Advertisement

Kenley Jansen sigue siendo la preocupación en los playoffs

Kenley Jansen sigue siendo la preocupación en los playoffs
Kenley Jansen (Harry How / Getty Images)

El lunes, durante ocho innings, los Dodgers enseñaron su potencia. Walker Buehler, su as confiable, casi intocable. Su ofensiva, llena de mucho poder, sacudió un par de jonrones y venció a los Rockies de Colorado demostrando su poderío en el Juego 163.

Luego Kenley Jansen corrió al montículo en el noveno inning con una ventaja de cinco carreras y expuso una realidad que los Dodgers van a tener que atender si es que quieren ganar su primera Serie Mundial en 30 años: Jansen ya no es el Jansen que los llevó a un Juego 7 de la Serie Mundial hace un año.

Advertisement

Nolan Arenado conectó el primer lanzamiento de Jansen -una recta cortada de 92 millas por hora- por encima de la barda del jardín izquierdo. Luego llegó Trevor Story a la caja de bateo y conectó el noveno lanzamiento de su oportunidad al bate -una recta cortada de 92 mph- sobre el jardín derecho.

Entonces, el entrenador de lanzadores Rick Honeycutt fue a visitarlo y la angustia invadió a Dodger Stadium.

Advertisement

Jansen retiró a los próximos tres bateadores para evitar el colapso y asegurar el sexto título divisional de los Dodgers en el Oeste de la Liga Nacional. El derecho, de 31 años de edad, ha estado con el equipo en todos los seis campeonatos, pero en ninguna ha sido puesto en duda tantas veces como esta temporada.

"Sabes, voy a hablar con Kenley", dijo Roberts durante la celebración llena de alcohol después del partido. "Obviamente que él no estaba contento con su actuación, pero lo vamos a necesitar. Lo vamos a necesitar. Mi confianza en él no ha cambiado. Necesitamos que esté bien para ganar el campeonato".

La salida de Jansen, el lunes 1 de octubre, fue el final de una de las temporadas regulares más tumultuosas para el principal lanzador de relevo de los Dodgers. Fuera del campo de juego, su temporada estuvo en peligro cuando sufrió una lesión en agosto. El cuerpo de relevistas de los Dodgers fue un desastre durante su ausencia. Luego le recomendaron no regresar a Denver, donde le dijeron que la altitud probablemente afectaría los latidos irregulares del corazón. Se someterá a una operación de corazón al final de la temporada.

En el campo, Jansen no fue el mismo pitcher de los años anteriores al acumular mucho trabajo -28 1/3 de innings combinados- durante las últimas dos postemporadas. Como evidencia obvia está que el lanzamiento de Jansen, una recta cortada -que hizo 94.2% de las veces esta temporada- promedió 92.7 mph, más lento que sus 93.6 mph que tuvo en ese mismo lanzamiento en 2017. Permitió 13 jonrones tras no haber permitido más de seis en una temporada durante siete de sus temporadas completas. Su ERA brincó de 1.32 a 3.01. Ponchó a 4.1 menos bateadores en nueve innings. Dio más del doble de base por bolas en nueve innings.

Advertisement

Fue dominante en 2017. Este 2018, Jansen, constantemente está peleando con sus propias mecánicas de picheo, no fue el mismo. Los Dodgers limitaron el trabajo de Jansen durante el entrenamiento primaveral, pero su lesión de muslo en marzo afectó su lanzamiento, y tuvo problemas para generar velocidad en su picheo.

"El lidiar con el fracaso este año me motivo a ser mejor y más grande", dijo Jansen tras el partido del 22 de septiembre ante San Diego. "Así que aprendí mucho este año y sigo aprendiendo… creo que este año es el año para aprender de uno mismo y buscar soluciones".

Las lecciones continuaron al final de la temporada. En su último partido contra los Padres, ingresó en el noveno inning con las bases llenas y un out. Ponchó a dos bateadores y luego reveló que había implementado un cambio a su lanzamiento.

"Era una situación muy grande para tratar eso y me sentí raro", dijo Jansen. "Pero al ver las abanicadas y los strikes, me hizo sentir bien".

El lunes, no tuvo ese mismo sentimiento. Cuando le preguntaron qué pasó y como pudo reponerse tras conceder esos jonrones en el noveno inning, Jansen declinó hablar de más.

"No importa", dijo Jansen. "Ganamos la división".

Pero para que los Dodgers vuelven a mantenerse en los playoffs hasta la Serie Mundial, el trabajo de Jansen realmente importa. Necesitan que asegure el noveno inning, sino antes. ¿Está listo para trabajar los 16 innings y 2/3 que tuvo en octubre de 2017?

"Si es lo que toca para ganar el campeonato, yo lo hago", dijo Jansen. "Es lo único que me importa".

Advertisement
Advertisement
Advertisement