Anuncio

Las infecciones por coronavirus entre los escolares aumentaron en el verano, según los CDC

Second-graders listen to teacher Darsi Green at Weaverville Elementary School in California's Trinity County.
Estudiantes de segundo grado escuchan a la maestra Darsi Green en Weaverville Elementary School, en California.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Deseoso de que los niños del país regresen a las escuelas, el presidente Trump señaló que los chicos son “virtualmente inmunes”, “esencialmente inmunes” y “casi inmunes” al coronavirus, causante del COVID-19.

Pero un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) subrayó lo erróneo de tales afirmaciones. Los menores pueden contraer, sufrir y morir a causa del coronavirus según el reporte, dado a conocer este lunes. Entre el 1º de marzo y el 19 de septiembre, al menos 277.285 escolares en 38 estados dieron positivo por el patógeno, y 51 de ellos -incluidos 20 de entre cinco y 11 años- fallecieron de COVID-19. En total, fueron hospitalizados 3.189 niños de entre cinco y 17 años de edad.

Los niños en edad escolar con asma y otros padecimientos pulmonares crónicos representaron aproximadamente el 55% de los que dieron positivo, y casi el 10% presentaba algún tipo de discapacidad.

Al igual que ocurre entre los adultos, los chicos latinos superaron con creces su proporción poblacional en las pruebas positivas y representaron el 46% de quienes dieron positivo durante el período de seis meses y medio estudiado por los CDC.

Anuncio

Aunque Trump no cree que los chicos en edad escolar se enfermen por el virus, al menos el 58% de quienes dieron positivo -y posiblemente más de nueve de cada 10- tenían síntomas en el momento en que se les efectuó la prueba, informaron los CDC.

La nueva investigación, publicada este lunes como un “Informe semanal de morbilidad y mortalidad” de los CDC, es uno de los primeros intentos de la agencia de salud pública por contar y caracterizar las infecciones por coronavirus en la población en edad escolar del país. A medida que se reanuda un nuevo ciclo lectivo y algunas escuelas reabran sus puertas para impartir clases en persona, la nueva contabilidad proporcionará una referencia “crítica” que permitirá a los funcionarios discernir las tendencias en las infecciones entre los niños en edad escolar.

Para el Dr. William Hanage, un experto de Harvard en salud pública, no es de extrañar que los estudiantes mayores, que son más independientes y menos propensos a mantener la distancia social, muestren tasas más altas de positividad a la infección. Al mismo tiempo, agregó, el informe “subestima casi con seguridad los casos en el grupo etario más joven”.

Anuncio

Cuando las escuelas reabran y los niños regresen a las aulas, las oportunidades de transmisión aumentarán. Este informe “subraya que los menores son transmisores”, enfatizó Hanage. El resultado -un incremento en los casos entre los estudiantes jóvenes- es predecible, sugirió.

Algunas de esas tendencias ya estaban claras. Otras requerirán más datos y un examen más detallado.

Entre marzo y mediados de septiembre, las tasas de infección entre niños de 12 a 17 años fueron consistentemente dos veces más altas que las de chicos de cinco a 11 años. En comparación con los estudiantes de escuela media y preparatoria (de 12 a 17 años), los más pequeños (de cinco a 11 años) tenían menos probabilidades de haber registrado la presencia de síntomas en el momento en que se les hizo la prueba (56.1% frente al 59.6%). Pero en el 37% de todos los casos citados, el estado de los síntomas era “ausente o desconocido”.

Anuncio

Los meses de verano trajeron picos en las infecciones entre chicos en edad escolar, especialmente adolescentes, descubrieron los CDC. Pero a medida que las clases se reanudaron en todo el país -algunas de forma remota, otras en persona- es posible que el período de pruebas positivas de coronavirus haya comenzado a revertirse.

Entre el Día de los Caídos y el Día del Trabajo, las tasas positivas de coronavirus de los estudiantes se dispararon hacia una salvaje montaña rusa, pasando de aproximadamente 20 casos por cada 100.000 niños en edad escolar a un pico de 38 eventos por cada 100.000 a mediados de julio, antes de regresar a principios de septiembre a 20 episodios por cada 100.000.

Sin embargo, existen algunas dudas sobre si esa desaceleración se mantendrá en el nuevo ciclo escolar. Con el cambio de septiembre, la tendencia a la baja de infecciones positivas entre los estudiantes comenzó a revertirse.

Según el Dr. William Schaffner, profesor de salud pública en la Universidad de Vanderbilt, a pesar de los detalles sin resolver, la idea central del informe es clara: los niños no son inmunes. “Esto contrasta radicalmente con lo que hemos escuchado una y otra vez de parte de los políticos: que esta enfermedad no afecta a los menores. ¿En serio? Aquí vemos que al menos 51 familias estarán de duelo durante mucho tiempo”. Otros más de 3.000 niños fueron hospitalizados, agregó el médico, “y sus familiares han estado en agonía”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio