Anuncio
Share
EEUU

La Cámara de Representantes halló ‘evidencia abrumadora’ de que Trump cometió abuso de poder

President Trump
President Trump en la Casa Blanca.
(Saul Loeb / AFP-Getty Images)

Los demócratas del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes publicaron el martes el informe de su investigación de dos meses sobre la conducta del presidente Trump hacia Ucrania y concluyeron que “la evidencia del mal proceder del presidente es abrumadora”.

Trump no sólo presionó indebidamente a ese país en un intento de obtener favores políticos, según el informe, sino también obstruyó la investigación del Congreso sobre sus acciones. “Sería difícil imaginar un caso de obstrucción más fuerte o más completo que el demostrado por el presidente desde que comenzó la investigación”, señala el reporte.

El daño al sistema constitucional de separación de poderes será duradero y potencialmente irrevocable si la capacidad del primer mandatario para obstaculizar al Congreso no se controla”, agrega el documento. “Cualquier futuro presidente se sentirá empoderado para resistir una investigación sobre sus propios errores, malversaciones o corrupción, y el resultado será una nación con un riesgo mucho mayor de esas tres conductas”.

Se espera que la mayoría demócrata del comité apruebe el informe más tarde en el día, y que lo envíe al Comité Judicial, que se encargará de redactar artículos formales de juicio político.

Anuncio

La extensa discusión del informe sobre la obstrucción por parte de la Casa Blanca, junto con los comentarios del presidente del Comité de Inteligencia, el representante Adam B. Schiff (D-Burbank), indican firmemente que el liderazgo demócrata recomendará que la obstrucción sea una parte clave de una resolución de juicio político.

Los presidentes de los tres comités que trabajaron en las investigaciones señalaron que el Congreso tendría que decidir si las acciones que describen en el informe son impugnables.

“Corresponderá al Congreso determinar si estos actos alcanzan el nivel de un delito impugnable, si el presidente debe rendir cuentas y si nosotros, como nación, estamos comprometidos con el estado de derecho o, en cambio, si un mandatario que usa el poder de su cargo para forzar la interferencia extranjera en una elección de EE.UU es algo que los estadounidenses simplemente deben ‘dejar atrás’”, consideraron en un comunicado que acompaña al informe.

Los republicanos emitieron un informe alternativo de 123 páginas, el lunes por la noche, que concluyó que Trump no cometió delitos que puedan ser causa de destitución, no participó en encubrimientos y no obstruyó la justicia.

Anuncio

“La evidencia presentada no prueba una sola de estas acusaciones demócratas, y ninguno de los testigos de los demócratas testificó haber tenido evidencia de soborno, extorsión o cualquier falta o delito menor”, señaló el informe republicano, un anticipo de los argumentos que los miembros republicanos del Congreso esperan hacer, a medida que la investigación de juicio político llega a probable votación en la Cámara de Representantes a finales de este mes.

El informe republicano acusó a los demócratas de participar en una investigación de juicio político partidista centrada en “resolver las puntuaciones políticas y volver a litigar los resultados electorales con los que no estaban de acuerdo”.

Los demócratas intentan argumentar que Trump cometió un delito acusable de juicio político al aprovechar los actos de dos funcionarios -proporcionando cientos de millones de dólares en ayuda militar a Ucrania y acordando una reunión en la Casa Blanca que el mandatario ucraniano, Volodymyr Zelensky, había solicitado- para su propia ventaja política.

Según los demócratas, la evidencia muestra que se congeló la ayuda y se puso en pausa la reunión de la Casa Blanca para presionar a Zelensky y hacer que este anunciara que su gobierno investigaría a los enemigos políticos de Trump, incluida una compañía de energía que una vez empleó al hijo del ex vicepresidente Joe Biden, así como una teoría de conspiración desacreditada de que Ucrania, no Rusia, interfirió en las elecciones estadounidenses de 2016.

Los republicanos explicaron la demora en la ayuda militar y la “vacilación inicial de Trump para reunirse con el presidente Zelensky” como “totalmente prudente”, a la luz de la historia de corrupción de Ucrania y el escepticismo de Trump sobre la ayuda exterior de Estados Unidos.

“Altos funcionarios ucranianos a la orden del ex presidente Petro Poroshenko atacaron públicamente al entonces candidato Trump durante la campaña de 2016, incluidos algunos que permanecieron en sus cargos después de que comenzó el mandato de Zelensky”, afirmaron los republicanos. “Todos estos factores influyen en el estado mental del mandatario y ayudan a explicar sus acciones hacia Ucrania y al presidente Zelensky”.

Los republicanos argumentan que la llamada de Trump con Zelensky, del 25 de julio, en la que el presidente le pidió al líder ucraniano un “favor”, no mostró “quid pro quo o indicación de condicionalidad, amenazas o presión, y mucho menos evidencia de soborno o extorsión”.

Schiff señaló en un comunicado que el informe republicano está “destinado a una audiencia de uno” e “ignora la evidencia voluminosa” de irregularidades por parte del presidente. También dijo que la investigación del Comité de Inteligencia continuará después de que el panel envíe su informe al Comité Judicial. Todavía hay “preguntas sin respuesta”, remarcó el martes.

Anuncio

El informe demócrata, de 300 páginas, incluye información obtenida de docenas de citaciones para documentos y testimonios, más de 100 horas de deposiciones de 17 testigos y siete audiencias públicas con declaraciones de 12 testigos.

El reporte dedica aproximadamente 100 páginas a los intentos de obstrucción por parte de Trump, y documenta la amplia negativa del presidente a participar en la investigación.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, destacó en un comunicado que el informe no prueba nada. “Al final de un proceso simulado unilateral, el presidente Schiff y los demócratas no lograron presentar ninguna evidencia de irregularidades por parte del presidente Trump. Este informe no refleja más que sus frustraciones. El informe de Schiff se lee como las divagaciones de un bloguero en un sótano, que intenta probar algo cuando no hay evidencia de nada”, afirmó.

El Comité Judicial planea comenzar sus audiencias de juicio político el miércoles, con el testimonio de cuatro expertos legales destinados a educar a los representantes y al público sobre los motivos constitucionales para el juicio político. Trump se negó a participar o enviar un abogado para que forme parte de la audiencia.

El Comité Judicial escuchará a tres testigos llamados por los demócratas: un profesor de derecho de Harvard, Noah Feldman; una profesora de derecho de Stanford, Pamela Karlan, y el profesor de derecho de la Universidad de Carolina del Norte Michael Gerhardt, quienes dieron un testimonio similar al comienzo del proceso de destitución de Clinton. Los republicanos convocaron como testigo a Jonathan Turley, profesor de derecho de la Universidad George Washington, quien ha escrito extensamente sobre la investigación de destitución de Trump y criticado a los demócratas por, en su opinión, apresurar el proceso.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio