Anuncio
Share
EEUU

El 11 de Septiembre se está convirtiendo en parte de la historia. ¿La prueba? Encienda su TV

Images of the terrorist attacks of Sept. 11, 2001, in four recent TV shows.
Imágenes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 (desde arriba, a la izquierda, de “Euphoria” (Freestyle Release / HBO); “The Loudest Voice” (Showtime); “When They See Us”, Netflix; y a la derecha, “Ramy” (Hulu).
(see caption)

A medida que los estadounidenses nacidos después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 alcanzan la mayoría de edad, el tratamiento de la televisión de ese día está comenzando a cambiar.

Conmoción. Confusión. Pánico. Temor. Ira.

Estas fueron sólo algunas de las emociones que brotaron en oleadas nauseabundas sobre muchos, que vieron cómo los terroristas infligían horror y devastación en la ciudad de Nueva York, Washington, D.C. y Pensilvania, el 11 de septiembre de 2001.

Pero últimamente, el público de TV puede asociar otro sentimiento con la tragedia nacional: un déjà vu.

En los últimos años, se ha visto una variedad de programas de TV que utilizan imágenes de los ataques como elementos de la trama para apoyar el desarrollo de un personaje, ambientar una escena o recrear hechos de la historia.

Anuncio

Para algunos shows es casi imposible no mencionar los ataques; pero todo es cuestión de cómo se usa el metraje real cuando es necesario.

“The Loudest Voice”, de Showtime, cuenta la historia del último y deshonrado presidente de Fox News, Roger Ailes (interpretado por Russell Crowe), quien fue tan visceralmente afectado por los eventos del 11 de Septiembre que redefinieron cómo él y su medio de comunicación manejaron la cobertura de noticias. El segundo episodio de la miniserie, “2001", muestra a Ailes viendo los ataques en varias pantallas diferentes en el trabajo, mientras su mente oscila entre las reacciones humanas naturales (ira, conmoción) con un astuto sentido de cómo vencer a sus rivales para cubrir los hechos.

102 - 2001
Roger Ailes, interpretado por Russell Crowe, a la derecha, con Guy Boyd como Chet Collier, y Aleksa Palladino, como Judy Laterza, en el episodio de “The Loudest Voice”, de la cadena Showtime, centrado en los ataques del 11 de Septiembre.
(JoJo Whilden/SHOWTIME)

“Tuvimos que caminar por una línea delicada, porque ese día sigue siendo tan emotivo y doloroso”, explicó el productor de “Loudest Voice”, Alex Metcalf, quien también escribió el episodio. El programa se filmó en la ciudad de Nueva York e incluyó a miembros del equipo que habían estado en la sala de redacción de Fox el 11 de septiembre de 2001, así como a personas que perdieron a amigos y familiares en los ataques.

Anuncio

Las imágenes reales fueron agregadas al episodio en postproducción, pero eso no hizo que el tema fuera menos preocupante, en particular la descripción de cómo Ailes eligió mostrar a las personas que saltaban desde las torres del World Trade Center. “Tenemos una toma de alguien saltando, eso es todo”, agregó Metcalf. Los realizadores optaron por no ir más allá porque sacaría a los espectadores de la historia y porque “era brutal y emocional, sinceramente”. “Como ser humano, no tenía sentido usar ese metraje”, añadió.

También había otro asunto: qué tenían permiso para mostrar. Según Metcalf, la sala de redacción de Fox poseía una gran cantidad de material no emitido, que luego fue confiscado por el FBI.

Por supuesto, pocas de las personas que veían cómo se desarrollaba todo esto estaban en posición de supervisar las salas de redacción el 11 de septiembre de 2001, haciendo juicios rápidos sobre imágenes que alterarían para siempre la naturaleza del periodismo televisivo. La mayoría de los estadounidenses estaban asustados y confundidos, preocupados por su seguridad y la de sus familias, sin saber si podrían protegerlos.

Esto se puede ver en el cuarto episodio de la miniserie de Netflix “When They See Us”. Allí, Korey Wise (Jharrel Jerome), uno de los adolescentes condenado por error en el caso de la corredora de Central Park, ve cómo la devastación y el caos plaga una ciudad que le ha dado la espalda, mientras se sienta indefenso frente a la pantalla de televisión en la prisión.

También se puede ver en “Strawberries”, el cuarto episodio de “Ramy”, la serie semiautobiográfica de Hulu del comediante Ramy Youssef, acerca de un joven milenio, musulmán estadounidense de primera generación. El episodio vuelve a la época en que el personaje principal era adolescente (interpretado por Elisha Henig), cuando ya tiene suficientes problemas para adaptarse incluso antes de que los ataques terroristas lo aíslen aún más en su preparatoria de Nueva Jersey. Las imágenes de las torres humeantes apenas se ven, para establecer el propósito, en la pantalla de su aula. Pero efectivamente envía el mensaje de que es un momento decisivo para el protagonista del show.

“Era el material que recordaba”, señaló Youssef, quien escribió y dirigió el capítulo. “Me acuerdo haberlo visto en una pantalla desde el aula, mientras caminaba por el pasillo... y lo extraño que fue”.

Junto con los otros productores del programa quisieron revisar “cuán horrible fue la exposición para los niños”, dijo.

El programa de Youssef, en última instancia, pretende ser cómico. Pero según él, esto significaba “respetar la gravedad de la situación y asegurarnos de que el humor se enfocara en la paranoia y el miedo del personaje central”.

Ramy and family watching the news in the 9/11 episode of ‘Ramy’
El joven Ramy (Elisha Henig), Farouk (Amr Waked), la joven Dena (Caroline Basu), Maysa (Hiam Abbass) y el tío Naseem (Laith Nakli) en “Strawberries”, el episodio ambientado en el 11 de Septiembre de “Ramy”, que emite Hulu.
(Barbara Nitke/Hulu )
Anuncio

Algunos pueden argumentar que usar cualquier imagen de archivo del 11 de Septiembre es un intento de capitalizar el sufrimiento. Por otro lado, tales escenas también pueden servir como una abreviatura rápida para los espectadores, sugerir el tono, el tema o simplemente el lugar y el momento del programa que están viendo.

Así es como se usa en los primeros minutos de “Euphoria” de HBO, mientras la Rue Bennett de Zendaya narra que nació “tres días después del 11 de Septiembre”, mientras se ve un avión estrellarse contra una de las torres. Ni el creador de “Euphoria”, Sam Levinson, ni Augustine Frizzell, el director del episodio, estuvieron disponibles para hacer comentarios, pero la fijación predominante del público en las representaciones de sexo y drogas del programa sugiere que tales imágenes, utilizadas juiciosamente, ahora son simplemente un parpadeo en la escala de escándalos televisivos.

Aún así, los creadores de “One Day at a Time”, Mike Royce y Gloria Calderon Kellett, tomaron precauciones adicionales cuando presentaron un episodio flashback centrado en los ataques, durante la segunda temporada de su comedia familiar, que en ese momento estaba disponible en Netflix y desde entonces se mudó a Pop. Aunque el episodio sólo usaba el audio de la periodista Katie Couric compartiendo las noticias en “Today”, de NBC, “One Day at a Time” se filma frente a una audiencia en vivo, y los productores advirtieron con letreros que el contenido podría perturbar a algunos espectadores. “No queríamos explotar ese tema”, dijo Calderón Kellett sobre el episodio. Agregó que, especialmente porque muchos de los fanáticos del show son veteranos, “no queríamos explicar lo que estaba sucediendo, la violencia y el ataque. Pensamos que sería más duro”.

Hubo un tiempo en que los creadores de televisión eran mucho más cautelosos al aludir al 11 de Septiembre. “The Sopranos”, de HBO, eliminó la imagen de las Torres Gemelas en sus créditos de apertura a partir de la temporada 2002. MTV, que estaba emitiendo una temporada de “The Real World” desde Nueva York cuando ocurrieron los ataques, decidió seguir mostrando esos episodios, con un mensaje que explicaba que la decisión era un “testimonio de la larga historia y el espíritu de esa gran ciudad”.

Pero la evolución, tanto del medio televisivo como de la percepción pública de los ataques en sí mismos, ahora hace que el 11 de Septiembre sea único en comparación con otras tragedias nacionales.

The family gathers around the television in “One Day at a Time’s” 9/11-themed episode
Los ataques del 11 de septiembre de 2001 aparecen en el episodio de la segunda temporada de “One Day at a Time”, “What Happened”.
(Mike Yarish/Netflix)

David Bushman, curador principal del Paley Center for Media, no está seguro de cuál fue la primera serie con guion en mostrar imágenes reales del desastre de Hindenburg o el video de Abraham Zapruder del asesinato de John F. Kennedy. Pero señaló que “en los años 1960 y 1970, antes de que la televisión abierta se inundara de competencia... eso habría sido lo último que se hubiera hecho”. “Toda la intención era no recordarle al público lo que estaba sucediendo en el mundo real, y no enemistarse con los anunciantes que tenían, ni con sus afiliados”, remarcó Bushman. También señaló que no fue hasta la década de 1970, con “The Mary Tyler Moore Show” y las comedias de situación de Norman Lear y Bud Yorkin, que la discusión de temas controvertidos se convirtió en un lugar común en la pantalla chica. El especialista citó el famoso episodio de “Chuckles Bites the Dust”, de “The Mary Tyler Moore Show”, que abrió la puerta a las comedias para hablar sobre la muerte.

Eventualmente, los espectadores tendrían dramas como “Quantum Leap”, de NBC, que presentó un capítulo en dos partes sobre el asesinato de Kennedy, y “Mad Men”, de AMC, en el que los personajes ven las imágenes de Jack Ruby matando a Lee Harvey Oswald y el suicidio de Thich Quang Duc.

Entonces, ¿qué significa el que los espectadores de hoy no se hayan opuesto en gran manera al uso de imágenes de archivo del 11 de Septiembre?

Anuncio

Sanam Hafeez, un psicólogo clínico con sede en la ciudad de Nueva York que trabaja con pacientes que sufren trastorno de estrés postraumático (TEPT), indicó que la afluencia de teléfonos inteligentes, que nos permiten documentar fácilmente los eventos, y el ciclo aparentemente interminable de noticias traumáticas en la televisión significa que “el 11 de Septiembre, hasta cierto punto, haya perdido su valor desde el punto de vista trágico para las generaciones más jóvenes, que no están tan perturbadas por ese hecho”.

También existe, por supuesto, el paso del tiempo. Al igual que algunos de los adolescentes de “Euphoria”, las personas nacidas poco después del 11 de septiembre de 2001 están comenzando a alcanzar la edad para votar. Es posible que sólo conozcan las historias de las torres que cayeron, el ataque al Pentágono o el destino del vuelo 93 de United Airlines a partir de lecciones de historia, de la cobertura de noticias en el aniversario de los ataques o su aparición ocasional en la cultura popular.

“Todavía es una cuestión muy emocional -lo es para mí, quiero decir-, pero las personas están dispuestas a mirarlo un poco más analíticamente o de forma más crítica”, advirtió Youssef. “Estamos entrando en un espacio donde la gente quiere verlo desde otros ángulos, y discutirlo de una manera que no creo que fuera exactamente igual hace cinco o diez años”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio