Anuncio
Share
EEUU

Sandra Bullock y Ellen DeGeneres demandaron a varios sitios web por promocionar falsamente productos de belleza con sus imágenes

Sandra Bullock and Ellen DeGeneres filed a lawsuit
Sandra Bullock y Ellen DeGeneres demandaron a varias páginas de internet por anunciar productos de belleza que ellas no respaldan.
(Joel Ryan/Invision/AP)

Famosos están demandando a empresas que utilizan su imagen y semejanza para promocionar productos de belleza sin su permiso.

Este verano, los fanáticos de la belleza podrían haberse topado con un artículo publicado en línea sobre cómo la estrella de “Bird Box”, Sandra Bullock, pensaba dejar atrás Hollywood para dedicarse a su marca de productos de estilo de vida. La noticia apareció en un sitio web, con imágenes de su presentación en el programa que conduce Ellen DeGeneres.

Según el anuncio, la actriz, de 55 años de edad, había hablado de los productos para el cuidado de la piel que mantienen su aspecto juvenil, e incluso admitió haber irritado a los cirujanos plásticos, furiosos por la existencia de su potente suero de belleza, que desafía el paso del tiempo.

Ellen DeGeneres, estrella pionera de las comedias y presentadora de programas de entrevistas, recibirá el premio a las contribuciones sobresalientes a la televisión en los Globos de Oro de enero.

El problema para aquellos consumidores que luego se inscribieron en la oferta de prueba gratuita es que nada de eso es cierto, según una demanda presentada en la Corte Superior del Condado de Los Ángeles este miércoles.

Bullock desconoce el producto, no tiene una línea de cuidado de la piel por la cual piensa abandonar Hollywood, y aunque se presentó en el programa “Ellen” en 2018, sólo lo hizo para promocionar su película “Ocean’s 8", alega la demanda. “Las personas están siendo defraudadas en esta estafa masiva, que emplea los nombres e imágenes de Sandra y Ellen”, declararon Michael Kump, abogado de Bullock, y Michael Weinsten, abogado de DeGeneres, en un comunicado.

Anuncio

La demanda expone los abusos del llamado marketing de asociación, que crece en línea y que apela al falso respaldo de las celebridades. Las dos estrellas se unieron así a otras de gran renombre que intentaron tomar medidas enérgicas contra los endosos ficticios mediante el uso de su imagen para promocionar productos sin su permiso. El caso fue revelado por el New York Times.

El marketing de afiliación es una forma popular para que las celebridades que son activas online ganen dinero promocionando productos y redirigiendo a los consumidores al vendedor, lo cual deriva para ellas en una comisión por cada venta.

Alfonso Cuarón recibe importante distinción en L.A.

Las actrices solicitaron una indemnización -no especificada- contra varios sitios web no identificados, y están utilizando el litigio para desenmascarar una industria artesanal de estafadores que crean noticias falsas en línea para atraer a los consumidores sin gastar en publicidad tradicional, según la denuncia. Los avisos piden a los compradores que compartan la información de su tarjeta de crédito o débito, y potencialmente los entrampan con cargos recurrentes bajo la promesa de una prueba gratuita o del pago de costo del envío únicamente.

Anuncio

Las identidades de estos creadores de sitios web, que venden artículos como productos de belleza y pociones para bajar de peso, generalmente se enmascaran a través de métodos de registro privados, lo cual dificulta el control de sus actividades en línea, explica la demanda.

Actrices de alto perfil, como Bullock y DeGeneres, ganadoras del Oscar, son vulnerables a tales argucias debido a su edad, agradable apariencia y reputación de honestidad, alega la demanda. Ambas llevan dos años luchando contra tales complots y enviando órdenes de cese y desistimiento, pero los anuncios vuelven a aparecer de forma diferente o con un nombre distinto de producto. La demanda enumera alrededor de 40 artículos que fueron promocionados sin su consentimiento.

Better Business Bureau informó el pasado diciembre que, aunque las pruebas gratuitas de productos pueden ser legítimas, millones de consumidores son estafados con avales falsos. Algunos descubren rápidamente que la prueba no es gratis y que se les cobrará $100 o más si no cancelan en 14 días. Tales estafas le han costado a los consumidores más de $1.300 millones en la última década, remarcó la oficina.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio