Anuncio

¿Ya es seguro comprar y comer fuera? Evaluamos el riesgo de hacerlo

Los clientes recogen sus compras en la acera en Cookies, una tienda de ropa en Melrose Avenue en Los Ángeles.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Las ciudades y los estados están presionando con planes para hacerlo. Pero, ¿ha cambiado algo en el coronavirus que hace que sea más seguro salir ahora?

En la mayor parte de Estados Unidos, ahora puede tomar una copa con sus amigos en un bar, comer dentro de un restaurante, lavarse y cortarse el pelo en un salón, y probarse la ropa en una tienda.

Los salones de uñas generalmente están permitidos, como hacer ejercicio en un gimnasio e incluso recibir un masaje para calmar los músculos estresados.

Parece un sueño hecho realidad después de todos esos meses encerrados en casa, pero al mismo tiempo, para muchos de nosotros, algo se siente mal.

Claro, queremos que la economía se reabra y hagamos las cosas que solían traernos alegría. Pero luego recordamos que el virus en realidad no ha desaparecido. De hecho, en algunas partes del país como California, Texas, Arizona y Florida, el número de personas infectadas sigue aumentando cada día.

Anuncio

También recordamos que en sólo cinco meses, este virus ha matado a más de 116.000 estadounidenses e infectado a una cifra por arriba de los 2.1 millones.

Y entonces nos preguntamos: ¿Es realmente seguro estar fuera de casa? Si me preocupo por mi propia salud y la de mi familia y vecinos, ¿debería resistir el impulso de apoyar a las empresas en persona, incluso si mi gobierno local dice que puedo?

Los Angeles Times habló con epidemiólogos y médicos sobre lo que ha cambiado desde que se establecieron por primera vez las órdenes de quedarse en casa, lo que sigue siendo lo mismo y lo que podemos hacer para ser ciudadanos responsables a medida que avanzamos en los meses de verano.

Y para que lo sepa, este artículo no abordará los riesgos asociados con asistir a las protestas. ¿Por qué? Debido a que los riesgos que está dispuesto a correr para cortarse el pelo o comer en su restaurante favorito pueden no ser los mismos que podría asumir para combatir el racismo sistémico. Esa es otra historia.

Anuncio

Ahora, de vuelta a la reapertura...

Lo primero es lo primero: el virus no ha cambiado y la pandemia no ha terminado

Lo primero que debe recordar es que el coronavirus no es menos mortal o contagioso ahora que hace tres meses, cuando el país prácticamente se cerró.

Anuncio

“Sigue siendo el mismo virus que ha causado un promedio de 1.000 muertes en Estados Unidos por día y 4.000 en todo el mundo”, dijo el Dr. Tom Inglesby, director del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins. “Me preocupa que la gente haya aceptado dónde estamos como la nueva normalidad. Esto no es normal”.

Y tampoco nos estamos acercando al final de la pandemia, dijo Carolyn Cannuscio, directora de investigación del Centro de Iniciativas de Salud Pública de la Universidad de Pensilvania. Estamos lejos de ahí.

Los estudios sugieren que sólo el 5% de la población de EE.UU ha sido infectada con el virus hasta ahora. Para obtener la inmunidad de la sociedad, entre el 60% y el 70% de la población deberá infectarse.

“Si piensa en cuántas personas han muerto en los primeros meses de esta crisis, todavía tenemos mucho sufrimiento por delante”, expuso Cannuscio. “Deberíamos tratar de hacer todo lo posible para contribuir a frenar la pandemia y darnos más tiempo para establecer tratamientos efectivos”.

Anuncio

Sin embargo, sabemos más de lo que solíamos saber

A pesar de que las infecciones y muertes por coronavirus continúan creciendo, algunos expertos dicen que es más seguro aventurarse hoy en el mundo que cuando la mayoría de las órdenes de quedarse en casa entraron en vigencia.

“Diría que es mucho más seguro”, dijo Gerardo Chowell, profesor de epidemiología matemática en la Universidad Estatal de Georgia. “Tenemos bastante más información sobre el enemigo”.

Anuncio

En marzo y abril, todavía no sabíamos que el virus se propagaba principalmente a través de las gotas que salen cuando tosemos, estornudamos, gritamos o cantamos sin usar mascarillas. Tampoco conocíamos sobre el potencial de transmisión asintomática, o el potencial de transmisión presintomática, señaló.

“Ahora, suponiendo que la población en general cuente con esta información, tenemos el poder de protegernos”, manifestó.

Específicamente, varios estudios han demostrado que usar mascarillas faciales puede reducir drásticamente la propagación del virus.

“En abril, aún no estaba claro cuán útil era esta herramienta”, expuso. “Desde entonces, la ciencia ha sido abrumadora”.

Anuncio

Entonces, incluso si vive en un estado donde el virus circula más ahora que en marzo, como en California, ahora sabemos que sus posibilidades de infectarse son relativamente bajas si tiene cuidado al usar una mascarilla, practica el distanciamiento social y se lava las manos.

Muchos hospitales están mejor preparados para tratar pacientes con COVID-19

Una de las razones por las que todos nos quedamos en casa durante tres meses fue para frenar la propagación del brote y dar a los hospitales tiempo para prepararse para un aumento de pacientes con COVID-19, ya que el número de infecciones inevitablemente incrementó.

“No eliminamos el virus, pero le pusimos un freno”, dijo el Dr. Armand Dorian, director médico del Hospital Verdugo Hills de USC en Glendale.

Anuncio

En los últimos meses, la mayoría de los hospitales han aprovechado bien ese período de gracia, dijo Dorian. Entre otras cosas, se abastecieron de equipos de protección personal para profesionales médicos y obtuvieron más ventiladores.

Los trabajadores de la salud también han aprendido más sobre cómo tratar a los pacientes que se encuentran más enfermos.

“Las opciones de tratamiento no son excelentes, pero son mejores que antes”, señaló.

Ahora, los médicos saben considerar terapias como la dexametasona, remdesivir, antiinflamatorios y medicamentos para la artritis reumatoide. Han aprendido a hacer que los pacientes se acuesten boca abajo y a no intubarlos de inmediato.

Anuncio

“Dentro de tres años miraremos hacia atrás a este tratamiento y diremos que fue tan primitivo, pero son saltos masivos de donde estábamos hace unos meses”, comentó Dorian.

Sin embargo, Cannuscio advierte que incluso con estas mejoras, el COVID-19 no es algo que quiera contraer.

“No creo que hayamos tenido suficientes avances en el tratamiento para hacerme sentir que esta es una infección indiferente”, comentó. “Todavía creo que esta es una enfermedad que queremos prevenir”.

La preocupación más profunda es que el coronavirus revertirá una batalla global de años para reducir el uso de plástico de un solo uso

Anuncio

Qué considerar antes de salir a cenar, tomar algo o ir de compras

¿Dónde nos deja todo esto? ¿Está bien salir a comer? ¿Cortarse el cabello? ¿Ir a comprar algo además de comestibles?

Todos los expertos dicen que para tomar la decisión más responsable, deberá tener en cuenta muchos factores. Por ejemplo, ¿cómo son los recuentos diarios de casos en su región? Si los números están bajando, probablemente sea más seguro que si están subiendo.

¿Tiene problemas subyacentes que podrían significar que es más probable que el virus lo golpee especialmente fuerte? ¿Vive con alguien que tiene problemas subyacentes? Eso también debe tener en cuenta la toma de decisiones.

Anuncio

Además, querrá saber qué pasos están tomando las empresas que desea apoyar para protegerse del virus. ¿Los empleados llevan mascarillas? ¿Están limitando el número de personas permitidas en la tienda a la vez? ¿Con frecuencia desinfectan el espacio?

“En mi opinión, el gobierno no está haciendo un trabajo adecuado preparando negocios para reabrir”, dijo Chunhuei Chi, director del Centro de Salud Global de la Universidad Estatal de Oregón. “Por lo tanto, el riesgo radica en qué tan bien le está yendo a una tienda en particular”.

Su estrategia personal es esperar a que más amigos aventureros le hagan saber qué tiendas y restaurantes se sienten más seguros.

“No quiero ser un conejillo de indias”, manifestó. “Prefiero esperar y observar”.

Anuncio

Con el tiempo extra, Chi espera que las tiendas aprendan las mejores prácticas entre sí.

“Mi suposición, y una especie de ilusión, es que los restaurantes, bares y tiendas de ropa tendrán que hacer un buen trabajo para mantener su negocio seguro para los clientes si quieren sobrevivir”, consideró.

El desafío de la responsabilidad individual

Lo que hace que todo esto sea tan confuso es que sin un consejo claro de las autoridades locales de salud sobre lo que es seguro y lo que no, las personas sin capacitación formal en epidemiología ahora están tomando decisiones de salud que pueden afectar no sólo a ellos, sino a aquellos con quienes tienen contacto.

Anuncio

“Creo que es mucho pedirle a la mayoría de las personas que no son científicos que interpreten datos epidemiológicos”, expuso Cannuscio.

Ella sugiere que una buena regla general es pensar críticamente sobre qué actividades son necesarias y qué se sentiría realmente bien.

“Los riesgos que estoy dispuesto a asumir para acceder a un lujo son menores que los riesgos que asumiría en otros ámbitos”, dijo.

Por ejemplo, ir al supermercado es una necesidad. Comprar un vestido nuevo no lo es.

Anuncio

Cannuscio agrega que salir menos y quedarse más en casa, para aquellos que pueden, también apoya a quienes no tienen ese privilegio debido a sus trabajos.

También es una forma de apoyar las vidas de negros y latinos, ya que el COVID-19 ha afectado desproporcionadamente a estas comunidades.

“Cualquiera que diga creer en la búsqueda de la justicia racial debe hacer todo lo posible para evitar los daños de la pandemia de COVID-19", dijo.

Aún así, la mayoría de los expertos dicen que no esperan que los estadounidenses se queden en casa durante meses.

Anuncio

“Es como una dieta de moda: si no es sostenible, no va a funcionar”, señaló Dorian. “Lo que quiero es que se tenga un estilo de vida sostenible y saludable”.

Para él, eso significa usar su mascarilla, desinfectar sus manos y distanciarse de los demás. Se puede salir, pero sólo si traen su burbuja protectora.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio