Anuncio
Share
EEUU

Violenta pandilla de la MS-13 entró a Estados Unidos y acechó L.A con cuchillos y bats

ms1
Un cartel de los pandilleros ​​que están bajo custodia se muestra cuando los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley anuncian la acusación dirigida a los miembros de MS-13 en Los Ángeles el 16 de julio. (Al Seib / Los Angeles Times)

Una por una, las víctimas fueron atraídas a lugares remotos: un edificio abandonado en el centro de Los Ángeles, una azotea vacía en Hollywood, un parque tranquilo en el Valle de San Fernando.

Cada una de las víctimas fue acusada de transgresión contra la notoria pandilla callejera MS-13. Esto marcaría su fin de una manera que los investigadores federales describieron como “medieval”.

En uno de los caso, según los registros de la corte, un joven de 16 años fue atraído a un cañón y golpeado hasta morir en 2017. Su cuerpo no fue descubierto hasta tiempo después y sus restos quedaron atrapados en un incendio, según los registros del juez de instrucción. A principios de ese año, otro hombre sospechoso de dañar un graffiti de MS-13 fue secuestrado y arrastrado al Bosque Nacional de Los Ángeles. Seis miembros lo desmembraron con machetes, según los fiscales, quienes alegaron que uno le sacó el corazón.

Los horrendos asesinatos fueron parte de siete homicidios en el área de Los Ángeles vinculados a la pandilla Fulton de MS-13 en los últimos dos años, según una acusación revelada el martes que culpó a 22 miembros de la banda, la mayoría de ellos en relación con asesinatos en primer grado y chantaje.

Anuncio

Los investigadores dijeron que la acusación general de 78 páginas marca el último intercambio entre la policía de California y la notoria pandilla, que se formó hace décadas en Los Ángeles y recientemente ha intensificado sus tácticas violentas para aumentar su poder, dijeron los inspectores.

MS-13 también se ha convertido en el personaje favorito usado por el presidente Trump para justificar una aplicación más estricta de la inmigración al vincular el problema con el crimen.

Diecinueve de los 22 acusados ​​habían ingresado ilegalmente al país en los últimos cuatro años, dijo Thom Mrozek, portavoz de la oficina del fiscal de Estados Unidos en Los Ángeles. Varias de las víctimas descritas en la acusación también llegaron recientemente a Estados Unidos desde Centroamérica, dijeron las autoridades.

“Estos miembros de pandillas buscaron a jóvenes víctimas de alrededor de 20 años que eran recién llegados a este país. Muchos habían emigrado recientemente de El Salvador y Honduras. “Estaban solos y buscaban encajar con otros de países nativos”, dijo el fiscal Jackie Lacey, del Condado de Los Ángeles, cuya oficina procesará a varios de los acusados ​​por cargos de asesinato a nivel estatal. “Pero en cambio, encontraron su desaparición rápida a manos de miembros de pandillas que se aprovecharon de ellos”.

Anuncio

ms2.jpg
El fiscal Nick Hanna, al centro, anuncia una acusación contra miembros de la pandilla callejera MS-13 por una serie de ataques violentos en el área de Los Ángeles. (Al Seib / Los Angeles Times)

Cuatro personas fueron asesinadas en el Bosque Nacional de Los Ángeles por miembros de la pandilla que empuñaban machetes, bates de béisbol y cuchillos, según la acusación. Una quinta víctima fue asesinada en las colinas de Malibú y un hombre indigente fue asesinado a tiros a principios de este año en Whitsett Fields Park en North Hollywood, lugar que los fiscales describieron como el “bastión” de la banda, según la acusación.

Los asesinatos fueron motivados en parte por una división dentro de MS-13. Paul Delacourt, subdirector a cargo de la oficina de campo de FBI en Los Ángeles, dijo que algunos miembros más jóvenes de la banda querían emplear medios más violentos “para ejercer su dominio en Los Ángeles en lugar de mantener la lealtad a la mafia mexicana”, la red criminal que domina a la mayoría de las pandillas latinas en el condado.

“Estamos viendo una afluencia de miembros de pandillas más jóvenes que vienen al área y se asocian con la camarilla de Fulton que es extremadamente violenta, donde tienen que cometer asesinatos para unirse a la banda”, dijo el fiscal Nick Hanna.

Los 22 presuntos miembros de MS-13 están bajo custodia. Dieciocho personas fueron detenidas en el último año por una serie de cargos federales y estatales, dijeron las autoridades. Tres fueron arrestados en días pasados en el área de Los Ángeles por un equipo de trabajo compuesto por agentes de FBI, oficiales del Departamento de Policía de Los Ángeles y agentes del alguacil del condado de Los Ángeles. Otro fue capturado durante el fin de semana en Oklahoma.

Las autoridades presentaron dos casos más contra los acusados ​​en un tribunal federal. Algunos de los sospechosos eran estudiantes de preparatoria en el momento de los asesinatos, según un oficial de la ley que habló bajo condición de anonimato para discutir el caso con franqueza. Varios de los homicidios también fueron registrados por los perpetradores, dijo el funcionario. En uno de los casos, un sospechoso posó en fotos que contenían artículos que le había robado a una víctima asesinada.

MS-13 tiene cerca de 20 pandillas activas en Los Ángeles, pero la policía había dicho anteriormente que la banda había disminuido en tamaño e influencia recientemente. El año pasado, el entonces jefe de la policía de Los Ángeles, Charlie Beck, le dijo al Times que el número de miembros activos de MS-13 en la ciudad había reducido de aproximadamente 1.000 en 2011 a entre 700 y 800 en 2018.

Beck dijo que la pandilla no estaba entre las cinco más activas de la ciudad, pero subrayó que aún la consideraba una amenaza. Los funcionarios de LAPD se negaron a discutir la cantidad de miembros de la banda o el territorio el martes.

Anuncio

A principios de este año, el departamento arrestó a varios miembros de MS-13 en un operativo en el Valle de San Fernando que surgió de una investigación sobre el asesinato de Bradley Hanaway, un hombre sin hogar cuya muerte estuvo entre los que se detallan en la acusación. Al anunciar esa indagación, LAPD dijo que los detectives habían notado un aumento en el graffiti y la actividad de MS-13 en el área.

Claude Arnold, quien una vez dirigió la oficina de campo de Los Ángeles de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU y pasó la mayor parte de su carrera investigando pandillas transnacionales, dijo que se han producido oleadas similares de derramamiento de sangre en otros lugares de influencia de MS-13, incluyendo Long Island, NY, y Washington, D.C., cuando las áreas tuvieron una afluencia de nuevos miembros que venían de fuera del país.

“Estos son de recién ingreso y lo que están haciendo es poner su marca en la banda, así es como funciona”, dijo Arnold. “Quieren hacerse de un nombre, y esos miembros generalmente son los más violentos dentro de las pandillas callejeras”.

La pandilla de Fulton se dirigió a los individuos que creían que estaban cooperando con la policía, pertenecían a una banda rival o que habían afirmado fraudulentamente la pertenencia a MS-13, dijo Lacey. Seis de los asesinatos descritos en la acusación revelada el martes eran compromisos para unirse o avanzar dentro de la pandilla de Fulton, dijeron las autoridades.

Los acusados ​​identificados el martes son: Germán Hernández, Ángel Guzmán, Ever Moráles, Fernando Parada, José Baquiax Álvarez, Kevin Gómez, Kevin Arteaga, Edgar Velásquez, Walter Chávez Larin, Yefri Revelo, Wilfredo Vides, Gerardo Alvarado, Roberto Carlos Méndez Cruz , Bryan Alberto Ordones, Roberto Alejandro Corado Ortiz, Edwin Issac Méndez, Josúe Balmore Flores Castro, Luis Arturo González, Edwin Martínez, Steven Emmanuel Linares, Marco Antonio Ramos y Erick Eduardo Rosales Arias.

Los intentos de contactar a sus abogados defensores no tuvieron éxito.

Las autoridades comenzaron a investigar las actividades de Fulton a fines de 2017, cuando los detectives que investigaban la desaparición de Brayan Alejandro Andino, de 16 años, descubrieron el cadáver del adolescente en López Canyon, dijo el jefe adjunto de LAPD, Horace Frank. Dos mujeres asociadas a MS-13 atrajeron al adolescente a la zona del lago Balboa y luego lo mataron a golpes.

Frank dijo que la brutalidad de los ataques de MS-13 casi no tienen paralelo.

Anuncio

“Ningún padre debería de tener que experimentar por lo que pasaron los de Brayan, ni lo que los demás padres y miembros de la familia han soportado”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio