Anuncio
Share
EEUU

La crisis de jubilación es real y aterradora, como muestran estos 6 gráficos

Retirement strategy?
Una jubilación incierta puede estar al acecho justo por encima de esa cresta.
(Dennis Curran)

La mayoría de las familias están mal preparadas para la jubilación, pero la clase media y la clase trabajadora están en la peor situación

¿Es la “crisis de jubilación” sólo una historia de miedo? Eso es lo que a los conservadores les gustaría que creyeran mientras critican las propuestas de los progresistas en el Congreso para expandir y aumentar la Seguridad Social.

Andrew Biggs, un ex funcionario del Seguro Social, escribió recientemente en la conservadora National Review que no hay necesidad de ampliar los beneficios del Seguro Social porque “los ingresos y los ahorros de jubilación de los estadounidenses nunca han sido tan fuertes”.

Eso puede ser cierto, en conjunto. Pero la pregunta es: ¿de quién son los ingresos y ahorros de jubilación? Monique Morrissey, del Instituto de Política Económica con apoyo laboral, presenta evidencia de que, así como la desigualdad de ingresos para aquellos en sus años de trabajo se ha disparado, también se ha desfasado en la distribución de los recursos de jubilación.

Después de meses de viudez - después de consolar a familiares y amigos que habían regresado a sus propias vidas - decidí intentarlo. ¿Qué es “eso”? Citas en línea.
Anuncio

Los hallazgos de Morrissey se presentan en una serie de gráficos, seis de los cuales ofrecemos aquí. En su mayor parte, las cifras subyacentes son actualizaciones de las que ella publicó en 2016, que informamos en ese momento. Sus cifras, que luego cubrieron años hasta 2013, ahora llegan hasta 2016.

Ella escribe que “las tendencias... pintan una imagen de ahorros de jubilación cada vez más inadecuados para las sucesivas generaciones de estadounidenses, y grandes disparidades por ingresos, raza, etnia, educación y estado civil”.

Es apropiado notar que Morrissey y Biggs no están midiendo exactamente las mismas cosas. Biggs basa su análisis en gran medida en las proyecciones de “tasas de reemplazo”, la proporción del ingreso del año laboral cubierto en la jubilación por ahorros, Seguridad Social y pensiones de los empleados.

Afirma que estos están aumentando y continuarán haciéndolo a medida que Gen-Xers, aquellos que ahora tienen entre 45 y 53 años, se retiren. Las estimaciones de la Administración del Seguro Social citadas por Biggs indican que el ingreso medio de jubilación para las personas de 80 y 90 años de hoy es el 111% del ingreso anterior a la jubilación, pero para Gen-X será del 115%, lo que “no indica nada sobre la crisis de jubilación que se les dice a los estadounidenses que enfrentan”, escribe.

Anuncio

dc record.jpg
En general, los ahorros para la jubilación han crecido, pero hay más (línea azul claro) que están en riesgo debido a las recesiones del mercado.
(EPI)

Sin embargo, las cifras medias no nos dicen si el aumento general en la seguridad de la jubilación se disfrutará más en la parte superior de la escala de ingresos y riqueza: la mediana enmascararía una fuerte inclinación a favor de los ricos.

Biggs escribe que en todos los grupos de edad medidos por un estudio de la Reserva Federal que cita, “los ahorros para la jubilación se han duplicado al menos en relación con los salarios que esos ahorros deben reemplazar una vez que los estadounidenses se jubilan”, aumentando del 232% de los ingresos laborales entre los hogares de 55 a 69 años en 1989 a 471% para el mismo grupo de edad en 2016.

Biggs dijo por correo electrónico que las cifras de la Fed indican que las mejoras en las tasas de reemplazo se muestran en todo el rango de ingresos (aunque no ofreció el desglose de ingresos en su artículo publicado).

Aún así, si la desigualdad de ingresos y riqueza afecta a los estadounidenses que trabajan hoy, ¿cómo cambiará eso para ellos cuando se jubilen? Esa es la cuestión planteada por la evidencia de Morrissey, así que echemos un vistazo.

El primer cuadro de Morrissey, que se muestra arriba, valida el punto de Biggs de que los activos de jubilación en general han crecido, de hecho, casi se duplicaron como una parte de los ingresos personales de 1989 a 2016. Esto se debe en gran parte a la llegada de la contribución definida al estilo de planes 401 (k), a través de los cuales los trabajadores invierten una parte de sus propios salarios en cuentas de inversión que administran ellos mismos (a veces con sumas adicionales de los empleadores).

Sin embargo, el cuadro muestra un motivo de inquietud. Los planes de contribuciones definidas son mucho más vulnerables a las recesiones del mercado que las pensiones tradicionales, como lo descubrieron los jubilados y casi jubilados en las crisis económicas de 2001 y 2008.

Anuncio

median svngs by age.jpg
Casi la mitad de todas las familias no tienen ahorros de jubilación, lo que reduce la media de ahorros, el valor que divide a un grupo de datos en el que la mitad de la muestra está por debajo del punto y la otra mitad por encima. Para todos los grupos de edad, excepto los que están más cerca de la jubilación, la media de ahorro fue más baja en 2016 que a comienzos del nuevo siglo, e incluso para el grupo de más edad, la media de ahorro cayó drásticamente después de la crisis de 2008.
(EPI)

El cincuenta por ciento de las familias no tienen ahorros, lo que reduce los valores medios para todos (ese es el punto en el que la mitad de todas las muestras están por debajo y la mitad por encima). Incluso entre aquellos que se acercan a la jubilación, los ahorros medios son de sólo $21.000, una fuerte reducción de más de $37.000 justo antes de la última crisis económica.

pension partic.jpg
La participación en los planes 401(k) está muy sesgada hacia los trabajadores blancos y de ingresos más altos. Alrededor del 70% de la quinta parte superior de los asalariados participan, pero sólo el 10% de la quinta parte inferior; el 51% de los trabajadores blancos intervienen, y sólo el 33% de los trabajadores negros y el 28% de los latinos. La participación en las pensiones tradicionales de prestación definida es más igualitaria, aunque no está exenta de desigualdad.
(EPI)

Aunque los planes del tipo 401 (k) están suplantando las pensiones tradicionales en el lugar de trabajo, la participación en los planes de contribución definida voluntaria está sesgada hacia los trabajadores de mayores ingresos, que participan a tasas mucho más altas que sus colegas de bajos ingresos, posiblemente porque los trabajadores de bajos ingresos les resulta más difícil reservar una parte de sus ingresos actuales para hacer contribuciones. La participación también es étnicamente desigual, con trabajadores blancos que aprovechan las ofertas del plan 401 (k) más que los trabajadores negros o latinos.

savings %ile.jpg
Los ahorros para la jubilación de los “ricos” están superando a los de los “pobres” a un ritmo cada vez mayor. Las cuentas pequeñas y medianas están estancadas, pero las cuentas grandes han crecido, y la brecha se ha ampliado de manera apreciable desde la recesión de 2008.
(EPI)

Morrissey observa que “la brecha de la jubilación entre los ‘que tienen’ y los ‘que no tienen’ ha crecido desde la recesión”, con familias trabajadoras medianas con ahorros de sólo $7.800 en 2016. Sin embargo, el percentil 90 de los ahorradores experimentó un repunte en sus cuentas desde 2008.

La tendencia hacia una mayor concentración de los activos de jubilación en la parte superior se puede ver en el gráfico anterior, que muestra que si bien el ahorro promedio ha aumentado, el ahorro medio se ha mantenido estable. Eso refleja cómo las ganancias desproporcionadas entre los trabajadores más ricos aumentan la media, pero dejan atrás a la mayoría de los hogares que trabajan.

mean and median.jpg
La divergencia de los activos para la jubilación queda demostrada por la diferencia entre la media y la mediana de ahorro. El ahorro medio ha aumentado en gran medida gracias a los beneficios obtenidos por los hogares de altos ingresos. Sin embargo, la mediana de ahorro, que se ve menos afectada por las discrepancias entre los extremos, ha permanecido estancada.
(EPI)
Anuncio

La cosecha final se puede ver en la tabla a continuación. Muestra que el 20% superior de las familias tiene el 70% de los ahorros para la jubilación, mientras que el 80% inferior tiene una participación combinada del 30% y el quinto más bajo tiene sólo el 1% del total. Eso refleja la proporción descomunal de los ingresos recibidos por el quinto superior, pero también indica que la desigualdad de riqueza empeora en la jubilación.

Lo que sugieren todas estas cifras es que la riqueza de los jubilados de hoy no nos dice casi nada sobre lo que enfrentan los de mañana. Los jubilados de hoy pudieron construir sus ahorros durante un período en el que el crecimiento económico de Estados Unidos se compartió de manera mucho más justa de lo que es ahora. Los trabajadores actuales han experimentado un crecimiento estancado de las ganancias, lo que hace que sea más difícil no sólo llegar a fin de mes sino ahorrar para el futuro.

income shares.jpg
El resultado final: Los ricos están capturando más de lo que les corresponde de los activos de jubilación, de la misma manera que reciben más de lo que les corresponde de los ingresos laborales.
(EPI)

Los jubilados de hoy pueden no estar viviendo una crisis, pero el panorama es mucho más oscuro para el de mañana. La crisis puede estar al acecho en el horizonte.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio