Anuncio

Más de 1.3 millones solicitan ayuda por desempleo en EE.UU

Empty United Airlines ticket machines
United Airlines informó que enviaría 36 mil notas de despido, casi la mitad de sus empleados.
(Chris O’Meara / Associated Press)

Más de 1.3 millones de estadounidenses solicitaron el seguro semanal por desempleo, un ritmo históricamente alto que muestra que muchos empleadores siguen despidiendo personal ante un resurgimiento del coronavirus.

El nivel persistentemente elevado de despidos se registra al tiempo que un incremento en contagios de COVID-19 ha obligado a las autoridades de seis estados a revertir su decisión de reabrir negocios. Esos seis estados —Arizona, California, Colorado, Florida, Michigan y Texas— representan cerca de un tercio de la economía de Estados Unidos. Otros 15 estados han suspendido sus reaperturas. Colectivamente, el cambio de planes ha frenado una tentativa recuperación en el mercado laboral y es probable que detone más despidos.

El informe del jueves del Departamento del Trabajo reveló que el número de solicitudes de ayuda por desempleo disminuyó desde los 1.4 millones registrados una semana antes. La cantidad rebasa el millón por 16ta semana consecutiva. Antes de la pandemia, el máximo histórico para las peticiones semanales de ayuda por desempleo estaba por debajo de los 700.000.

El número total de personas que reciben ayuda disminuyó en 700.000 para ubicarse en 18 millones, lo que sugiere que algunas compañías mantienen la recontratación de trabajadores.

Anuncio

Un millón de individuos más solicitaron la ayuda la semana pasada a través de un programa aparte para el autoempleo y empleados de trabajo esporádico que son elegibles para recibir esta asistencia por primera vez. Esas cifras no son ajustadas por variaciones estacionales, por lo que el gobierno no las incluye en el conteo oficial.

Los estadounidenses están solicitando la ayuda económica por desempleo teniendo como trasfondo un preocupante incremento de contagios confirmados de coronavirus, con aumentos registrados en 38 estados. El conteo de casos ha acelerado particularmente en cuatro estados que ahora representan más de la mitad de las nuevas infecciones reportadas en Estados Unidos: Arizona, California, Florida y Texas.

La intensificación del brote y una serie de restricciones más severas de parte de las autoridades ha desacelerado la actividad económica en gran parte del país y podría ser un factor que afecte las contrataciones. El reporte de empleos del gobierno para junio mostró una sólida ganancia de 4.8 millones de empleos y una tasa de desempleos que cayó a 11.1% de 13.3%.

Aún así, la economía ha recuperado sólo un tercio de los trabajos que desaparecieron en marzo y abril. Y el informe de empleos de junio reflejó encuestas de estadounidenses que se llevaron a cabo a mediados de ese mes, antes de que la pandemia volviera a estallar.

Anuncio

Los datos más recientes son preocupantes. El gasto en tarjetas de crédito y débito emitidas por Bank of America cayó en la semana que terminó el 27 de junio en comparación con la semana anterior. Las ventas de automóviles y casas existentes se han ralentizado.

Las visitas a restaurantes también se han estabilizado a nivel nacional, incluso en estados que no han comenzado a cerrar nuevamente, según datos de OpenTable, el sitio web de reservas.

“Esto sugiere que los temores renovados sobre el virus, en lugar de las restricciones gubernamentales, están impulsando el retroceso de la actividad”, señaló Andrew Hunter, economista estadounidense de Capital Economics, una empresa de pronósticos.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio