Anuncio
Share

1.5 millones más de trabajadores despedidos buscan beneficios de desempleo

Marshalls retail store
Una persona que usa una mascarilla pasa frente a un cartel que anuncia una vacante para una empresa de remodelación en Seattle el 4 de junio.
(Elaine Thompson / Associated Press)

Alrededor de 1.5 millones de trabajadores despedidos solicitaron beneficios de desempleo en Estados Unidos la semana pasada, evidencia de que muchos estadounidenses aún están perdiendo sus empleos incluso cuando la economía parece recuperarse lentamente con la reapertura parcial de más empresas.

La última cifra del Departamento de Trabajo marcó la décima disminución semanal consecutiva en las solicitudes de ayuda por desempleo desde que alcanzaron su punto máximo a mediados de marzo cuando el coronavirus impactó fuertemente. Aún así, el ritmo de los despidos sigue siendo históricamente alto.

El número total de individuos que reciben ayuda por desempleo disminuyó levemente, una señal de que algunas personas que fueron despedidas cuando restaurantes, cadenas minoristas y pequeñas empresas cerraron repentinamente fueron retiradas del trabajo.

El informe de empleos de la semana pasada mostró que los empleadores agregaron 2.5 millones de empleos en mayo, un aumento inesperado que sugirió que el mercado laboral ha tocado fondo.

Anuncio

Pero la recuperación ha comenzado lentamente. Aunque la tasa de desempleo bajó inesperadamente del 14.7%, sigue siendo de 13.3%. E incluso con el aumento de la contratación en mayo, sólo uno de cada nueve empleos que se perdieron en marzo y abril han regresado. Casi 21 millones de personas están clasificadas oficialmente como desempleadas.

Pero eso no captura todo el alcance del daño al mercado laboral. Incluyendo los que, según el gobierno, fueron clasificados erróneamente como empleados en el informe de empleos de mayo y aquellos que perdieron trabajos pero no buscaron nuevos, 32.5 millones de personas están sin empleo, estiman los economistas.

El informe del jueves también muestra que 706.000 personas adicionales solicitaron beneficios por desempleo la semana pasada bajo un nuevo programa para trabajadores independientes que los hicieron elegibles para recibir ayuda por primera vez. Estas cifras no se ajustan a las variaciones estacionales, por lo que el gobierno no las incluye en el recuento oficial.

En febrero, la economía cayó en una profunda recesión, según la Oficina Nacional de Investigación Económica, la asociación de economistas que es el árbitro oficial en las recesiones. La Reserva Federal estimó el miércoles que la economía se reducirá 6.5% este año. Esa sería, con diferencia, la contracción anual más profunda en los registros que datan de la Segunda Guerra Mundial.

Anuncio

Incluso cuando los restaurantes, bares y gimnasios vuelven a abrir, se hará a menor capacidad. Y el gasto de los consumidores en tales servicios permanece muy por debajo de lo que era antes del brote viral.

Los beneficios de desempleo están proporcionando un apoyo significativo para los estadounidenses que se quedaron sin trabajo, con pagos totales que alcanzaron los $94 mil millones en mayo, seis veces el récord anterior establecido en 2010 justo después de la recesión anterior. Esta vez, los beneficios incluyen $600 adicionales por semana del gobierno federal.

Pero ese beneficio adicional está programado para finalizar el 31 de julio, y la administración Trump se opone a extenderlo. Su oposición ha establecido un posible enfrentamiento con los demócratas de la Cámara de Representantes, que aprobaron una legislación para extender los beneficios federales por seis meses adicionales.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio