido. Todd Gurley, el gran corredor de los Rams que afirmó que estaba sano, pasó largos períodos en el banco sin ninguna razón aparente. Los Rams cometieron nueve infracciones, tres veces más que los Patriots, más disciplinados. En total, los Rams fueron superados en 407 yardas a 260 y consistentemente parecían los más inestables.

“No hay otra forma de decirlo, pero me superaron esta noche”, dijo McVay.

Esto pareció particularmente obvio en su uso de Gurley, el corredor mejor pagado de la NFL y posiblemente el mejor corredor de la liga en las últimas cuatro temporadas.

Gurley llevó la pelota en el primer juego ofensivo de los Rams, pero apenas vio acción después de eso, finalmente reapareció en la segunda mitad y terminó el juego con solo 10 acarreos para 35 yardas y solo una captura. Esto ocurrió dos semanas después de que solo tuvo cinco toques en la victoria en el campeonato de los Rams en la NFC sobre los New Orleans Saints.

Gurley sufrió una lesión en la rodilla que lo forzó a perderse los dos últimos juegos de la temporada regular, pero se desempeñó bien en el primer juego de playoffs contra los Dallas Cowboys. Esta semana, afirmó que estaba sano y que su nombre no aparecía en el informe de lesiones.

Entonces, ¿qué pasó?

“Cada vez que mi nombre es llamado para entrar, estoy listo. Yo solo controlo lo que puedo controlar y hago lo mejor que puedo con mis oportunidades”, expresón Gurley.

Según McVay, “Todd está saludable y realmente no tuvimos la oportunidad de hacer que nadie se pusiera a la ofensiva hoy y eso comienza conmigo”.

Este problema persistirá en fuera de temporada, cuando quizás se revele más sobre la lesión de Gurley, o tal vez McVay estudie la cinta y se dé cuenta de que necesita estar más estructurado en su juego. Estas vacaciones deberían ser un momento de crecimiento para otros Rams jóvenes, particularmente Goff, que solo aprenderán de esta pésima experiencia.

El periodo previo a la próxima temporada también será una experiencia de aprendizaje para este columnista, que eligió a los Rams para ganar en grande en este juego y que nunca más subestimará el poder perdurable de la era Belichick-Brady.

Mientras tanto, el último campeón del Super Bowl de Los Ángeles sigue siendo el de los Raiders de hace 35 años, lo que los fanáticos de los Raiders estarán encantados de recordárselos a todos.

En cuanto a los fanáticos de los Rams, bueno, antes del partido del domingo, en las gradas, uno de ellos gritó: "¿De quién es la casa?”

Un par de personas contestaron: "¡Casa de los Rams!”

Un fanático de Nueva Inglaterra le gritó: "¿Ese es tu canto? ¡Ese es el canto más tonto que he escuchado!”

Al igual que Sean McVay, Jared Goff y el resto de esos maravillosos artilleros que fueron ahogados por la historia de los Patriots, fue un canto que luego se calló.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio