Anuncio
Share
EEUU

Durante décadas, esta ciudad fue un oasis para refugiados. Ahora los residentes trataron de prohibirlos

Tresor Mugwaneza, 20, is a Congolese refugee who arrived in the United States four years ago.
Tresor Mugwaneza, de 20 años, es un refugiado congoleño que llegó a Estados Unidos hace cuatro años.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Dakota del Norte fue uno de los principales destinos de los nuevos refugiados en los Estados Unidos. Ahora algunos se preguntan si todavía pueden llamarlo hogar.

Durante décadas, esta capital conservadora, predominantemente blanca, ha acogido a refugiados de todo el mundo.

Los inmigrantes saludan a los compradores en Walmart, procesan carne de res en la planta de Cloverdale Foods, operan la caja registradora en Arbys, limpian el Holiday Inn y conducen los Uber.

Nadie solía prestarles mucha atención.

“La vida estaba mejorando”, dijo Tresor Mugwaneza, de 20 años, quien se estableció aquí hace cuatro años después de huir de la guerra en la República Democrática del Congo y finalmente se matriculó en la Universidad de Maryland.

Anuncio

Las cosas comenzaron a cambiar con la elección de 2016 del presidente Trump, quien sugirió que muchos refugiados son delincuentes y ensalzó su creencia en poner a “America first” al reducir drásticamente el número permitido para ingresar a Estados Unidos.

La retórica se ha extendido desde Washington a partes más pequeñas y tranquilas de la nación, a medida que los ciudadanos y los políticos locales la aceptan y lugares como Bismark comienzan a reevaluar su relación con los recién llegados.

Ahora, debido a una política federal anunciada en septiembre, los 49 estados y 600 condados que han acogido a refugiados, sólo Wyoming nunca ha participado en los esfuerzos federales de reasentamiento, tienen el poder de decidir si continuarán haciéndolo.

A faux Statue of Liberty advertises a tax preparation business in Bismarck, N.D.
Tresor Mugwaneza, de 20 años, es un refugiado congoleño que llegó a Estados Unidos hace cuatro años.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Anuncio

Hace apenas un año, la mayor controversia en Bismarck, hogar de la mayoría de las 95.000 personas en el condado de Burleigh, fue si permitir la construcción de un parque eólico. Eso no fue nada comparado con el debate que estalló sobre los inmigrantes.

De repente, en la cúspide del invierno, cuando la vida se calma y las temperaturas pueden mantenerse por debajo de cero durante varios días seguidos, parecía que los refugiados era lo único de lo que los residentes podían hablar.

“Estas personas vienen y destruyen todo lo que tocan”, dijo una publicación en un grupo local de Facebook, People Reporting News de Bismarck, que ganó miles de miembros y se convirtió en un medio de preocupación, miedo y desinformación.

El alcalde, Steve Bakken, se convirtió en uno de los principales defensores de cerrar la puerta a más refugiados, argumentando que los veteranos sin hogar necesitan más ayuda que aquellos que huyen de la guerra en otro continente.

Steve Bakken
El alcalde de Bismarck, Steve Bakken, se opone al reasentamiento de refugiados en la región.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

“Si no podemos satisfacer las necesidades de las personas aquí, ¿por qué traer otros?”, dijo en una entrevista.

A principios de diciembre, cuando la Comisión del Condado de Burleigh se reunió para votar si continuaban recibiendo refugiados, tanta gente se presentó que la votación tuvo que reprogramarse para una semana más adelante en un lugar más amplio.

Bismarck, N.D.
Un frente ártico atraviesa Bismarck con temperaturas bajo cero. Para muchos refugiados, las temperaturas de invierno son un gran cambio del lugar en donde crecieron.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Personas como Mugwaneza fueron acusadas de ser ventajistas o “ilegales”.

Anuncio

"¿Por qué la gente dice cosas terribles?”, dijo. “Ni siquiera nos conocen”.

Evangel Church in Bismarck, N.D.
En la Iglesia Evangel en Bismarck, Akinpelumi Ademeso, derecha, originario de Nigeria, abraza a una amiga después del servicio. Ademeso ha vivido en Bismarck durante ocho años y juega baloncesto en la Universidad de Mary.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Una larga historia de ayuda a inmigrantes

El debate nacional sobre inmigración y refugiados se ha centrado en las decenas de miles de centroamericanos que han llegado a la frontera sur de Estados Unidos para solicitar asilo.

Dakota del Norte se encuentra aproximadamente a 1.300 millas al norte de Río Grande. Aquí, la mayoría de los refugiados son de Bután, Irak, Somalia o la República Democrática del Congo.

Llegaron a lo largo de los años con la ayuda de los Servicios Sociales Luteranos, una de las nueve organizaciones sin fines de lucro en todo el país que están autorizadas federalmente para reasentar a las personas que reciben visas como refugiados.

El gobierno federal decide cuántos admitir cada año. Las organizaciones sin fines de lucro ayudan a averiguar a dónde van.

California, Nueva York y otros estados grandes y diversos son los que más los reciben. Pero una parte desproporcionadamente grande termina en muchas regiones más pequeñas y republicanas, incluida Dakota del Norte, que en la última década ha reasentado a 4.050 refugiados. En varios años, su total per cápita fue el más alto de la nación.

Anuncio

Los recién llegados fueron absorbidos fácilmente en un estado con rentas baratas, un boom petrolero, bajo desempleo y una tradición de ayudar a los desposeídos que se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando miles de europeos huyeron al Medio Oeste.

En su último año en el cargo, el presidente Obama acordó permitir la entrada de 110.000 refugiados, la mayor cantidad desde que el Congreso lanzó el actual programa de reasentamiento de refugiados en 1980. El presidente Trump ha reducido ese número cada año, a 18.000 para el año fiscal que finalizará en septiembre.

Ukrainian immigrants in North Dakota
Yuliia Kulybchuk, centro, espera con sus hijos mayores el autobús escolar en Bismarck. Ella y su esposo, Anatolii Kulybchuk, y sus cinco hijos emigraron de Ucrania en noviembre. Como son miembros de una minoría religiosa históricamente perseguida, los cristianos pentecostales, pudieron reubicarse en Estados Unidos como refugiados.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Los refugiados que llegan a Dakota del Norte han caído dramáticamente. En 2019, recibió 126, incluidos 25, todos congoleños o ucranianos, que aterrizaron en Bismarck.

Calvary Free Lutheran Church
Una niña espera junto a la puerta después de un servicio en la Iglesia Luterana Libre del Calvario de Bismarck, donde la congregación es principalmente de ascendencia ucraniana e incluye a varios refugiados.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

En cuanto a qué lugares en todo el país continuarán aceptando refugiados, los estados y los condados tienen hasta el final de este mes para informar al gobierno federal cuál es su posición. Unos 40 estados y docenas de condados han consentido con poco debate o protesta.

En Dakota del Norte, donde Trump ganó el 63% de los votos, el gobernador republicano, Doug Burgum, expresó su apoyo a los negocios como de costumbre. “Dakota del Norte ha tenido éxito en la integración de los refugiados”, escribió en una carta a Michael R. Pompeo, el secretario de Estado de EE.UU.

Pero la nueva política federal otorga a las comunidades locales el derecho de ir en contra de los deseos de su estado. El condado de Burleigh comenzó a considerar seriamente hacer eso.

La reacción sorprendió a Turdukan Tostokova, coordinadora de reasentamiento de los Servicios Sociales Luteranos que emigró aquí desde Kirguistán hace 20 años después de casarse con un maestro de escuela primaria local y eventualmente se convirtió en ciudadana estadounidense.

“Somos una comunidad conservadora y homogénea”, dijo. “Pero he hecho este trabajo durante ocho años y rara vez escuché a la gente hablar mal de los refugiados”.
Tostokova es la primera persona que la mayoría de los refugiados encuentran cuando llegan a Bismarck.

Ella espera afuera de la seguridad del aeropuerto y los conduce a apartamentos con muebles donados. Ella les da abrigos de invierno y les enseña a encender la calefacción.

Ella les dice que están obligados a reembolsarle al gobierno sus boletos de avión y los impulsa a buscar trabajo porque los pagos mensuales del gobierno federal - $335 para una familia de dos - sólo duran ocho meses.

Ahora, con los comisionados del condado a punto de votar sobre el tema, Tostokova también tuvo que explicar a los recién llegados que tal vez no los quieran.

“Podrían decidir no tener más refugiados”, dijo Tostokova a Yuliia Kulybchuk, de 33 años, en ruso.

Kulybchuk, su esposo y sus cinco hijos habían llegado a la ciudad un mes antes desde el oeste de Ucrania a través de un programa de refugiados para minorías religiosas en antiguos países soviéticos. Como cristianos pentecostales, formaban parte de una comunidad que la mayoría ortodoxa históricamente bloqueaba en el trabajo y la escuela. En el este de Ucrania, más turbulento, los separatistas pro-rusos asesinaron a pentecostales en los últimos años.

“Vinimos aquí por nuestros hijos”, dijo Kulybchuk. “Queremos que sean libres y tengan una buena educación”.

En su país, estudió para ser maestra pero no pudo encontrar trabajo. Su esposo esperaba encontrar empleo colocando azulejos. Es lo que hicieron sus hermanos, también refugiados, después de llegar a la ciudad hace dos años.

Flotando contra la pared del comedor del apartamento de tres dormitorios escasamente amueblado de la familia, estaba un regalo de los hermanos: un globo plateado con una bandera estadounidense.

Yuliia Kulybchuk, de 33 años, sostiene a su hijo Tymofii, de 20 meses, durante el culto de la Iglesia Luterana Libre del Calvario en Bismarck.
Yuliia Kulybchuk, de 33 años, sostiene a su hijo Tymofii, de 20 meses, durante el culto de la Iglesia Luterana Libre del Calvario en Bismarck.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Surge el resentimiento, así como la ayuda

Mugwaneza y sus dos hermanos huyeron de la República Democrática del Congo después de que mataron a su padre y terminaron en un orfanato en la vecina Burundi.

Un sacerdote ayudó a su madre a escapar de la esclavitud y viajar a la India, donde solicitó vivir en Estados Unidos. Llegó a Bismark en enero de 2015.

Mugwaneza y sus hermanos aterrizaron en el aeropuerto municipal de Bismarck dos meses después.

Cambió el swahili por inglés, dirigió al equipo de fútbol de la escuela preparatoria en un campeonato estatal y se convirtió en mentor de los niños congoleños que llegaron después de él.

Su hermano mayor se matriculó en la universidad en Fargo, mientras que el menor consiguió un trabajo repartiendo comida.

Un martes por la noche del mes pasado, Mugwaneza se puso una sudadera con capucha blanca y condujo con sus viejos compañeros de equipo de fútbol desde la escuela preparatoria hasta Horizon Middle School, donde la Comisión del Condado estaba celebrando su votación reprogramada.

Cientos de residentes de Bismarck ingresaron al auditorio.

Algunos llevaban camisas rojas y sombreros con la leyenda MAGA, mientras que otros venían con letreros caseros rojos, blancos y azules que decían: “Yo voto, bienvenido”.

Se alinearon para dirigirse a los cinco comisionados. Mugwaneza fue a la parte de atrás para esperar su turno y escuchar.

Varios oradores no estaban enterados de que los refugiados son legalmente permitidos en el país y que generalmente esperan años para ingresar.

“Si estas personas quieren venir a nuestro país”, testificó Barb Knutson, de 71 años, “que esperen su camino a través de la forma legal de llegar aquí, que consigan un trabajo, que hagan una vida por ellos mismos, que se conviertan en ciudadanos, que adopten la forma de nuestro país haciendo cosas... Más poder para ellos”.

Marty Beard, un cazador de leones de montaña de 51 años de las afueras de la ciudad, criticó a la administración Obama por permitir que “refugiados e inmigrantes ingresen a este país sin ser examinados”.

“Estoy en contra del Islam que surge una y otra vez”, agregó, y dijo que temía la “ideología” de los refugiados musulmanes.

Los defensores de los refugiados señalaron que el gobierno de Estados Unidos investigó en gran medida a los recién llegados y que la mayoría de los que vivían en Bismarck eran cristianos y asistían a iglesias evangélicas locales.

Una residente, Clara Butland, señaló que pocas personas se molestaban cuando los forasteros inundaron Dakota del Norte en busca de empleos petroleros.

“La tensión que ha ejercido sobre nuestros recursos... No he escuchado el mismo nivel de quejas de la gente de este estado”, dijo.

Otro residente, Eric Thompson, lo dijo sin rodeos.

“El prejuicio es un término feo que dice mucho sobre la persona que describe”, manifestó. “No seré parte de nada que me haga quedar tan mal”.

Dos horas después, Mugwaneza llegó al frente de la línea y se acercó al micrófono.

“La gente piensa que somos flojos y simplemente nos sentamos en casa y obtenemos dinero del gobierno, pero eso está mal”, dijo antes de informar a los comisionados que su madre tenía dos trabajos para sostenerse.

"¿Quién eres para juzgar a una persona tan trabajadora?”, dijo. "¿Cómo crees que se va a sentir cuando la juzguen y la llamen perezosa?”

Un comisionado le indicó que terminara.

“No estamos en este país sólo para tomar el dinero de su gobierno”, dijo Mugwaneza.

Varias veces esa noche, tuvo que recordarse que había pasado por cosas mucho peores. Pero le alegraba que más personas defendieran a los refugiados de los que los condenaban.

Marty Beard is a mountain lion hunter who lives outside Bismarck, N.D.
Marty Beard, un cazador de leones de montaña que vive en las afueras de Bismarck, habló en la reciente reunión de la Comisión del Condado de Burleigh para decir que estaba en contra de que se trasladaran más refugiados a la zona.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)
Burleigh County Commissioner Kathleen Jones
La comisionada del condado de Burleigh, Kathleen Jones, votó a favor de permitir que los refugiados sigan viniendo a la región. Ahora dice que se enfrenta a la reacción de los electores por su decisión.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Y después de cuatro horas de testimonio, la comisión finalmente votó: 3 a 2 a favor de los refugiados.

Hubo advertencias. Los comisionados decidieron limitar el número de recién llegados permitidos cada año a 25. Y ordenaron a la agencia de refugiados luteranos que presentara un informe cada año sobre de dónde venían los refugiados y cuánto dinero se gastaba en ellos.

Mugwaneza se sintió aliviado.
Los condados deben renovar su consentimiento cada año, y los opositores en Bismarck mantienen altas las tensiones al comenzar a hacer campaña para la próxima votación. Pero a pesar de toda la discusión, esta vez la ciudad no estaba lista para darle la espalda a los refugiados.

El resultado fue el mismo en casi todos los demás condados que han abordado el tema, incluso aquellos que votaron por Trump.

Sólo dos condados han dicho que no. Pero como ni en el condado de Appomattox en Virginia, con una población de 15.000, ni en el condado de Beltrami en Minnesota, con una población de 45.000, se han asentado refugiados en los últimos años, sus decisiones han sido en gran medida simbólicas.

Mugwaneza vio otra lección en el amargo debate público la noche de la votación. Había estudiado la 1ra Enmienda en la escuela y creía que acababa de presenciar un ejemplo de ello.

“Fue terrible escuchar a la gente decir lo que estaban expresando”, dijo. “Al mismo tiempo, todos tienen derecho”.

Tresor Mugwaneza
Tresor Mugwaneza se encarga de la compra de regalos navideños en Target.
(Carolyn Cole / Los Angeles Times)

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio