Anuncio
Share
EEUU

Universidad con programas STEM sólo para mujeres está bajo ataque por discriminación masculina

la-me-girls-in-engineering.jpg
El programa Girls in Engineering en UC Berkeley.
(berkeley.edu)

Los programas de ciencia sólo para mujeres, lanzados por muchas universidades para corregir el desequilibrio de género en campos como la informática y la ingeniería, están siendo objeto de un creciente ataque legal como discriminación sexual contra los hombres.

El Departamento de Educación de EE.UU ha abierto más de dos docenas de investigaciones en universidades de todo el país: UC Berkeley, UCLA y USC, así como Yale, Princeton y Rice, que ofrecen becas, premios, talleres de desarrollo profesional sólo para mujeres e incluso campamentos para niñas de secundaria y preparatoria en ciencia e ingeniería. La discriminación sexual en los programas educativos está prohibida en virtud del Título IX, una ley federal que se aplica a todas las escuelas, tanto públicas como privadas, que reciben fondos federales.

En una conferencia académica, incluso cuando las mujeres constituyen la mayoría de la audiencia, es más probable que los hombres hagan preguntas.

Un nuevo estudio publicado el martes encontró que el 84% de aproximadamente 220 universidades ofrecen becas para un sólo género, muchas de ellas en campos STEM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Esa práctica está permitida bajo el Título IX sólo si el “efecto general” de las becas es equitativo. El estudio, realizado por una organización sin fines de lucro con sede en Maryland que aboga por la igualdad de género en las universidades, mostró que la mayoría de los premios del campus beneficiaron de manera desigual a las mujeres.

En California, por ejemplo, 11 colegios y universidades revisados ​​ofrecieron 117 becas para mujeres y cuatro para hombres, según la encuesta realizada por Stop Abusive and Violent Environments. El grupo se fundó originalmente para presionar por los derechos del debido proceso para aquellos acusados ​​de mala conducta sexual en el campus, que son abrumadoramente masculinos, y lanzó el proyecto actual que desafía los programas de un sólo género en enero.

Anuncio

A medida que se acerca el 50º aniversario del primer alunizaje, las mujeres que ayudaron en los primeros esfuerzos espaciales de Estados Unidos reflexionan sobre sus funciones, a menudo no reconocidas, y sobre las indignidades que sufrieron.

“El péndulo ha oscilado demasiado en la otra dirección”, dijo Everett Bartlett, el presidente de la organización que planea presentar quejas federales contra unos 185 campus si no responden lo suficiente a las preguntas sobre las prácticas de becas. “No somos una sociedad basada en cuotas, somos una agrupación basada en la justicia”, dijo Bartlett.

Emily Martin, del Centro Nacional de Derecho de la Mujer, argumentó que tales programas centrados en la mujer están permitidos bajo el Título IX como acción afirmativa permisible para superar las condiciones que resultaron en una “participación limitada” de un género en un programa educativo en particular. Ella criticó la creciente ola nacional de quejas alegando que los hombres están siendo tratados injustamente bajo el Título IX, lo más destacado en casos de conducta sexual inapropiada y ahora en programas STEM.

La competencia por ingenieros obliga al reclutamiento de futuros empleados desde preescolar
La competencia por ingenieros obliga el reclutamiento de futuros empleados desde preescolar
La competencia por ingenieros obliga al reclutamiento de futuros empleados desde preescolar
Stephanie Balais, estudiante de segundo año de ingeniería mecánica de USC, desarrolló una pasión por la industria aeroespacial después de unirse al equipo AeroDesign de la universidad y ayudar a construir un fuselaje de avión horas antes de transportar la nave a una competencia en Kansas. 

Anuncio

La secretaria de Educación de EE.UU, Betsy DeVos, propuso cambios radicales en las reglas del Título IX que reforzarían los derechos de los acusados ​​en casos de conducta sexual inapropiada y se espera que emita normas finales este otoño. El departamento no pudo responder de inmediato a las preguntas sobre las investigaciones de un sólo género.

“Hay un movimiento bastante bien organizado y financiado que está impulsando la falsa narrativa de que los hombres son víctimas del feminismo”, dijo Martin, vicepresidente de Educación y justicia laboral del centro. “La Administración Trump ha envalentonado a quienes intentan utilizar este momento y este Departamento de Educación como un arma contra el avance de las mujeres”.

Una profesora de una universidad pública no estuvo de acuerdo. Ella presentó una queja de Título IX contra UCLA desafiando dos talleres para mujeres organizados por el Instituto de Matemática Pura y Aplicada del campus.

El taller “Mujeres en matemáticas y políticas públicas” de enero se centró en la ciberseguridad y el cambio climático y especificó en un volante que “sólo se invitará a mujeres a participar”. El “Taller de colaboración para mujeres en biología matemática” se realizó en junio para concentrarse en preguntas biológicas y médicas. Su volante dio la bienvenida específicamente a estudiantes de posgrado de sexo femenino, pero no de sexo masculino, doctorados recientes y otros investigadores. La Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación notificó al profesor en mayo y agosto que estaba iniciando una investigación en ambos talleres, que fueron apoyados con fondos federales.

La profesora, quien habló bajo condición de anonimato porque temía represalias, dijo que trabajó con profesores de UC para presentar la queja y rechazar lo que describió como una erosión de la meritocracia y el creciente favoritismo de las mujeres en las ciencias. Como mentora de estudiantes universitarios de todos los géneros, afirmó, que ve más hombres que se desaniman sobre sus posibilidades de éxito en el campo.

En la contratación universitaria, un estudio de 2015 de la Universidad de Cornell encontró que las postulantes hipotéticas para profesiones auxiliares de seguimiento eran favorecidas, 2 a 1, sobre sus homólogos masculinos.

“Obviamente quiero que las mujeres puedan tener oportunidades para continuar su educación y tener empleo en STEM, pero siento que todo está siendo impulsado por las mujeres”, dijo. “Para mí, el Título IX se trata de ser completamente justo”.

UCLA no excluyó a los hombres de participar en los dos talleres a pesar del enfoque en las mujeres, dijo el vocero del campus Ricardo Vázquez. Además, agregó, el instituto ha realizado 59 talleres en los últimos tres años y la “gran mayoría” de los participantes eran hombres.

Anuncio

“Los talleres, aunque financiados en parte por fondos federales destinados al avance profesional de las mujeres a través de redes centradas en la investigación, no excluyeron a los hombres ni activamente ni por exclusión de facto”, dijo Vázquez en un comunicado.

Otros campus de California también negaron acusaciones de discriminación sexual. UC Berkeley, bajo revisión federal por dirigir un campamento de verano “Girls in Engineering” para estudiantes de secundaria, dijo que el programa estaba abierto a todos los géneros. Las autoridades no pudieron proporcionar datos sobre el desglose por género de los 356 alumnos que participaron en los últimos tres años, excepto para decir que eran “abrumadoramente mujeres”.

La portavoz de Berkeley, Janet Gilmore, dijo que la universidad lanzó el campamento hace más de cinco años para atraer a más mujeres al campus: sólo el 29% de los estudiantes inscritos en la escuela de ingeniería son chicas. Ella dijo que Berkeley cambiaría sus materiales de marketing para dejar en claro que el campamento de verano estaba abierto a todos los géneros. Pero el campamento seguirá siendo conocido como “Girls in Engineering” para invitar específicamente a las niñas a asistir, dijo.

Desde finales de la década de 1990, las mujeres han obtenido aproximadamente la mitad de todos los títulos de licenciatura en ciencias e ingeniería en general, pero sus logros varían ampliamente según el campo. En 2015, recibieron más de la mitad del total de los títulos universitarios en ciencias biológicas, pero sólo el 18% en ciencias de la computación y el 20% en ingeniería, según la National Science Foundation. Las chicas constituían más de la mitad de la fuerza laboral con educación universitaria de EE.UU, pero sólo ocupaban el 28% de los trabajos de ciencia e ingeniería, según un informe de la NSF en 2018.

Los funcionarios de UC Davis, que ha sido golpeado con una queja similar del Título IX, creen que sus programas STEM para niñas de secundaria y preparatoria están permitidos bajo las reglas federales de 2006 que ampliaron la puerta para la educación de un sólo sexo K-12. Bajo esa expansión, una escuela puede ejecutar un programa para un sólo género si está sustancialmente relacionado con un “objetivo importante” para mejorar los logros educativos, dijo Sheila O’Rourke, asesora principal del campus.

O’Rourke dijo que UC Davis lanzó los programas en parte porque la investigación muestra que un momento crítico para despertar el interés de las niñas en los campos de STEM son los años de secundaria y preparatoria. UC Davis ofrece casi 100 cursos abiertos a todos los estudiantes de K-12 (su Facultad de Educación dirige a unos 55 de ellos centrados en STEM) y sólo unos pocos están dirigidos a las niñas, dijo.

Mark Perry, profesor de la Universidad de Michigan-Flint quien presentó la queja contra UC Davis y otras 52 universidades, dijo que ofrecer otros programas a todos los estudiantes no justifica cerrar ni uno a un género u otro. Perry, un autodenominado libertario, abordó el problema por primera vez en 2016 con una queja estatal de derechos civiles contra un curso sólo para mujeres en la Universidad Estatal de Michigan y desde entonces ha estado en una “misión de un sólo hombre” contra lo que él llama “apartheid de género”.

Erin Buzuvis, experta en Título IX y profesora de derecho en la Universidad Western New England, dijo que cuestionó si el reciente aumento de las quejas sobre programas de un sólo género fue motivado por un deseo mayor de atacar el Título IX. Pero ella manifestó que era apropiado revisar los cursos específicos de sexo para ver si se han quedado obsoletos a medida que las mujeres han avanzado en la educación superior. Agregó que también se debe prestar atención al aumento de hombres en campos dominados por mujeres como enfermería y educación K-12.

Anuncio

“Necesitamos ser escépticos... de cualquier proyecto de segregación”, dijo, “porque el riesgo de tratar a las personas de manera desigual en base al género está promoviendo estereotipos”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio